Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Maternidad con falta de ropa estéril y personal

Por la falta de ropa estéril suspenden parte de las cirugías programadas, denunció Sigesal

Ni?os 2015

El Sindicato Sigesal seccional Hospital de Maternidad subraya que el nuevo edificio que alberga al Hospital Nacional de la Mujer tiene una serie de fallas que afectan las... | Foto por Archivo

El Sindicato Sigesal seccional Hospital de Maternidad subraya que el nuevo edificio que alberga al Hospital Nacional de la Mujer tiene una serie de fallas que afectan las labores. 

El nuevo hospital de Maternidad, abierto hace menos de un año, pasa por un mal momento. Médicos y enfermeras denunciaron ayer la falta de personal, la suspensión frecuente de cirugías por la carencia de ropa estéril, el desabastecimiento de medicamentos e insumos y el racionamiento de agua potable por daños en las tuberías.
“En este hospital necesitamos más personal, más insumos, antibióticos, no hay reactivos. Es una crisis que tenemos. No solo afecta a una área, sino a todo el hospital”, manifestó Blanca Lidia de Galindo, secretaria general de Sigesal seccional Maternidad, ahora Hospital Nacional de la Mujer.
La doctora Carmen Elena Vargas, quien también es integrante del sindicato, expresó que en los últimos meses se han suspendido alrededor de 145 cirugías por la escasez de ropa estéril, no solo para los pacientes sino también para cubrir los canapés (camas dentro de los quirófanos), la que usan para colocar en el abdomen de los pacientes durante la cirugía y las gabachas de los cirujanos.
Hace dos semanas aproximadamente, no operaron cuatro días, siempre por el mismo problema, indicaron.
“Estas personas no tienen ni fecha para ser operadas, sino que se les dio un número para que estén llamando y aún no tienen fecha para ser operados por la falta de ropa”, comentó Vargas.
El Hospital Nacional de la Mujer fue inaugurado el 10 de mayo de 2014 y es considerado por las autoridades como uno de los centros materno-infantiles más modernos y mejor equipados de  Centroamérica.
Vargas agregó: “Lo mencionan como uno de los mejores de Centroamérica, pero no todo es la infraestructura; falta lo principal, que es el recurso humano”.
En Cuidados Intensivos y Cuidados Intermedios Neonatales las enfermeras dijeron que no dan abasto para atender a los bebés, que el número de cunas aumentó respecto a las que habían en el antiguo edificio, pero no así el personal.
En la UCI Neonatal a una enfermera le corresponde ver de seis a siete niños cuando la norma indica que debe atender de dos a tres. Durante el día y la noche  seis enfermeras se encargan de cumplir con todas las indicaciones. Ahí hay 40 cunas, cuando antes tenían 20.
Durante las noches, también les corresponde cubrir la falta de terapistas porque son insuficientes.
“La calidad del trabajo que allá dábamos, aquí, se perdió. Aquí damos cantidad con riesgo”, indicó una de las empleadas de la UCIN Neonatal.
En Cuidados Intermedios hay 60 incubadoras, pero hay días que llegan a tener hasta 80. Ahí son ocho enfermeras las encargadas de los niños.
“Siempre tenemos niños endosados y con el recurso que tenemos no los  alcanzamos a cubrir. Las compañeras, a veces, se quedan con 15 niños. Como en la UCIN hay poco personal, si nosotros venimos completas y allá falta recurso tenemos que ir a cubrir allá”, agregó la empleada.
La anterior ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, solicitó al Ministerio de Hacienda la aprobación de 434 plazas , de las cuales 175 correspondería a enfermeras hospitalarias. El año pasado, en total les habían aprobado 100.
“Lo que necesitamos ahora es recursos, no alcanzamos a cubrir a todos los bebés… el exceso de trabajo genera estrés y la atención se ve afectada porque tener siete niños ventilados no es lo mismo que tener tres, la cobertura para la atención es deficiente”, expresó Rubidia Fuentes, enfermera de UCI Neonatal.
El grupo de enfermeras comentó que los turnos se les alargan, se quedan al menos tres horas más sin que les paguen horas extra y el turno de la noche es de 14 horas.
La falta de personal también  afecta el área de los quirófanos, de acuerdo con Vargas solo cinco de las ocho salas están abiertas.
Sigesal también denuncia que constantemente racionan el agua porque las tuberías se dañan y eso provoca que el techo de varias áreas, entre ellas los pasillos de Servicios Generales y la Emergencia, estén deteriorados.
Ayer por la mañana se pudo observar varias partes sin piezas del cielo falso, en uno de los pasillos había un recipiente para recoger el agua que caía del techo.
“Cada servicio se las ingenia para buscar depósitos, incluso barriles. En una ocasión en sala de operaciones fue colocado un barril para lavarse preoperatoriamente”, aseguró Vargas.

“No tenemos insumos suficientes. Allí tiene que andar uno corriendo dentro del hospital consiguiendo una bomba de infusión, porque una tenemos en la unidad de emergencia ”. Blanca de Galindo, Sigesal seccional Maternidad.
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación