Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Maternidad aún sin contar con lavadoras nuevas

La entrega de las nuevas lavadoras estaba programada para el 2 de enero, pero la empresa encargada ha reportado dificultades y nuevamente se retrasará la llegada de los equipos al nuevo hospital Maternidad.  

En agosto de 2015, la falta de lavadoras adecuadas provocó carencia de ropa limpia y afectó a las pacientes del nuevo Maternidad.

En agosto de 2015, la falta de lavadoras adecuadas provocó carencia de ropa limpia y afectó a las pacientes del nuevo Maternidad.   | Foto por Archivo

En agosto la falta de lavadoras adecuadas provocó carencia de ropa limpia y afectó a las pacientes del nuevo Maternidad.  

Tras 20 meses de haber sido inaugurado, el Hospital Nacional de la Mujer todavía no tiene las lavadoras que adquirió como parte del equipo necesario para el funcionamiento de las nuevas instalaciones. 

La empresa con la que el Ministerio de Salud adquirió las lavadoras tenía hasta este sábado 2 de enero para entregarlas al hospital, pero no podrá hacerlo a tiempo.

Luis Fuentes, director general de Hospitales, confirmó el retraso y que la empresa ha argumentado “dificultades” para el traslado del equipo, que viene desde Alemania.

“No las vamos a tener aun para el dos de enero. Han sido dificultades de la empresa, no han sido nuestras, no tenemos el detalle de exactamente cuál es la razón de por qué las lavadoras no están acá”, dijo el funcionario la mañana del viernes.

Fuentes añadió que las lavadoras “vienen en camino” y que esperan que el retraso no pase de mediados de enero. 

En agosto del año pasado, por medio de la Oficina de Información y Respuesta (OIR), El Diario de Hoy tuvo acceso a documentos oficiales que detallaban que la empresa tenía un plazo de 180 días calendario para la entrega del nuevo equipo de lavandería.

El plazo iniciaba a partir del 7 de julio de 2015, fecha en la que fueron desinstaladas las lavadoras nuevas que presentaron desperfectos y no pudieron funcionar adecuadamente en el hospital.

Ante las dificultades presentadas con el equipo que fue instalado y el retraso para cambiarlo, se consultó si se sancionará a la empresa, pero

Fuentes solo comentó que eso será analizado.

“Tendríamos que verlo con la UACI, en este momento no se ha hablado de sanción porque se tiene la promesa de que vamos a tener esas máquinas en estos primeros días de enero”, sostuvo el funcionario. 

Más de un año con dificultades

La situación de las lavadoras ha implicado una serie de contratiempos para el funcionamiento del hospital. 

Desde que se encontraban en la etapa de traslado de los servicios, en 2014, hasta este año en el que hubo carencia de ropa limpia para las pacientes. Esto debido a que han tenido que seguir usando los equipos antiguos. 

El nuevo hospital de Maternidad fue inaugurado el 10 de mayo de 2014.

La mudanza desde las antiguas instalaciones empezó ese mes, pero el traslado de los servicios de hospitalización y cirugías se retrasó hasta noviembre por una serie de inconvenientes, entre los que estaba la falta de un equipo de lavandería funcional.

En ese período trascendió que las tres nuevas lavadoras que instalaron en el hospital tenían desperfectos.

Las máquinas vibraban más de lo normal durante la etapa de extracción del agua y debido a la vibración excesiva se golpeaba la placa metálica de la base, lo que detenía el proceso de lavado. 

Debido a los inconvenientes, se tomó la decisión de que toda la ropa sucia del hospital fuera lavada en las antiguas máquinas que seguían en el edificio de Maternidad.

En diversas ocasiones, trabajadores del centro y miembros del Sindicato General de Empleados del Ministerio de Salud (Sigesal) denunciaron que enfrentaban sobrecarga laboral porque debían trasladarse de un hospital a otro y que la cantidad de ropa sucia se incrementó considerablemente en el nuevo centro. 

Además, reportaron que el equipo ya había sobrepasado su vida útil y presentaba constantes averías que dificultaban la labor.

En agosto pasado, los trabajadores denunciaron en diversas ocasiones que la carencia de lavadoras propias, sumada al aumento de la demanda de pacientes, provocó escasez de rompa limpia en el hospital. 

Debido a la falta de gabachas, las pacientes tuvieron que cubrirse con sábanas mientras esperaban ser atendidas. Incluso hubo camillas y camas que se mantuvieron sin sábanas limpias.

Fuentes aseguró ayer que el equipo sigue funcionando sin problemas.

“La empresa que nos debe las lavadoras nuevas nos está dando el mantenimiento para que podamos suplir toda la necesidad”, añadió Patricia Martínez, jefa del centro Obstétrico  del hospital.

Las cuatro lavadoras antiguas, de 150 libras cada una, han sido trasladas al centro para ya no tener que sacar la ropa. 

El nuevo equipo a entregar consiste en dos lavadoras con capacidad para 300 libras cada una,  dijo Fuentes. Aunque en el informe de la OIR se detallaba que fueron tres las lavadoras adquiridas y retiradas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación