Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El zancudo que pone en crisis al sistema sanitario

La marca del zika en los recién nacidos

Miles de niños han nacido con microcefalia en Brasil después de que el virus del Zika comenzara a circular. La secuela del zika en los niños ha provocado alarma en el mundo. El Salvador podría ser impacto por dichas secuelas. 

Miles de bebés han nacido con microcefalia en Brasil, la anomalía estaría relacionada al virus del Zika. En El Salvador hay 122 embarazadas con sospecha de zika.

Miles de bebés han nacido con microcefalia en Brasil, la anomalía estaría relacionada al virus del Zika. En El Salvador hay 122 embarazadas con sospecha de zika.  | Foto por at

Miles de bebés han nacido con microcefalia en Brasil, la anomalía estaría relacionada al virus del Zika. En El Salvador hay 122 embarazadas con sospecha de zika. 

La amenaza del zika ha ido más allá de su rápida expansión en las Américas, una región en la que sus habitantes no habían tenido contacto con el virus y con una alta presencia del vector transmisor, el Aedes aegypti. 

El virus ha demostrado su peligrosidad al amenazar el desarrollo de generaciones de ciudadanos, ya que existe una posible relación del zika con el aparecimiento de anomalías congénitas en recién nacidos. 

En Brasil son más de 4, 000 niños que han nacido con microcefalia, una malformación congénita poco común en la que el tamaño de la cabeza es más pequeño de lo normal, afectando el desarrollo cognitivo y psicomotor. 

En los últimos cinco años, el promedio anual de casos de microcefalia rondaba los 150 en Brasil.

En el Hospital Nacional de la Mujer de El Salvador se atienden al año apenas tres o cuatro casos de niños con microcefalia, calculó el  jefe de Neonatología, Miguel Majano. 

Por ello, el especialista consideró que si el país tuviera que enfrentar un exponencial incremento de casos de microcefalia, el sistema de salud no podría soportarlo. 

Hasta la fecha en el hospital no han registrado casos de microcefalia.  

Tras el nacimiento, los médicos miden el perímetro cefálico de los bebés. Si mide menos de 32 centímetros se considera una microcefalia. 
Majano señaló que los niños que padecen microcefalia requieren un equipo interdisciplinario de atención para poder brindarles una calidad de vida decente. 

“Una microcefalia en el área rural, es un problema bastante difícil”, expuso el médico.  

El especialista señaló que la condición les puede dejar cicatrices en el cerebro, impidiendo que crezca normalmente. 

Si no fallecen al nacer, se enfrentan a problemas psicomotores, pueden desarrollar problemas de audio, de la vista y para hablar. 
“Estos niños necesitan un seguimiento difícil, por largo tiempo. A medida que va creciendo, tiene que estar siendo evaluado por un neurólogo”, reiteró Majano. 

Además pueden sufrir convulsiones. Su esperanza de vida se reduce según la condición de cada niño. 

Majano sostuvo que el sistema debe prepararse para ese posible golpe en el costo económico y social. 

“Compartir la angustia con la familia no es fácil. Le cambia el entorno de la familia cuando se tienen este tipo de niños”.  

El neonatólogo expuso que los padres se enfrentan a una dura tarea de tratar que su hijo lleve una vida casi normal y necesitarán todo el apoyo del sistema de Salud. 

Embarazadas en incertidumbre

La situación ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a emitir guías para el seguimiento de las embarazadas que han presentado síntomas de zika y el riesgo de que el feto desarrolle microcefalia. 

“Se debe considerar como un embarazo de alto riesgo, debe monitorizarse más de cerca a esa embarazada”, dijo Majano. 

Pero el especialista recordó que aunque se detecte antes del parto, el problema es irreversible ya que si la infección con zika ocurre durante los primeros tres meses de embarazo afecta al feto en el momento en que está ocurriendo la formación de los órganos. 

La OMS también ha recomendado analizar los fetos en caso de abortos o muerte fetal para detectar el virus del Zika. 

Hasta el 30 de enero, el Ministerio de Salud  había reportado a 159 embarazadas con sospecha de zika. 

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, ha dicho que se mantienen bajo observación. 

Pero Majano expuso que las medidas de atención deben reforzarse para todas las embarazadas, sobre todo las que viven en zonas donde hay una alta presencia de casos. 

“Solo el hecho de que está embarazada y está en esta zona, hay que seguirle su control como un embarazo de riesgo”, opinó Majano. 

En las primeras cuatro semanas de enero, Salud reportaba 3, 302 casos sospechosos de zika. Solo el departamento de San Salvador concentraba 1, 254 casos. 

Hay municipios como San Martín con un 44% de índice larvario y Soyapango con 31%, donde las probabilidades de transmisión del virus son altas por la alta cantidad de zancudos y criaderos de zancudos. 

Salud ha llegado a recomendar que se intenten prevenir los embarazos, al menos por dos años, mientras la mayoría de la población aun no tiene inmunidad al zika, es decir que no se han enfermado.

“Yo preferiría que le dé el zika a una mujer que no esté embarazada a que le dé a una que no esté embarazada. A la que no esté embarazada cuando se embarace ya va a tener defensas”, declaró Menjívar. 

Podría interesarle leer el inicio del especial del zika dengue y chikunguña

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación