Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mara Salvatrucha compraba buses a bajo precio en Honduras

Como parte de la operación Avalancha, la Policía de Honduras descubrió que los extorsionistas bajo amenazas compraban buses a bajo precio, entre otras irregularidades

Banda de extorsionistas en Honduras

Según autoridades hondureñas mediante amenazas miembros de la Mara Salvatrucha compraban buses a mitad de precio para aumentar sus ingresos | Foto por Diario El Heraldo

Bandas de extorsionadores de la Mara Salvatrucha (MS) han adquirido cuantiosas flotas de carros comprados a transportistas a quienes amenazan para que vendan las unidades a precios bajos, según informó este martes el periódico hondureñó El Heraldo.

Lo anterior es una de las formas de lavado de activos que ha llevado a cabo este grupo criminal que el pasado lunes sufrió incautaciones y detenciones de varios de sus miembros más importantes, producto de la Operación Avalancha.“Se han detectado fuertes inversiones en compra de vehículos a bajos precios”, indicó una fuente.

De acuerdo con las pesquisas, un bus tipo Coaster, usado para el servicio ejecutivo, puede costar un millón de lempiras aproximadamente (unos 44128.14 dólares), pero los extorsionadores usan la intimidación para adquirirlos hasta por la mitad  o menos.

Los buses son comprados con dinero de la extorsión y son puestos a nombre de testaferros.Los prestanombres abren cuentas bancarias y depositan el dinero obtenido por la prestación de servicio de transporte público en bancos.Por ese motivo es que el Ministerio Público y demás fuerzas del orden tienen previsto hacer incautaciones de unidadesEl ministro de Seguridad, Julián Pacheco, dijo en diciembre de 2015 que se habían incautado seis buses a extorsionadores.

Permisos de operación

Las entidades que reprimen el crimen tienen contemplado también hacer cancelaciones de los permisos de operación de las unidades cuyos dueños tengan alguna relación con el cobro de este dinero ilícito.

Los extorsionadores se dedicaban antes a solo cobrar el dinero ilegal, pero al ver que el negocio era extremadamente lucrativo decidieron obtener la fuente del dinero, o sea las unidades de transporte.

Y así, a medida que los ingresos de los extorsionadores eran más elevado, estas estructuras ilícitas se fueron profesionalizando igual que otros grupos del crimen organizado, como los narcotraficantes y traficantes de armas.“Ahora son grupos empresariales, tienen lavadores de activos, contadores, abogados y todo el equipo para funcionar como una corporación”, explicó una fuente.

Buró de abogados

Los extorsionadores también han recurrido al reclutamiento de jóvenes con “historial limpio” o sin antecedentes penales para pagarles sus estudios de derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, para que posteriormente estos sean los defensores de los criminales.

Al no tener ningún récord criminal, estos abogados pasan inadvertidos para las instituciones que luchan contra la extorsión.

A los estudiantes, incluso, se les compran casas como parte del patrocinio que reciben de sus patrones.

Mediante este tipo de ayuda financiera, los abogados se convierten en esclavos modernos, ya que una vez que aceptan recibir la “beca” no pueden abandonar la organización.

Las autoridades investigan si algunas muertes de abogados en los últimos años han sido por ajuste de cuentas porque estos profesionales intentaron salirse de las filas de las bandas.La Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) es el cuerpo especializado del Estado que se creó para combatir este delito

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación