Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Manuel termina su primer año en el MIT

Está enfocado en terminar la carrera de ingeniería mecánica y realizará una pasantía en un centro de investigación de México

Manuel junto a sus padres Alejandro de Jesús e Irma y sus hermanos Rodrigo José, Ricardo Alfredo y Jorge Humberto.

Manuel junto a sus padres Alejandro de Jesús e Irma y sus hermanos Rodrigo José, Ricardo Alfredo y Jorge Humberto.

Manuel junto a sus padres Alejandro de Jesús e Irma y sus hermanos Rodrigo José, Ricardo Alfredo y Jorge Humberto.

Manuel Alejandro Mundo Dueñas, el segundo estudiante del Programa Jóvenes Talento de la Universidad de El Salvador (UES) que logró ser aceptado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, terminó su primer año de estudios con éxito y resuelto a sortear nuevos retos académicos para coronar la carrera de ingeniería mecánica.

El estudiante, quien es originario de Santa Ana, expresó que en este momento está de vacaciones y las aprovechará para realizar una pasantía en el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), que es parte del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México.

"Este año (académico que concluyó) las materias que he tenido que cursar son generales. Todos los estudiantes tenemos que tomar como requisito de la institución: Matemática, Cálculo I y II, Física I y II, Química y Biología", explicó Manuel Alejandro.

También ha tomado otros cursos relacionados con deportes, los cuales la institución ha establecido para garantizar una formación integral de sus estudiantes. En su caso optó por fútbol y levantamiento de pesas.

Para este joven talento, nacido en el hogar de Alejandro de Jesús Mundo e Irma del Carmen Dueñas, llegar al MIT no ha sido fácil. Más allá de los esfuerzos que ha hecho para tener un alto nivel académico que le asegurara un espacio en dicho instituto, hace un año también tuvo que tocar puertas en busca de fondos para completar el costo total de sus estudios allá.

Esa es la historia que hace unos cuatro años vivió Nahomy Hernández, la primera joven del Programa Talentos aceptada en el MIT y quien se graduó este mes como ingeniera aeroespacial.

La escuela de ingeniería del MIT es reconocida como la mejor en Estados Unidos y en el mundo por U.S. News & World Repor; cuenta con 76 premios Nobel entre sus egresados y profesorado.

Manuel, al igual que en su momento lo hizo Nahomy, se agenció una beca estatal del Programa Fantel, otra de la Embajada de Estados Unidos, así como una de la Fundación Poma y con ello aseguró el financiamiento que sus padres no pueden cubrir.

El hijo mayor de los Mundo Dueñas sostiene que la exigencia allí es fuerte.

"Hay un dicho bien común entre los estudiantes y exalumnos: que MIT es como tomar agua de una manguera de bomberos, con toda esa presión. Así que toda la información que hay que asimilar en un semestre, que en realidad el semestre son solo cuatro meses, es increíble", cita.

Explica que tras su paso por el Programa de Talentos la demanda académica le resulta normal y siente que es una continuación en la búsqueda del conocimiento científico.

"Digamos que MIT y yo nos llevamos bien", agrega el joven estudiante que está muy interesado en seguir aprendiendo contenidos relacionados con ingeniería, con Matemática avanzada y llevarlos a la práctica, tal como les enseñan en la mencionada institución de alto nivel. "Mi día empieza como a las 6:00 de la mañana. Luego del desayuno voy a clases de 10:00 a.m. a 12:00 m. Después del almuerzo retomo las clases de 3:00 p.m. a 4:00 p.m. y en medio de las clases voy haciendo los trabajos. En cada materia dejan una lista de trabajos que tenemos que cumplir en la semana", aseguró.

Aunque su labor académica le demanda tiempo los domingos, también deja tiempo para participar en actividades que organiza la comunidad católica que hay en el MIT.

De cara a la exigencia académica y la convivencia en el campus, Manuel ha mejorado su inglés porque ha tomado cursos para la comunicación en ese idioma y hoy en día toma clases de alemán.

Para el nuevo año de estudios tomará clases que son básicas para la carrera de ingeniería mecánica. También está interesado en inscribirse en cursos de otros departamentos para tener conocimientos más amplios. "Dentro de esos temas puede uno concentrarse en temas como energía, transporte, mecánica, que ya son investigaciones más teóricas que tienen que ver con Matemática, o puede ser ingeniería biomecánica", detalló. Él no descarta especializarse en alguno de esos temas, pero hasta el momento la que le ha llamado la atención es lo relacionado con energía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación