Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Es obligación presentar receta

Mañana inicia regulación de la venta de antibióticos inyectables

Las recetas tendrán una vigencia de tres meses. Farmacias llevarán control

Las farmacias deberán tener un registro del antibiótico inyectable que han vendido y del que tengan en existencia. Foto EDH

Las farmacias deberán tener un registro del antibiótico inyectable que han vendido y del que tengan en existencia. Foto EDH

Las farmacias deberán tener un registro del antibiótico inyectable que han vendido y del que tengan en existencia. Foto EDH

A partir de mañana para poder comprar antibióticos inyectables en cualquier farmacia del país, será requisito presentar la receta médica; la exigencia es una disposición de la Dirección Nacional de Medicamentos (DNM).

Con está regulación la DNM busca disminuir la resistencia a los antibióticos entre la población, lo cual es un problema a nivel mundial; "el fin es trabajar en el uso racional de antibióticos, que incluye que se compre únicamente cuando se lo han indicado", declaró el doctor Vicente Coto, titular de la DNM.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a partir de 2011, estableció una estrategia para detener la inusual resistencia a este tipo de fármacos.

La resistencia a los antibióticos aparece cuando se comienza a combatir de una forma indiscriminada la flora bacteriana (las bacterias que normalmente existen en el cuerpo humano), y mueren las que son susceptibles al antibiótico y quedan las que son resistentes.

La consecuencia de ello es que se afecta la sensibilidad del cuerpo humano ante un antibiótico.

"Lo que tenemos en el país es que las enfermedades que tradicionalmente eran sencillas de combatir, ya la bacteria es resistente y no responde de la misma manera", explicó Coto.

El funcionario pone como ejemplo: "hay infecciones urinarias que con el tratamiento de tres a cuatro días vía oral era suficiente, pero ahora ya no funciona. Hay casos en hospitales que se deben combatir con dos o tres antibióticos y aun así la bacteria es resistente".

Coto explicó que en el caso de las bacterias, estas se duplican y reciben el material genético del medio que los rodean, en consecuencia una bacteria que antes era susceptible a determinado antibiótico, se convierte en resistente. "Este es un problema que va dejando pocas opciones terapéuticas para tratarlo", añadió el funcionario.

La Organización Mundial de la Salud estableció que una clave para disminuir la resistencia este tipo de medicamentos era reducir la auto- medicación y la regulación en la venta de antibióticos, manifestó el médico.

La restricción de la venta de antibióticos en El Salvador se limitará a los que se inyectan; los que se ingieren vía oral continuarán vendiéndose sin receta.

Todos los antibióticos, oral o inyectables, pueden generar resistencia.

Entonces, ¿ por qué la DNM decide regular la venta solamente a los inyectables?

El director de la DNM explicó que los inyectables se usan, normalmente, en casos de enfermedades más graves.

Los fármacos inyectables tienen un impacto en el paciente en media ahora, "casi inmediato", mientras que los orales tienen efecto unas seis u ocho horas después de ingerirlos, "casi un día", explicó el funcionario.

Con la medida enfocada en la presentación inyectable del medicamento, "lo que estamos haciendo es generar una primera reserva estratégica de antibióticos, porque así como se adquiere la resistencia, también se adquiere la sensibilidad", explicó Coto.

En El Salvador, los antibióticos vía oral son los que más se consumen y los que tienen el patrón de resistencia más elevado, según registros sanitarios.

"Si queremos comenzar con algún lugar, debe ser con una reserva que va a a garantizar que tenemos 40 a cien antibióticos que van a regresar el patrón de sensibilidad", expuso el funcionario, luego añadió que "ya tenemos casos en los cuales hay antibióticos que se dejaron de usar hace años y que ahora ya están mostrando un patrón de sensibilidad".

Coto también expuso la causa de por qué, en esta etapa, no han incluido en la regulación de antibióticos orales.

"Restringir en este momento el uso de amoxicilina o tetraciclina, que ya no tiene ninguna bacteria sensible en el país, es inútil. En este momento esos son antibióticos que quedan en desuso técnico porque ya el patrón de sensibilidad que exhibe ya es generalizado. Consumir o no amoxicilina le da lo mismo a la bacteria", expuso el titular de la DNM.

Además, este tipo de fármacos vía oral también se venden en los mercados; así que si se regulara su venta en las farmacias, probablemente la población acudiría a otros lugares.

Caso diferente ocurre con los inyectables, cuyo comercio se mantienen en un 90 por ciento en las farmacias, informó la DNM .

Coto advierte: "Si alguien cambia de comprar en farmacia por la del canasto, a sabiendas de que (el medicamento) es una sustancia química que a la exposición de la luz solar y el calor tiene una degradación, pierde su potencia y se puede contaminar química y bacteriológicamente, bueno eso es parte de proceso de educación que tenemos que ir asumiendo".

¿Cómo se obtienen el patrón de resistencia?

La autoridades sanitarias mantienen un monitoreo permanente de los resultados de los exámenes de cultivo, en donde miden la sensibilidad y resistencia a determinados antibióticos.

Cuando a un paciente se le hace un cultivo, en un laboratorio clínico, se prueba a qué es sensible o resistente.

La sensibilidad y resistencia a los antibióticos es propio de cada país. "El problema de resistencia es grave en El Salvador", comentó Coto.

El titular de la DNM expone que es importante que los médicos consulten ese patrón de sensibilidad a los antibióticos para fundamentar sus prescripciones médicas.

"Es práctica de medicina basada en evidencia (...) Si no nos acostumbramos, los médicos a recetar con base en evidencia, vamos a recetar empíricamente", comentó Coto.

El patrón de resistencia o sensibilidad de antibióticos en El Salvador está en línea en: http://centinela.salud.gob.sv/vrb/index.php

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación