Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Magistrados del TSE se dividen por voto cruzado

Otros dicen que Tribunal tiene otros asuntos en los que trabajar Tres externan preocupación ante un fallo que cambie reglas

Los magistrados Miguel Cardoza, Julio Olivo y Ulises Rivas durante la conferencia de prensa.

Los magistrados Miguel Cardoza, Julio Olivo y Ulises Rivas durante la conferencia de prensa.

Los magistrados Miguel Cardoza, Julio Olivo y Ulises Rivas durante la conferencia de prensa.

La admisión de la demanda en la Sala de lo Constitucional por el voto cruzado ha dividido a los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Ayer, esos roces entre los funcionarios salieron a la luz luego que el presidente Julio Olivo, acompañado de otros dos titulares, Miguel Ángel Cardoza y Ulises Rivas, y sus respectivos suplentes, para expresar su preocupación por dicho recurso, que fue admitido el 29 de septiembre.

Según Olivo, el objetivo no era pronunciarse como organismo de si es correcto o no que la Sala permita el voto cruzado, sino que si lo admite en este momento, eso les acarrearía problemas.

"Ya tenemos, como ustedes ya saben, un complejo proceso de planificación que se llama el Plan General (Plagel), en cuanto debemos realizar escrutinios de candidatos al Parlacen, más la elección a la Asamblea Legislativa, sumados a los no partidarios y a los concejos municipales. Esto significa que ya tenemos problemas concretos con la planificación de estos eventos porque por primera vez en la historia se nos presentan tres procesos de elección", aseveró Olivo.

Agregó que si se avala el voto cruzado, el TSE atravesaría serios problemas en cuanto a trastocar la planificación que ya se ha reformulado, de acuerdo con el nuevo Plagel, esto en la parte técnica jurídica.

El presidente del Tribunal afirma que el resto de magistrados coinciden con él en que existe temor a que cambien a último minuto "las reglas del juego", de manera precipitada ante una eventual resolución de la Sala de lo Constitucional, a menos de cinco meses de las elecciones.

Asevera que no quieren que esto se vea como una interferencia a las decisiones de la Sala pero le piden que respete la independencia del Tribunal Supremo Electoral en materia administrativa y técnico jurídica.

Por su parte, la magistrada Ana Guadalupe Medina junto al suplente Carlos Rovira expresaron su desacuerdo por lo externado por el presidente y agregó que el jueves por la noche les informaron por mensaje que ayer por la mañana tendrían una reunión para consensuar una posición sobre el voto por rostro.

Medina enfatizó que ellos no tienen la facultad de decirle a la Sala qué es lo que tienen que hacer y que ellos como TSE solo tienen que acatar los fallos que emitan.

"No podemos estar incidiendo, diciéndoles hagan esto o hagan lo otro, ellos sabrán su trabajo y cómo van a resolver. En el 2011 vino el voto por rostro, la sentencia salió en diciembre y la elección era en marzo de 2012 y salimos adelante, con fotos y candidatos no partidarios. Si nuestro trabajo es hacer elecciones lo único que sí necesitaríamos es refuerzo presupuestario", añadió.

Expresó que incluso la resolución de los magistrados de lo Constitucional podría entrar en vigencia en la próxima elección y dado que tienen trabajo atrasado con el actual proceso electoral, es urgente que mejor sesionen para ver eso y no dar conferencias de prensa para algo que no les compete a ellos decidir.

"Tenemos mucho más trabajo ahorita que estar perdiendo el tiempo haciendo conferencias de prensa por este tema, convocándonos a sesionar por este tema y no para otras cosas. Por ejemplo, no tenemos aprobado el plan general de compras, no tenemos nombrado el ordenador de pago ni el refrendario, no hemos abierto cuentas, todo se nos está acumulando", recalcó la magistrada Medina.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación