Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madre del soldado asesinado pide a vecinos aconsejar a hijos

“Aconsejen a sus hijos para que ya no hagan el daño que hicieron a mi hijo”, dijo la mujer.

Sepultan a soldado que fue asesinado en Cuscatlán

El soldado José Israel Cruz, de 34 años, fue sepultado, con una escolta militar, en el cantón Veracruz, en el municipio del Rosario, en Cuscatlán. Cruz estaba destacado en...

Después de que José diera las gracias a quienes los acompañaron al entierro, su esposa, María se acercó al ataúd de su hijo, el soldado José Israel Cruz Ramírez. Pero no lo hizo para dejar escapar su dolor sino para aconsejar y menos para pedir justicia terrenal.

Con el pabellón nacional entre sus manos, María se acercó a despedir a su hijo, quien fue asesinado y su cuerpo desmembrado el pasado 24 de diciembre en el cantón Veracruz, municipio El Rosario, departamento de Cuscatlán.

Luego, casi balbuceando se le escuchó pedir a sus vecinos, que por favor aconsejaran a sus hijos para que no hicieran más daño a la gente.

“Queridos hermanos, aconsejen a sus hijos para que no hagan el daño que le hicieron a mi hijo”, fue la petición de María , una mujer campesina, residente en el cantón Veracruz, donde hay fuerte presencia de la clica Soledades Locos Salvatruchas (SLS) de la Mara Salvatrucha (MS-13).

El soldado José Israel estaba de alta en la Quinta Brigada de Infantería, con sede en San Vicente.

Ayer, durante el sepelio, el comandante de esa unidad militar, Guillermo Adolfo Herrador Peña, prometió a los hijos del militar asesinado que la institución armada siempre estaría pendiente de ellos.

Herrador Peña acompañó el sepelio del soldado bajo su mando y fue el encargado de entregar el pabellón nacional a María. Luego, abrazó a los cuatro hijos y trató de animarlos con la promesa.

Cruz Ramírez fue sepultado ayer en la mañana en el cementerio del cantón Veracruz, bajo un notable despliegue de militares de la Quinta Brigada de Infantería y del Destacamento Militar Número 5, con sede en Cojutepeque.

La familia Cruz Ramírez es muy conocida en el cantón Veracruz, según explicaron vecinos de ese lugar durante el acto fúnebre, y se han caracterizado por haber criado a hijos respetuosos y honestos.

Asesinado con saña

De hecho, en la familia hay más jóvenes que también son militares. José, el padre, dijo que el único error que pudo haber cometido su hijo, para que lo mataran con tanta saña, fue haber servido a mucha gente, incluso sin conocerlas.

José Israel tenía siete años de ser soldado.

De acuerdo con fuentes militares, el soldado junto a uno de sus amigos, fueron sometidos por un grupo de miembros de la Mara Salvatrucha, a primera hora del 25 de diciembre.

Luego fueron llevados por la fuerza a un lugar alejado, distante unos 800 metros de donde vivía el militar, para matarlos.

Al soldado le mataron con tanta saña que un coronel que comandó la operación de búsqueda dijo que no tenía palabras para describir la forma en que habían encontrado los restos de Cruz Ramírez.

Sin embargo, el acompañante del militar sobrevivió debido a que los mareros le causaron varias heridas y  creyeron que ya estaba muerto.

Esta persona está recuperándose en un hospital con fuerte custodia policial.

Aparentemente, los asesinos de Cruz Ramírez son miembros de una clica que tiene fuerte presencia en el cantón Soledad, de San Rafael Cedros, siempre en Cuscatlán.

El cantón Veracruz es vecino del cantón Soledad, el mismo lugar donde  el 29 de septiembre, esos mismos mareros asesinaron a Santos Fernando Montoya Montoya, de 37 años, quien era miembro de la Policía Nacional Civil y estaba asignado a la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO).

Aparentemente, este policía fue asesinado en venganza por el asesinato de dos jóvenes del cantón Soledad.

En cuanto al crimen contra el soldado Cruz Ramírez, la Policía aún no ha dicho por qué lo mataron.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación