Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los usuarios educados son clave para conservar los bosques y fuentes de agua

Cooperantes e instituciones compartieron experiencias en Fusades

Leopoldo Dimas, de Fusades (primero izquierda); Josué León y Adriaan Vogel, del Programa Bosques y Agua de GIZ-CTPT; y Teddy Mendoza, de Comité Ambiental Empresarial San Andrés. Foto EDH / Fusades

Leopoldo Dimas, de Fusades (primero izquierda); Josué León y Adriaan Vogel, del Programa Bosques y Agua de GIZ-CTPT; y Teddy Mendoza, de Comité Ambiental Empresarial San Andrés. Foto...

Leopoldo Dimas, de Fusades (primero izquierda); Josué León y Adriaan Vogel, del Programa Bosques y Agua de GIZ-CTPT; y Teddy Mendoza, de Comité Ambiental Empresarial San Andrés. Foto EDH / Fusades

El agua no sale del grifo por arte de magia. Los usuarios conscientes de ello son un factor clave para el éxito de los proyectos de gestión del recurso hídrico. Esa fue una de las conclusiones a las que llegaron ayer representantes de la Cooperación Alemana (GIZ), Fonaes, Fiaes y de las industrias aglutinadas en el Comité Ambiental Empresarial San Andrés.

Jorge Oviedo, de Fiaes, señaló que otro factor clave es relacionar la conservación del recurso con los medios de vida de la gente.

Teddy Mendoza, del Comité Ambiental Empresarial San Andrés, agregó que para las empresas "el agua es un recurso estratégico para operar", algo de lo que están conscientes los empleados de Hanes Brands.

Beatriz Puente, de Fonaes, ejemplificó la importancia de que los usuarios estén conscientes de la importancia de los proyectos de gestión del recurso hídrico con una anécdota: hace algunos años se enteraron de que uno de los tanques que Fonaes instala para captar y filtrar agua lluvia había sido utilizado como silo.

Pese a esa mala experiencia, aseguró que Fonaes ha instalado sistemas que funcionan desde 2004.

Josué León, técnico del programa Bosques y Agua de GIZ-CTPT, añadió que para el éxito de este tipo de proyectos también es clave "construir una visión de conjunto sobre el uso del agua". Para ello es necesaria una mayor participación de la academia pues, al menos en la zona del Trifinio, "no existe información de balances hídricos o de aforos". Ese es un dato necesario para que los propietarios de zonas boscosas, las alcaldías y las comunidades que se abastecen de los recursos hídricos cercanos sean conscientes de la importancia de la conservación de estos.

León también considera clave "hacer una priorización de las áreas naturales protegidas y abordar la conservación con quienes viven ahí". Desde su experiencia, afirma que suelen estar habitadas y es necesario "reconocer de alguna manera" a sus habitantes para estimularlos a conservar los recursos de dichas zonas.

En el caso del Programa Bosques y Agua de GIZ-CTPT, explicó que "la exoneración de impuestos es un reconocimiento de bajo valor monetario, pero halagador" para los propietarios de terrenos en zonas de captación de agua.

Dicho proyecto piloto se lleva a cabo en tres puntos de la región Trifino ubicados en Guatemala y Honduras. El Salvador no fue incluido debido a un conflicto por el uso del agua "que aún está latente" y que es conocido por la Comisión Trifinio y los alcaldes.

En los sitios donde sí se lleva a cabo el proyecto, no se habla de pago por servicios ambientales sino de "compensación". Para concienciar a los usuarios al respecto, se llevan a cabo giras de campo para que ellos conozcan "de dónde viene el agua que consumen". De esta forma es más fácil que paguen por ella, sobre todo si nunca lo han hecho.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación