Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los sectores moderados deben impulsar diálogo en Venezuela

Así lo advierte Kevin Casas Zamora, Secretario de Asuntos Políticos de la OEA

El exsecretario de Asuntos Políticos de la OEA, Kevin Casas Zamora, analiza la realidad latinoamericana para El Diario de Hoy.

El exsecretario de Asuntos Políticos de la OEA, Kevin Casas Zamora, analiza la realidad latinoamericana para El Diario de Hoy.

El exsecretario de Asuntos Políticos de la OEA, Kevin Casas Zamora, analiza la realidad latinoamericana para El Diario de Hoy.

El diálogo entre ambos bandos políticos en Venezuela, pero impulsado por los sectores menos radicales, es la única vía para poder superar conflictos como los que vive ese país sudamericano, de acuerdo con el Secretario de Asuntos Políticos de la Organización de Estados Americanos (OEA), Kevin Casas Zamora.

"Si el diálogo va a tener éxito en Venezuela será porque los sectores moderados de ambos campos se encuentran y aíslan a los sectores duros de ambos bandos que se oponen por principio al diálogo. Si algo nos enseña la historia política en América latina es eso", señaló el también expresidente de Costa Rica.

A juicio de Casas Zamora, si no se resuelve la crisis en Venezuela, con enfrentamientos entre gobierno y opositores que han dejado varios presos y heridos, habrá repercusiones serias en el hemisferio.

Para ello, agrega, se requiere de tres premisas básicas: uno, reconocer que el de Nicolás Maduro se trata de un gobierno legítimo; dos, que ese gobierno tiene la obligación de tutelar "el ejercicio de ciertas libertades", y tres, echar a andar el proceso de diálogo.

Para el académico, si bien es un gobierno de corte radical el que lleva las riendas de ese país, "en este momento luce improbable pero no es imposible" lograr consensos básicos.

Por el contrario, para el Casas Zamora, el diálogo es un factor al que, precisamente, deberían apostar países como El Salvador, aunque destacó que este país tiene avances importantes respecto a la democracia y el sistema de partidos políticos.

En este caso, asegura, es difícil que un proyecto político de algún partido se imponga, en vista de que existen dos institutos políticos fuertes que ejercen contrapeso entre sí.

"Cuando uno tiene dos partidos robustos, vigorosos, con identidades políticas claras, más allá de las manifestaciones retóricas de un sector u otro, es muy difícil que uno de estos dos sectores logre imponer un proyecto de país sobre el otro", opinó.

Es más, aseguró que los márgenes de maniobra que tiene un gobierno de cualquier signo político en este país para cambiar la política económica y para cambiar la política exterior "son muy limitados".

Futuro de América Latina

Casas Zamora ve retos importantes a la hora de pintar el futuro de América Latina, sobre todo en un escenario donde, a su juicio, hay más conciencia de los gobernantes de que deben hacer un buen gobierno y que la población no está tan preocupada de si los partidos son de izquierda o de derecha, siempre y cuando satisfagan sus necesidades más sentidas.

En vista de ello, señala que hay un problema de "representación política", en vista de que los partidos políticos, según sostiene, están entrando en crisis.

"Ya los partidos, si alguna vez tuvieron el monopolio de la representación, eso ya está cambiando enormemente a ojos vistas, ahora los medios de comunicación juegan un papel importante en la articulación de intereses sociales, la sociedad civil también, las redes sociales", explica.

Otra de las tendencias que van encaminando al hemisferio por otro sendero, enumera, Casas Zamora, es la de replantear marcos constitucionales que, en su mayoría de veces, fueron negociados durante la transición democrática, y que han estado a la base de crisis políticas recientes como las de Honduras en 2009 y Paraguay en 2012.

"Uno ve un esfuerzo por revisar los marcos constitucionales y revisar la arquitectura constitucional en países que van desde México, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, y esa es una gran discusión que se planteará en la región en la próxima década", señala el Secretario de Asuntos Políticos de la organización hemisférica.

Es más, señala que en El Salvador se está dando ese tipo de discusiones, pero desde la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Seguridad ciudadana

Otro de los aspectos que están tomando otro giro en el hemisferio, de acuerdo con Casas Zamora, es la percepción de las sociedades de América Latina en cuanto a la inseguridad.

Uno de los factores que se están en auge es la postura de la gente frente a manifestaciones como los linchamientos de delincuentes y las formas de tomar la justicia por sus propias manos, aclara.

Y agrega: "La percepción de inseguridad es tan brutalmente alta en América Latina, así como los niveles de violencia, que la gente crecientemente está dispuesta a sacrificar principios elementales del estado de derecho con tal de que le resuelvan los problemas de inseguridad".

No obstante, sostiene que los indicadores sobre la percepción de la gente ante la inseguridad no llegan hasta el punto de que se prefiera regímenes totalitarios o que se sacrifique la democracia en su totalidad.

Por último, el experto sostiene que hay una "explosión de demandas sociales" en el hemisferio, en vista, en parte, por la expansión de la clase media "que es mucho más demandante en términos de servicios públicos".

"La clase media es el pilar sobre el que se sostiene la calidad de los servicios públicos, pero también porque la región viene saliendo de una década de crecimiento económico robusto", aseguró.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación