Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los oftalmólogos en el centro de la polémica

El director del ISSS les ha hecho el llamado a renunciar si no quieren trabajar.

Persiste el conflicto entre la dirección del ISSS y los oftalmólogos.

Persiste el conflicto entre la dirección del ISSS y los oftalmólogos. | Foto por EDH

Los 12 especialistas del Servicio de Oftalmología del Instituto Salvadoreño de Seguro Social (ISSS) se mantienen en el centro de la polémica después de no querer realizar cirugías de ojos en el Hospital Policlínico Zacamil desde el 13 de noviembre de 2015.

Los médicos han asegurado que el Policlínico Zacamil es un centro de segundo nivel y que realizar las cirugías en ese centro pondrá en riesgo a los derechohabientes.

Sobre el impasse, el director del ISSS ha sido tajante en señalar que las operaciones se pueden realizar en el Policlínico, y si los médicos mantienen su postura es mejor que renuncien porque, de lo contrario, la administración los va a despedir.

Las dos partes no han dado un paso atrás en su posición. Los especialistas cuentan con el apoyo del gremio médico, mientras que las autoridades han dicho que solo les queda aplicar la ley, porque los médicos han abandonado a sus pacientes.

La secretaria general del Sindicato de Médicos y Trabajadores (Simetrisss), Claudia Olano, explicó que a los especialistas les quieren despedir bajo la causal de “desobediencia injustificada por no acatar la orden de ir a operar al Policlínico Zacamil, lo cual es ilegal”.

Con los procesos administrativos contra los médicos en marcha, y de ser despedidos, el ISSS perderá toda una plantilla de especialistas que a través de los años han adquirido mucha experiencia en ramas como la cirugía de cataratas, retina, glaucoma y otras enfermedades.

Algunos de ellos tienen maestrías, postgrados, han sido becarios, investigadores y asistentes a congresos nacionales y extranjeros.

Si la dirección del Seguro Social lleva a cabo  las destituciones contra los médicos, se quedaría sin la única especialista que opera estrabismo en la institución.

Además, perdería la experiencia de más de 18 años del doctor Joaquín Flores, un pionero en la cirugía de glaucoma, dijo Stanley Pineda, aún jefe del Servicio de Oftalmología.

Los derechohabientes también se quedarían sin la única especialista que, por el momento, lleva a cabo cirugías de retina. Pues el otro médico que lo hace se encuentra incapacitado.

De acuerdo con Pineda, el ISSS se quedará “sin nada, sin ningún especialista”. Y aunque en el mercado nacional puedan existir oftalmólogos, “nadie quiere llegar porque no quieren exponer a los pacientes”, insistió.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación