Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los fármacos controlados siguen sin suficiente control

Uso de anestésico vencido en el Psiquiátrico recuerda caso ocurrido en el ISSS

anestésico

La Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) denunció la semana anterior que en el Hospital Nacional Psiquiátrico se uso un anestésico vencido en 150 pacientes. | Foto por Archivo

 La Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) denunció la semana anterior que en el Hospital Nacional Psiquiátrico se uso un anestésico vencido en 150 pacientes.

Un anestésico vencido en enero fue administrado a 150 pacientes en el hospital Psiquiátrico en el lapso de cuatro meses.


Se trata del propofol, un fármaco de uso hospitalario y controlado, cuya salida de farmacia debe ser autorizada por el subdirector del hospital y contra entrega de las ampollas que ya han sido utilizadas.


Cuestionado sobre el caso, el presidente del Colegio Médico, Roberto Majano, consideró que se deben deducir responsabilidades “y hay que determinar a las personas a las que se les puso a ver si no ha habido alguna reacción”.


 El caso recuerda el ocurrido los días 21 y 22 de junio en los quirófanos de Emergencia del Hospital Médico Quirúrgico del ISSS.
Esos días se le  administró adrenalina a dos pacientes en lugar del  analgésicofentanil. Una paciente murió, pues la adrenalina le provocó un parocardiaco, y el otro paciente sobrevivió.


Una investigación posterior del ISSS, reveló que algunas viñetas de ampollas de  fentanil, “tenían indicios de haber sido manipuladas y contenían un volumen menor a la presentación normal de dicho medicamento”.


Después de esa investigación, el ISSSya no ha informado más al respecto porque el caso pasó a manos de la Fiscalía. Hasta el momento, nadie ha sido capturado por este caso.


Ayer se conoció un nuevo caso donde al menos a 150 pacientes se les administró un anestésico vencido. Esta vez se trata del propofol.
El director de Medicamentos, Vicente Coto, considera que lo ocurrido se debe a que en el hospital Psiquiátrico no se han implementado las acciones sugeridas por la DNM.


Los registros del propofol en el Psiquiátrico estaban actualizados hasta el 19 de diciembre de 2014. “Todo este año el registro no ha estado actualizado”, dijo Coto.


El traslado del propofol desde la almacén hasta la farmacia aparece en los registros como “despachado por vencimiento”. Es decir, no se ignoraba que el producto estaba vencido.


Al revisar los registros de la sala de operaciones, se encontró que el medicamento había sido utilizado en procedimientos de anestesia. El director de Medicamentos dijo que encontraron  recetas de propofol “que no cumplían con requerimientos adecuados”, pero sí había un registro de la mayoría de los pacientes.


No obstante, hubo 39 casos en los que hay receta despachada en la farmacia, pero no se encuentra la hoja de anestesia. Esto significa que posiblemente el propofol no fue administrado, pero falta determinar cuál ha sido el destino de ese medicamento.


Majano considera que “desde ningún punto de vista se puede estar utilizando un medicamentos vencido. Primero por las reacciones adversas que se pueden dar, segundo porque no le va a hacer efecto y tercero porque es más riesgoso utilizarlo que no usarlo”.


Coto mostró un paquete de ampollas vacías utilizadas  el 31 de agosto y dijo: “En este caso aparecen cuatro ampollas (de propofol ) y en todas la fecha de vencimiento habría sido el primero de enero, en enero de este año”.


Según él, en las etiquetas de vencimiento se nota que se intentó “borrar” la fecha y “en algunos casos la han querido romper”. Pese a ello, el número de lote permite saber la fecha de vencimiento del producto: enero de 2015.


En el hospital Psiquiátrico, según la DNM, el subdirector autoriza el despacho del medicamento a la farmacia, la farmacia lo entrega al médico y este devuelve los  frascos vacíos a la farmacia. Por eso es ahí donde se encontraron los frascos vacíos con esa fecha de vencimiento.


Ahí mismo se encontró  producto sin utilizar con fecha de vencimiento de enero del 2015. “En algunos casos, ahí mismo en la farmacia, se había tratado de borrar la fecha de vencimiento. Si miran el frasco, se van a dar cuenta que hay rastros de tinta”, afirmó Coto.


Cuestionado sobre quién  puede recaer la responsabilidad del uso de los medicamentos, Majano explicó: “La responsabilidad tiene que ser, en primer lugar Farmacia que lo despacha; segundo, el médico o el técnico en anestesia que lo ocupó”.


El presidente del Colegio Médico agregó: si está vencido, el médico que lo uso sabiendo que estaba vencido, ya no tendría por qué usarlo. Es una responsabilidad delicada en ese sentido”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación