Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Lograr $1,185 millones en cooperación es por manejo transparente" Canciller habla del aumento de ayuda externa

Afirma que sistema de rendición de cuentas atrae cooperantes. También anunció remoción de Francisco Altschul en embajada EE.UU.

Canciller remarca la transparencia en el manejo de la ayuda y hacer de esta una política de Estado. Foto edh / Omar Carbonero

Canciller remarca la transparencia en el manejo de la ayuda y hacer de esta una política de Estado. Foto edh / Omar Carbonero

Canciller remarca la transparencia en el manejo de la ayuda y hacer de esta una política de Estado. Foto edh / Omar Carbonero

La cooperación externa se ha triplicado en los últimos tres años, una meta que el gobierno se impuso en el plan quinquenal, asegura el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez. Un incremento que, dice, ha obedecido a un mecanismo mediante el cual ciudadanos y cooperantes pueden enterarse de cuánto ha ingresado, cuánto falta por ingresar y cómo se han canalizado esos recursos. Eso, agrega, ha permitido seducir a nuevos donantes y recuperar a los que se habían alejado. En esto reconoce el rol del cuerpo diplomático en el exterior, representación en la que, según el canciller, se están realizando algunos cambios de timón, como en ONU y OEA. El anuncio más sorpresivo que dio el Cancilller ha sido la decisión del presidente Mauricio Funes de remover a Francisco Altschul como embajador en Washington y nombrar en su lugar a Rubén Zamora, destacado en la India. Martínez, quien reconoce el trabajo destacado de Altschul, omitió valorar la orden girada desde la Presidencia. Nada más le corresponde "ejecutar esas decisiones", declaró en entrevista a El Diario de Hoy, en la que también aborda el tema del voto en el exterior.

La cooperación externa ha superado los $1,000 millones, ¿cómo se ha logrado?

Son $1,185 millones de cooperación financiera no reembolsable durante los primeros tres meses de gestión. Esto se dice fácil pero nos ha llevado todo un trabajo, primero organizar un Viceministerio de Cooperación al Desarrollo sin crear otras estructuras, planteándonos la visión estratégica de aglutinar y coordinar toda la cooperación exterior desde la Cancillería... También comenzamos a estructurar un mecanismo congruente con la eficacia y la transparencia, y así se creó el sistema de información de la cooperación al desarrollo, que tiene una página web a la que se puede acceder por la página web de Cancillería. Esta nos permite poner al alcance de beneficiarios, cooperantes y público en general, cómo se está dando la cooperación a El Salvador, cuánto se ejecutó, en qué áreas y cuánto falta por ejecutar, cuánto se desembolsó de los países, cuánto falta por desembolsar. Esto le ha generado una gran confianza a los países cooperantes que nos ha permitido incluso que países que se estaban retirando de la cooperación bilateral con El Salvador hayan regresado.

¿Cómo se manejaba antes?

Lo que yo he podido ver es que el tema de la cooperación estaba un poco disperso, había gestiones particulares que hacían algunos ministerios y había un paquete especial que se llevaba desde la Cancillería, pero no existía esta plataforma electrónica donde el cooperante puede acceder y ver hacia qué áreas temáticas o hacia qué territorio se están yendo los recursos que dan. Todo esto nos ha llevado a tener una cifra récord en cooperación al desarrollo. En estos últimos tres años los valores promedio han sido de unos $387 millones contra $100 a $150 millones anuales en administraciones anteriores. Hemos triplicado el promedio anual de cooperación y lo hemos hecho en época de vacas flacas, cuando todos los países están replanteando su cooperación. Pero nosotros hemos logrado bajo criterios fundamentales de transparencia y eficacia se abra un poco más el abanico de cooperantes.

¿Cuáles son esos países?

Por ejemplo, Luxemburgo ha regresado; Alemania, que estaba migrando hacia la cooperación regional está brindando la bilateral. Pero hemos atraído nuevos socios como Rusia, Australia, países nórdicos, principalmente Noruega. Y eso nos ha permitido que tengamos esas cifra récord de cooperación que han sido canalizadas a áreas prioritarias del plan quinquenal de desarrollo, principalmente va a salud, educación, programas especiales como agricultura familiar... Otros tienen que ver con la prevención de la violencia. Nosotros negociamos cooperación para programas plurianuales, que irán más allá de la gestión actual. Se está sentando la base de una cooperación al desarrollo como una política de estado y no de gobierno. En esos $1,185 millones no estamos hablando de cooperación técnica, tecnológica, que se da en el marco de la cooperación sur-sur.

¿Cuáles son esos proyectos? En ese marco tenemos alrededor de 250 proyectos de cooperación con países como Colombia, Chile, Argentina, Ecuador, Uruguay, México, Cuba, Brasil. Ellos nos brindan sus técnicos en un área determinada y nosotros hacemos los arreglos básicos para recibirlos. Eso es difícil cuantificar. En ese mismo marco estamos dando los primeros pasos para ser nosotros oferentes de cooperación.

¿Estos cooperantes piden informes sobre cómo se manejan sus aportaciones?

Tenemos en los acuerdos de cooperación el mecanismo de rendición de cuentas... Ellos tienen sus propios mecanismos de auditoría pero aparte de eso ponemos a disposición nuestro mecanismo que permite que nos vean como un modelo exitoso de gestión tanto por la Secretaría General Iberoamericana como en otros foros.

¿Esta cooperación la destinan a programas como Vaso de Leche y paquetes escolares?

Hay cinco grandes áreas a las que se destina la cooperación: el 50% va a equidad e inclusión social y reducción de la pobreza. En esta área hay cooperación comprometida en estos primeros tres años por $512 millones. En el área de reactivación económica, que tiene que ver con emprendedurismo, mypymes, hay $221 millones; en desarrollo sostenible hay $164 millones; en seguridad ciudadana pero que se refiere más a persecución del delito hay $110 millones. Y otro dirigido a población de tercera edad, con discapacidad, $177 millones.

Un poco más de la mitad, $692 millones, vienen de la cooperación bilateral y $500 millones de la multilateral (Naciones Unidas y Unión Europea, sobre todo).

¿Qué países cooperan más?

No me gusta detallar por país porque siempre puede haber una omisión, pero grosso modo siguen siendo los mismos y están ubicados en Norteamérica, Europa y en Asia. Se han sumado Australia y otros en la parte escandinava.

¿Vemos mucha cooperación de Taiwán, ha entrado a esa lista de mayores donantes?

Taiwán siempre ha cooperado con el país. Nosotros negociamos un programa de cooperación con ellos que contaba de dos semiquinquenios y fue negociado con un planteamiento que hicimos y es que cada recurso de Taiwán que pasa por la Cancillería tiene que ser publicitado y rendirse cuentas, para dónde va y cómo se ha ejecutado.

¿Cómo están las relaciones con Taiwán y qué pasó con los acercamientos con China? Tenemos relaciones oficiales con Taiwán y tenemos contactos oficiosos con China y en esos contactos hemos trabajado mucho en la parte comercial... incluyendo becas e intercambios académicos.

En otro tema, ¿cómo están apoyando el voto exterior? Estamos realizando dos tareas fundamentales de apoyo: la primera al RNPN en cuanto a la apertura de los duicentros, ya se abrieron 12 en EE.UU. y se va a llegar hasta 16 en correspondencia con el número de consulados; se abrirán cuatro en Canadá. La meta es tenerlos funcionando a más tardar el 31 de marzo. La segunda tarea es apoyar al TSE, vamos a hacer una campaña de información a compatriotas sobre qué es la ley, qué les faculta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación