Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Llevan a cabo trasplante de riñón dos años después de suspendido programa

El beneficiado fue Erick. Varias veces se quedó a la espera de la cirugía

Erick junto a su tía Mirna, en los alrededores del Hospital de Niños Benjamín Bloom. Ambos residen en Zacatecoluca, La Paz. foto edh / Archivo

Erick junto a su tía Mirna, en los alrededores del Hospital de Niños Benjamín Bloom. Ambos residen en Zacatecoluca, La Paz. foto edh / Archivo

Erick junto a su tía Mirna, en los alrededores del Hospital de Niños Benjamín Bloom. Ambos residen en Zacatecoluca, La Paz. foto edh / Archivo

Tras dos años y un mes de la suspensión de los trasplantes de riñón en el hospital Bloom, Erick, un adolescente que llevaba cuatro años en diálisis, una terapia que sustituye parte de las funciones del riñón, recibió un nuevo órgano ayer.

El procedimiento inició cerca de las 9:00 de la mañana. Él fue ingresados un día antes para su preparación; el donante es un amigo de la familia.

Mirna, la tía de Erick, dijo que su sobrino estaba nervioso, pero emocionado porque tener un nuevo riñón era su sueño.

Se trata de una cirugía que le cambiará la vida al adolescente, un momento por el que él y su familia esperaron casi tres años y que por momentos creyeron terminaría siendo solo un sueño.

Mirna comentó que en varias ocasiones le suspendieron el procedimiento sin que les dieran explicaciones, pero esta vez no dudó que el 24 de junio la vida de Erick cambiaría. "Lo primero es darle gracias a Dios porque nos ha permitido llegar al trasplante que es el sueño que siempre ha tenido él, igual es emocionante, porque va atener una nueva vida como todo un niño salvadoreño", indicó Mirna.

El programa de trasplante de riñón del Bloom, el único en el sistema de salud público del país, arrancó en 2000 con ayuda de médicos extranjeros. Desde entonces, generalmente cada año cuatro infantes ingresaban a los quirófanos, pero en septiembre de 2011 se fue abajo.

En los últimos cuatro años solo dos infantes han sido trasplantados, Jorge Z. el 22 de mayo de 2013, tras más de dos años de espera, y Erick, ayer.

Antes de ellos, el último de esos procedimientos quirúrgicos fue el 28 de septiembre de 2011, cuando Susana recibió un trasplante.

El director del Bloom, Hugo Salgado, no ha concedido entrevistas para explicar por qué el programa ha pasado tanto tiempo suspendido. En diciembre de 2014, tras abordarlo en un acto público, Salgado dijo que el trasplante de riñón no se encuentra dentro de la oferta de servicios del hospital.

Hace unos meses, Erick y su donante tuvieron que actualizar los exámenes. Varias veces se les vencieron a la espera de la intervención quirúrgica. "Siempre nos habían mentido, nos programaban fecha, la suspendían y no nos daban respuesta del porqué no lo hacían, antes dudábamos, pero ahora no, porque los veíamos que andaban rápido con las cosas", indicó la tía de Erick.

El adolescente tuvo que dejar la escuela y debido a la enfermedad estaba decaído de ánimo. Pero cuando supo que al fin recibiría un nuevo riñón le dijo a su tía que retomará sus estudios. "'Hoy sí, tía, mi vida va a cambiar voy a seguir estudiando' (dijo), lo veo mas entusiasmado", añadió Mirna.

Cerca de 60 infantes con daño en los riñones reciben terapia sustitutiva. La esperanza de muchos de ellos es que se reanuden por completo los trasplantes en el Bloom.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación