Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las cuatro versiones de Funes sobre los $10 millones

En los últimos dos meses el presidente alteró su acusación contra Francisco Flores cuatro veces atribuyendo varias fuentes a los fondos

Expresidente Mauricio Funes

La insistencia del presidente Mauricio Funes por hacer valer ante los periodistas una más de sus versiones sobre el origen y destino de los $10 millones que él atribuye a una supuesta malversación, alcanzó ayer su punto más extremo cuando acusó a El Diario de Hoy de haber publicado una entrevista "amañada y arreglada" con el expresidente Francisco Flores, quien retó a Funes a que probara las acusaciones que ha hecho en su contra.

Durante dos meses, desde el 5 de octubre pasado, Funes ha mantenido todo el peso de la maquinaria propagandística oficial enfocado en acusaciones en contra de Francisco Flores, quien fue presidente de El Salvador entre 1999 y 2004.

"Funes me acusa todos los sábados", respondió el expresidente Flores el pasado lunes 2 de diciembre en una entrevista exclusiva a El Diario de Hoy. "Por ejemplo, me ha acusado de lavar dinero de la Comunidad Europea a los Estados Unidos juntamente con el Presidente Aznar. También me ha acusado de 'meterme al bolsillo 1,800 millones de dólares' del proyecto de energía geotérmica. A estas acusaciones no les pongo atención porque ni el cuento ni Funes son cuerdos".

En efecto, las versiones difundidas por el presidente Funes sobre la acusación contra el expresidente Flores han variado semana tras semana y la semana anterior hasta el Fiscal General, Luis Martínez, le restó credibilidad.

A esto se suma un documento que, según Funes, estaría en manos de la Fiscalía General de la República y que ha sido difundido por varios medios de prensa desde el pasado 29 de noviembre.

Si este documento es real, su contenido también desmentiría otras declaraciones hechas por Funes en los últimos dos meses sobre la supuesta corrupción cometida por el expresidente Flores.

Una tras otra

La primera acusación que el presidente Funes hizo en contra de Francisco Flores se configuró el 5 de octubre en su programa sabatino "Conversando con el presidente", en el contexto del caso CEL-Enel. Allí sugirió que "un expresidente" había recibido fondos de una empresa europea de energía.

"Con estos fondos se ha financiado también todo un lobby a favor de empresas internacionales que tienen demandado al Gobierno de El Salvador", afirmó Funes, y agregó: "Y aquí van empresas de energía".

El miércoles 9 de octubre, después de un acto en Jayaque y cuidándose de aclarar que no hablaba de Tony Saca, Funes explicó que el expresidente había recibido "una donación de una empresa que se dedica a la producción de energía en Europa".

Esta aseveración, que se difundió en algunos medios de prensa como una acusación de que la empresa Enel podría haber sobornado al expresidente Flores, fue descartada por el mismo presidente Funes un mes después, pero no sin antes utilizarla, sin prueba alguna, para acusar al partido ARENA de que el dinero había sido utilizado para pagar a un "lobby" en los Estados Unidos para desprestigiarlo a él y bloquear la aprobación de Fomilenio II.

Ese mismo día, 9 de octubre, el presidente Funes también aseveró que el Servicio de Impuestos Interno de los Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés) tenía una investigación abierta en contra del expresidente en cuestión, por evasión fiscal en ese país.

Esta versión sobre el origen de una investigación en torno a la supuesta malversación de $10 millones fue desmentida por el mismo presidente Funes cuando él mismo aclaró, ese mismo 9 de octubre, que él mismo había pedido la investigación a la Fiscalía, por probable lavado de dinero.

El informe que supuestamente recibió el Fiscal contiene indicaciones que fue el Ministerio Público salvadoreño y no el IRS en los Estados Unidos quien habría iniciado la pesquisa el 18 de junio de 2013, en una solicitud realizada por el fiscal Tovías Armando Menjívar Tovar, de la Unidad de Investigación Financiera (UIF).

Por otra parte, la información no habría provenido del IRS sino del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (una institución federal de hacienda).

Tras publicaciones de prensa que indican que la persona a la que Funes indica de malversación era el expresidente Flores, Funes aclararía que, en efecto, se refería a él.

Funes cambió una vez más su versión sobre el origen y el destino de los $10 millones el sábado 16 de noviembre, durante su programa Conversando con el Presidente, donde afirmó que los fondos eran una donación al gobierno proveniente de cooperación extranjera que, supuestamente, habían sido desviados por Flores para usos personales.

Aunque el mismo Funes desmentiría esta versión dos semanas después, la idea de que un expresidente había robado dinero del Estado proviene de esta falsa acusación hecha por el presidente por medio de Radio Nacional.

"Hemos tenido conocimiento que recursos por el orden de los 10 millones de dólares que venían de la cooperación de China Taiwán no ingresaron al fisco salvadoreño al final del periodo del expresidente Flores", dijo Funes ese 16 de noviembre.

El 2 de diciembre, según registra el medio de propaganda oficial de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Transparencia Activa, el presidente Funes declaró que los fondos que antes dijera que habían sido malversados por Flores, habían sido en realidad una donación de Taiwán al partido ARENA, para la campaña presidencial del expresidente Tony Saca.

"Los fondos mencionados", dijo Funes, "fueron reportados como una donación del gobierno de China para el partido político actual del presidente Francisco Flores... representaron contribuciones para la campaña de la elección presidencial de marzo de 2004".

Si esta última afirmación es cierta, la donación de $10 millones no sería diferente de las grandes donaciones que el presidente Funes recibió durante su propia campaña electoral en 2009.

El informe que supuestamente recibió la Fiscalía de los Estados Unidos, y en el que se dan detalles sobre el origen y el destino de los fondos de Taiwán, contradice otras declaraciones hechas por el presidente Funes.

El informe de FinCEN

El informe que Funes mostró en un canal de televisión el jueves 28 de noviembre supuestamente fue enviado a la Fiscalía General de la República por la Red de Control de Crímenes Financieros (FinCEN, por sus siglas en inglés).

La copia del informe que ha circulado por medios de prensa digitales, contiene una advertencia de FinCEN a la Fiscalía: "La información de las base de datos financiera o de la agencia de investigación contenida en este informe no se pueden difundir fuera de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) o por el Fiscal General de la República de El Salvador, y no es para ser utilizada como material probatorio, no puede ser presentado ante un tribunal ni se puede utilizar en cualquier otro procedimiento formal de investigación, sin el consentimiento previo y por escrito de la Red de Control de Crímenes Financieros (FinCEN)".

Esto significa que el informe no tiene peso como prueba y al utilizarlo políticamente, el presidente Funes violó las condiciones de reserva de la información, que está sujeta a las leyes de secreto bancario.

El 28 de noviembre, el fiscal Martínez le advirtió a Funes que ponía "en riesgo" una investigación con sus comentarios "inoportunos".

El supuesto informe de FinCEN aclararía que no hay una investigación abierta en los EE. UU. sobre Flores, y que el dinero en cuestión habría sido una donación de Taiwán a un partido político.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación