Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las 7 críticas de Albert Roca al fútbol salvadoreño

En los 14 meses que estuvo como DT, el español fue crítico en puntos medulares del fútbol de El Salvador. Venga quien venga como nuevo técnico de la Selecta, son realidades irrefutables. ¿Hay voluntad para

Entrevista Albert Roca

San Salvador. El Ex entrenador de la selección Albert Roca responde a preguntas durante una entrevista con EDH | Foto por Marlon Hernández

San Salvador. El Ex entrenador de la selección Albert Roca responde a preguntas durante una entrevista con EDH

Ejercicio mental. Imaginemos que alguna fundación millonaria, un capo de la droga recién fugado o una multinacional benefactora decide invertir miles de dólares para que El Salvador contrate a un entrenador de primer mundo. Pensemos que está a la mano fichar a un Fabio Capello, un Pep Guardiola, un Jose Mourinho. Ahora imaginemos que llega a la Colonia Escalón, se sienta en la oficina en el Albergue del Futbolista, y desde ahí comienza a analizar cómo es el fútbol de El Salvador que le ha contratado... Ese técnico encontrará la gris realidad. Un fútbol deficiente, con problemas y agujeros que han estado ahí por décadas. ¿Podrá cambiarlo de la noche a la mañana? Imposible. ¿Lo hará en un año, quizá? Muy difícil. ¿Y en 14 meses, lo que duró la era de Albert Roca en la Selección? Probabilidades bajísimas. 

La tesis es clara: Venga quien venga como nuevo entrenador en lugar de Roca, encontrará las mismas realidades que el propio catalán señaló mientras estuvo en el cargo. Realidades que, además, fueron apuntadas -quizá con menor intensidad- por sus antecesores. 

Aquí repasamos esos argumentos, que vienen a ser un resumen-agenda de los puntos que las autoridades del fútbol de este país deben cambiar, para que nuestro deporte rey salga del bache en donde se encuentra. Por sí sola, la Federación Salvadoreña de Fútbol no podrá modificar este panorama. Eso es claro. Pero sí debe tener liderazgo y voluntad para que se sumen esfuerzos desde la empresa privada, el Gobierno, la cooperación internacional, la afición, el periodismo... 
Mientras tanto, y parafraseando a Roca, "esto es lo que hay".

1 Malas canchas

Lo dijo casi desde que vino. “Aquí no existe un solo campo de fútbol para entrenar. Se practica algo más parecido al rugby que al fútbol. Mejores canchas es lo elemental para buscar que el fútbol salvadoreño pueda estar a la altura", dijo Roca. "Cuando mejor tengamos los campos, los niños podrán jugar, tendremos menos defiencias técnicas. Imagínate: Si los profesionales entrenan y juegan en campos horribles, ¡no me imagino cómo deben entrenar los niños en este país!", lanzó. Las palabras de Roca provocaron cierto eco, y hay un plan desde el Gobierno para mejorar el Barraza y el Quiteño; en agosto estrenará el mejorado campo de C.D. UES, y está en agenda mejorar el Cuscatlán. Pero, por ahora y en concreto, la realidad que encontró Roca sigue intacta.

2 Bajo nivel de la Liga Mayor
Roca, junto a su asistente Carles Cuadrat, eran asiduos espectadores de los partidos de Primera División, en todos los estadios de la liga. Desde el Calero Suárez metapaneco hasta el Barraza migueleño, el cuerpo técnico estuvo presente para asistir de primera mano a los juegos... y constatar el bajo nivel de dichos partidos, la lentitud en el ritmo de los encuentros, las carencias técnicas de varios jugadores, etc. Además, el español siempre destacó lo que está a la vista de todos, aunque algunos no quieran verlo: los equipos salvadoreños obtienen malos resultados (o vergüenzas) cuando participan en torneos internacionales como la Liga de Campeones de Concacaf.

3 Deficiente formación de futbolistas
Sí hay escuelas de fútbol, reservas y categorías inferiores en nuestro país, pero trabajan de forma desordenada, sin los recursos adecuados y, en muchos casos, con entrenadores que no han tenido la preparación necesaria, o la actualización debida en cuanto al deporte de alto rendimiento. Como resultado, a los equipos de Primera llegan futbolistas con vacíos técnico-tácticos, y son los mismos futbolistas que después nutren a las selecciones nacionales. Roca identificó este "mal" desde su arribo.

4 Mucha atención al fútbol extranjero
"Creo realmente que estamos viendo demasiado al Barcelona y al Real Madrid. Vamos a dejarlos a un lado. Nosotros somos lo que somos, tenemos que ver nuestras posibilidades y manejarlo", dijo en junio pasado el español, ya hastiado de que haya tanta atención hacia los gigantes de España en el medio futbolero salvadoreño. Messi, Cristiano, Piqué, Bale... la afición habla más de las estrellas extranjeras que de su propio talento.

5 La sombra de los amaños
"Después de los amaños desapareció todo el mundo aquí, hemos tenido que reconstruir un equipo con algunos que aún quedaron de esa época y con muchos nuevos. Hemos hecho debutar a más de 20 jugadores", dijo Roca unos meses después de tomar el cargo. Ese oscuro agujero en la historia del fútbol salvadoreño dejó pesimismo y cólera instalados en la afición salvadoreña, y había que trabajar fino para regenerar la confianza y la credibilidad. En su comunicado, el español consideró que cumplió este objetivo, al lograr que la afición volviera a sentirse "orgullosa" de su Selección, sobre todo tras competir de tú a tú con Canadá, Costa Rica y Jamaica en la actual Copa Oro.

6 Selección joven vs. impaciencia
Presionado por el agujero generacional que provocó el "caso amaños", Roca tuvo que partir de cero, lo que abrió las puertas a nuevos jugadores en la Selecta. Del grupo que participó en Copa Oro 2013, con "Chochera" Castillo al mando, en la edición 2015 solo repitieron: Derby Carrillo, Xavi García, Álex Larín, Andrés Flores, Darwin Cerén, Jaime Alas, Arturo Álvarez, Raúl Renderos, Richard Menjívar, Rafael Burgos y Dustin Corea. Es decir, solo 11 de los 23 jugadores ya habían enfrentado un torneo de este nivel. Además, y esto lo remarcó siempre el español, su selección manejó un promedio de edad de 25 años. Y para ellos, siempre pidió paciencia, "porque son jugadores jóvenes que tiene derecho de equivocarse".

7 La presión mediática
Todo entrenador de fútbol sufre presión en su cargo. Esto es normal, desde un equipo de juveniles hasta una selección nacional. Pero, en el caso de El Salvador, Roca dijo que esta presión es "desmedida", porque parte de los medios y aficionados piensan que la Selecta, por haber ido a dos mundiales, "debe ser algo que en realidad no es". Durante la serie contra St. Kitts y Nevis, por ejemplo, hubo fuerte presión sobre Roca y la Selecta. "No hacía falta que nos pusieran una presión añadida. Es una selección joven que lo sintió en las carnes. Me gustaría que fuéramos más realistas con la situación. Hay que ser ambiciosos, pero tener los pies en el suelo", dijo entonces el entrenador, quien siempre dijo que "hay que ser realistas, es difícil que vayamos a Rusia 2018 y hay que apuntarle a largo plazo, a Qatar 2022". ¿Cómo tendrá paciencia la afición para comprender un proceso a largo plazo, si desde los medios se pide cabezas al menor tropiezo?

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación