Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

LaGeo: poca exploración e inversión en seis años

A pesar de los recientes anuncios no hay centrales geotérmicas proyectadas

LaGeo planta Tepetitán

Estación de LaGeo en Tepetitán, San Vicente, ubicada en la zona del volcán Chichontepec, no está en funcionamiento. | Foto por Jorge Reyes

Los números de LaGeo, la única empresa que explota el vapor del subsuelo para generar energía eléctrica en el país, son el reflejo de cómo la  subsidiaria de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) ha reducido sus utilidades en los últimos dos años y que entre 2009 y 2015 solo se ha dedicado a la exploración de campos sin ampliar o modernizar las centrales existentes.

A esto hay que agregar que en dicho período LaGeo no realizó inversiones por el incumplimiento del gobierno de ejecutar dos sentencias de arbitraje internacional a favor de Enel Green Power, ahora exsocio estratégico de la empresa estatal que compró en diciembre de 2014, a través de su empresa matriz, Inversiones Energéticas S.A. de S.V. (INE), las acciones que tenía la firma italiana a un monto de $287.6 millones.

Los únicos anuncios que se han realizado son el de un pozo en el volcán de San Vicente  (SV-5A) en 2013y el recién inaugurado pozo de Chinameca, San Miguel,  (CHI-3) que se perforó gracias a estudios e investigaciones realizados por LaGeo en administraciones pasadas.

El actual presidente de CEL, David López, dijo días atrás que éste último proyecto se encuentra en la etapa de factibilidad, por lo que la construcción de una central que aproveche el recurso está en suspenso.

Se intentó consultar la posición de LaGeo pero remitió a la CEL, a la cual se le preguntó por escrito y telefónicamente, pero no respondieron.

Pero al consultar el documento que sirvió como respaldo para la  titularización de LaGeo en la Bolsa de Valores se revisó el estado de resultados de la empresa en los últimos cinco años. El dato más categórico es que a septiembre de 2014 no se registran datos de gastos de investigación y  desarrollo, aunque sí se consigna que la utilidad bruta fue de $175.05 millones, es decir, una caída de $9.7 millones en ingresos si se compara con el mismo mes de 2013 cuando registró $184.7 millones.

Estas cantidades provienen, sobre todo, de la venta de energía de LaGeo a los distribuidores, la cual se produce en los campos de Ahuchapán,  donde hay tres unidades generadoras, y de Berlín, en Usulután, con cuatro. Acá incluso existe la posibilidad de cambiar la Unidad 3, la cual fue una inversión hecha por Enel en 2007.

Según López, la turbina que tiene capacidad de generar hasta 44 megavatios (MW), gasta un 22% de vapor adicional y sustituirla implicará una inversión de $40 millones.

La ineficiencia de esta turbina fue, precisamente, el punto de una contrademanda interpuesta por CEL e INE contra Enel, como respuesta al inicio de un ligitio porque no se le permitió a Enel invertir y obtener la mayoría accionaria en LaGeo.

No obstante, el exgerente general de LaGeo, José Antonio Rodríguez, explicó  que la Unidad 3 consume más vapor que la Unidad 1 y 2 de Berlín, porque tiene una presión de entrada más baja.

Pese a ello, recordó que la Unidad 3 fue diseñada con una presión de entrada variable, es decir que si se quiere reducir el consumo de vapor solo es necesaria la instalación de equipos complementarios. “Es altamente eficiente”, añadió.

Otro dato relevante del mismo documento de la titularización es que la proyección de ingresos de LaGeo a 2029 es decreciente, es decir no refleja un aumento en las utilidades y que hay un estancamiento en los gastos de investigación y desarrollo de campos, pese a que en 2013 se anunció una inversión de $150 millones en San Vicente y otros $300 millones en Chinameca, según la CEL. Esos fodos servirían para perforar otros pozos e iniciar a largo plazo la construcción de dos nuevas plantas geotérmicas.

De acuerdo a los datos, la utilidad bruta prevista para 2015 es de $148.8 millones. Sin embargo para 2020 la cifra estimada es de $111.94 millones, $81.8 millones para 2025 y $61.8 millones para 2029, lo cual refleja una clara tendencia  a la baja cuando se cierre el período de titularización de flujos futuros.

Para calcular estos valores la agencia de calificación de riesgo Pacific Credit Rating  (PCR) estimó una reducción del precio promedio del petróleo de un 4%, una capacidad de generación constante y un crecimiento sólo del 3% de LaGeo. Por ello, se otorgó una calificación “AAA” a la emisión, es decir, no ve riesgos o problemas de pago por parte de LaGeo, aunque ésta no tenga cobertura soberana (del Estado).

Una fuente del sector energético, que solicitó no ser identificada, considera que los cálculos hechos para calificar la emisión de LaGeo no corresponden a la realidad del sector, sobre todo porque los precios del petróleo y todos sus derivados se han incrementado en los mercados internacionales, lo cual puede generar relativos aumentos en el costo de cada MW de energía generado.

“Cuando hicieron el cálculo para la titularización la previsión era favorable para la geotérmica, porque el precio del petróleo era muy bajo. Pero hoy la energía está en $100.21  por MW, no como los $158.76 que refleja la titularización. Ahí hay perdidas que deben de ser amortizadas por LaGeo”, explicó la fuente.

San Vicente abandonada
Luego de la presentación mediática hecha a finales de mayo de 2013 donde se abrió el pozo SV-5A, en el lugar no se encuentra ningún indicio de que se retome el proyecto, que según el ex presidente de LaGeo, Julio Valdivieso, tendría que generar 40 MW para 2019.

La perforación en el lugar, ubicado en el municipio de Tepetitán, en las faldas del volcán Chinchontepec, se realizó con maquinaria de la Perforadora Santa Bárbara entre octubre de 2012 y enero de 2013. Esta última es una empresa subsidiaria de LaGeo creada en diciembre de 2002 en la que nunca hubo participación de Enel.

Las únicas evidencias de posibles obras en el entorno del campo de San Vicente son los trabajos de terracería que se están realizando en terrenos aledaños para iniciar nuevas exploraciones de otros pozos, según se verificó.

La empresa dueña de la concesión de San Vicente (así como la de Chinameca), se llama San Vicente 7,  la cual adquirió la concesión en 2004. Esta es otra de las subsidiarias que tiene LaGeo, ya que es el único accionista, según explicó en su momento el exasesor legal de Enel, Francisco Bertrand.

LaGeo calculó, en 2013, ganancias operativas de hasta $37 millones con estos pozos de San Vicente, mientras que en Chinameca se calcularon $90 millones, aunque esto no aparece detallado en la titularización.

Por otra parte, este periódico ha revisado varios listados de la Unidad de Transacciones (UT)que demuestran variación entre los predespachos de energía y la inyección final en el mercado, lo cual obliga a encender las plantas generadoras a base de búnker, incluso en horas de bajo consumo.

“Eso refleja que hay problemas de incrustación en los pozos o que las máquinas ya no son eficientes, o falta más precisión en los mantenimientos”, explicó la fuente del sector energético.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación