Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Joven, hombre de familia, de buen hablar y académico

Joven, 44 años; hombre de familia, casado desde hace 23 años. Tiene tres hijos con su esposa, una sicóloga; estudiado, abogado de la UES, con estudios de posgrado en Barcelona, Chile, Costa Rica y Estados Unidos; cantante y músico, integrante en sus años más mozos de la orquesta La Boa, toca desde los ocho años guitarra; académico, profesor y administrativo universitario, en la Utec, como docente, jefe de departamento, decano y Secretario General de la misma.

Desde hace unos seis años asiduo comentarista de la realidad, apareciendo con cierta frecuencia en los medios de comunicación refiriéndose a temas relacionados con la institucionalidad política, en un momento en contra de la decisión de ARENA de apoyar el derogado 273 o del FMLN, cuando se intentó pasar por encima de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, amparándose de manera ilegal en la Corte Centroamericana.

Estas son algunas de las pinceladas que dan cuenta de René Portillo Cuadra, ahora debutando como candidato a la vicepresidencia de la República por el partido ARENA.

Su discurso y sus palabras son claras y contundentes: "A un hombre no lo hace su afiliación partidaria, sino sus valores y principios... y estos los tengo cimentados en la libertad y la justicia", dijo a El Diario de Hoy en una entrevista, apenas a cinco días de haber sido elegido por el COENA como el compañero de fórmula del candidato presidencial Norman Quijano.

"Seguiré siendo un hombre reflexivo y crítico, como he sido siempre; soy un profesional que trata de explicar y resolver los problemas... y para esto se requiere tener además de criterio, valores y principios", dijo Portillo Cuadra, quien asegura que su papel como vicepresidente se caracterizará por una función "activa, no sustitutiva solamente", y enfocado en la institucionalidad del país, lo que conlleva la relación con los tres Órganos del Estado y el fortalecimiento de los procesos institucionales.

El ahora académico, convertido en candidato a la vicepresidencia por ARENA, también sabe criticar y los hace de manera puntiaguda: no se puede gobernar el país "confrontando sábado a sábado con la empresa privada", refiriéndose al estilo de gobernar del presidente Mauricio Funes, quien en su programa radial enfrenta a los distintos sectores de la vida nacional. Todos los indicadores económicos han caído, y esto nadie lo puede negar, dice. Ahora lo que toca es generar confianza, seguridad para generar trabajo, trabajo para los salvadoreños que, "igual que yo", han estudiado y necesitan superarse para dar una vida digna a su familia.

Según dijo, por el momento no se ve en un cargo ministerial, sino que espera concentrarse en los puntos que el presidente le delegue para los fines del Estado. "El tema de los cargos es importante, pero no es determinante. Uno le puede servir al país donde se encuentre", dijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación