Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ISSS sube techo de cotización para cubrir el déficit en proyectos de infraestructura

Para incrementar el techo de las cotizaciones , las autoridades del ISSS alegaron ante el ConsejoDirectivo que los ingresos que perciben  son insuficientes para poner en marcha siete proyectos en los próximos ocho años.  Desde hace

Torre Administrativa ISSS

Torre Administrativa ISSS | Foto por Lissette Monterrosa

Torre Administrativa ISSS

La situación financiera del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) no pasa por el mejor momento. Los fondos que les ingresa anualmente versus los gastos que hacen no les permitirá hacerle frente, en los próximos ocho años, a las necesidades de mejora de infraestructura, equipamiento y atención que la población asegurada requiere.

Así lo definieron las autoridades de la autónoma, el 27 de julio de este año, cuando decidieron someter a aprobación del Consejo Directivo del ISSS el incremento del techo salarial a las cotizaciones, tras estudiar otras alternativas por medio de la cual buscaban  percibir más ingresos.

En la sesión del 27 de julio de este año, el  jefe del departamento Actuariado y Estadísticas, Edgar Soto,  explicó que  entre 2015 y 2023 necesitan hacer una inversión de $315 millones de dólares en proyectos además de equipamiento. 

Pero en ese periodo los ingresos serán $5,360,7 millones y los egresos $5,330.1 millones, es decir que solo les quedan $30.6 millones.

“Conforme a las proyecciones financieras, se comprueba que el instituto no dispondría de los recursos para el financiamiento de las obras de inversión, equipamiento y modernización, lo cual ocasionaría un deterioro en la calidad de los servicios de salud que brindan a los asegurados y sus familiares”, exponen en el documento “Propuesta de financiamiento de los proyectos de mejora de la atención en el régimen de salud del ISSS”.

Dada la situación se plantearon las obras prioritarias que se resumen en siete: la construcción del  Hospital Médico Quirúrgico, la edificación del hospital de San Miguel, el Policlínico Pediátrico, mejoras en la Unidad Médica de Apopa, en el hospital de Santa Ana, la Primero de Mayo y los consultorios de Especialidades.
 

Esto significa una inversión de $244.4 millones en infraestructura y $58 millones en equipo médico y tecnológico, es decir, que  les faltarían $262 millones para llevarlos acabo.

“A pesar de priorizar los proyectos de inversión, las proyecciones institucionales indican que con las fuentes de financiamiento actuales, no es posible que el instituto pueda cubrir las necesidades de inversión y por lo tanto se hace necesario analizar alternativas adicionales de fortalecimiento financiero”, se detalla en el mismo documento.

Es así que describen cinco opciones, que culminó con la aprobación del incremento del techo de cotizaciones de $685.71 a a $1,000, esta decisión desencadenó en una serie de críticas y rechazo de parte de los asegurados, empresarios y médicos.

Con este panorama, las proyecciones son que anualmente ingresen: este año $14.2 millones y en los próximos ocho años $34.1 millón cada año.

Según el informe proporcionado por la Oficina de Información y Respuesta (OIR), el aumentar el techo de cotización le permitirá a la autónoma recibir $286 millones en ese periodo, lo que le permite impulsar los siete proyectos y tener un ahorro de $24.9 millones.

“Bajo las condiciones proyectadas con el incremento en el “salario máximo cotizable” a $1,000 mensuales, se concluye que los ingresos permitirán financiar las obras de inversión, equipamiento y mejora de la calidad de los servicios...”, se lee en el la propuesta de financiamiento proporcionado por la OIR.

En el acta aprobada por el consejo del ISSS,  Soto explicó que hay obras que no se pueden costear con los ingresos corrientes como la restitución de equipo médico de alta tecnología y desarrollo de infraestructura “no hay recursos para eso por lo que se tiene que buscar los mecanismos o definir una estrategia para poder financiarlo”, expuso según se recogió en el acta de la sesión del consejo.

De acuerdo con la explicación del jefe del departamento de Actuariado y Estadísticas,  solo el 17 por ciento de los cotizantes se encuentran en el rango de incremento de la tasa de cotización, es decir que tienen salarios que oscilan entre los $685.71 y $1,000.  El 12 por ciento que ganan en ese rango es del sector privado y el 41 por ciento en el público.
 

Sin embargo,  el 80 por ciento de todos los trabajadores cotizantes son del sector privado.

De acuerdo con los datos presentados por las autoridades del Seguro Social, el incremento mensual para cada trabajador será entre $0.43 y $9.43 . Por ejemplo, alguien que devengue $700 cotizaba $20.57, ahora el descuento es de $21.00 por el empleado, pero el empleador pasó de   aportar $51.43 a $52.50. El que gana $800 se le descontaba $20.57 mensuales, ahora 24.00 y el empleados pasó de $51.43 a $60.00. 

Las pensiones quedaron excluidas del acuerdo.

Entre las mejoras que tendrán los derechohabientes se encuentra que el subsidio por maternidad ya no tendrá tope de $685.71 sino de $1,000.

La incapacidad temporal por enfermedad o accidente también incrementa, se le otorgará el 75 por ciento de su salario en el caso que gane $685.71 mensual se le dará $514, pero si cotiza por $1,000 le darán $750.

A finales de julio, cuando las autoridades dieron a conocer sobre el incremento del techo de cotización, representantes de la Asociación Nacional de la Empresa Privada y la Cámara de Comercio calificaron la medida como “un impuesto”.

Luis Cardenal, presidente de la Cámara de Comercio, dijo en ese momento que “nosotros vemos que el Seguro Social, como en tantas gestiones públicas, lo que tienen que hacer es manejar bien los recursos que tienen para prestarle un buen servicio a los derechohabientes, pero aquí vemos constantemente que muchas de las cosas que no están bien no están vinculadas necesariamente a los recursos”.

Por su parte, Antonio Minero, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Salud Pública, dijo que es necesario aumentar el techo de cotizaciones, siempre y cuando las autoridades tengan bien definido y claro en qué se va a invertir ese dinero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación