Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El ISSS da 26 mil incapacidades por sospecha de chikunguña

La entidad reporta la atención de más de 77 mil personas con síntomas del virus

Un hombre fumiga en una de las colonias del municipio de Aguilares. Foto EDH /archivo.

Un hombre fumiga en una de las colonias del municipio de Aguilares. Foto EDH /archivo.

Un hombre fumiga en una de las colonias del municipio de Aguilares. Foto EDH /archivo.

En cinco meses, el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) ha otorgado 26 mil incapacidades por sospecha de fiebre chikunguña. Estas incapacidades equivalen a 77 mil días de baja laboral, afirmó, ayer, el subdirector Giovanni Escobar.

Esa cifra le significa al ISSS una erogación de $700 mil, una situación que Escobar califica como "preocupante".

Se trata de incapacidades otorgadas a cotizantes activos. "No estoy hablando de gastos de hospitalización, de medicamento, pago de personal en salud, laboratorio...", explicó el subdirector del ISSS.

El funcionario indicó que elaboran un informe sobre el costo de atender la epidemia de chikunguña. Este virus, de origen africano, fue identificado, por primera vez en el país, en el Cantón Zapote Abajo, en Ayutuxtepeque.

Las salas de Emergencia de los establecimientos de salud públicos y los del ISSS han estado abarrotados por personas con síntomas de la infección. Esto llevó al Seguro a solicitar un refuerzo presupuestario por $250 mil.

La autónoma contrató médicos, enfermeras, digitadores y otro tipo de personal por dos meses, para distribuirlo en los centros con mayor demanda.

Escobar expresó que las atenciones por el virus se han reducido, pues en la última semana se reportan ocho mil casos sospechosos, cuando se venían registrando entre 12 y 13 mil semanales.

"El monitoreo que tenemos hasta hoy (ayer), jueves, es que los centros ya no están abarrotados de chikunguña", acotó Escobar.

Agregó que, en total, el ISSS suma más de 77 mil casos sospechosos y tres defunciones. Estos casos fueron trasladados al Ministerio de Salud (Minsal) para que los analice.

Hasta el momento, el Minsal solo mantiene en estudio los casos de dos personas reportadas por el ISSS, el de un señor de 72 años, originario de Sonsonate, quien murió el 20 de agosto, y el de un hombre de 69, residente en San Salvador, cuyo deceso ocurrió el 2 de septiembre.

Rolando Masis, director de Vigilancia Sanitaria del Minsal, informó que están retrasados con las auditorías porque las pruebas de laboratorio de los fallecidos dieron resultados distintos.

Masis indicó que se les hizo dos análisis, la de IGM y PCR. Las muestras fueron enviadas a un laboratorio de referencia en Estados Unidos, para que hagan el estudio y aclaren porqué tienen datos contradictorios.

"En uno, aparentemente, fallecía de chick y en el otro no. Los resultados los estamos esperando, que vengan de ese hospital de referencia, luego se sienta el comité, discute... y determina si el paciente se murió teniendo chick o se murió como consecuencia de chikunguña", añadió Masis.

El miércoles, el Bloom reportó la defunción de dos bebés de dos y tres meses, con sospecha de la enfermedad.

El jefe de Epidemiología del Bloom, Carlos Mena, manifestó que las madres de los niños tuvieron chikunguña cuando estaban embarazadas.

El director de Vigilancia Sanitaria del Minsal señaló que están recopilando los datos para iniciar el proceso de investigación.

Entre junio y el 1 de noviembre, el Minsal registra 93,125 casos sospechosos de la infección y 149 confirmados.

En el país, solo Masahuat, municipio de Santa Ana, no reporta ninguna persona con la enfermedad. Masis declaró que puede deberse por la falta de registro y no por actividades especiales o extraordinarias que se hagan en esa zona.

"Como hemos visto, la progresión nos da la impresión de que es cuestión de tiempo antes que empiecen a registrar los casos", acotó Masis.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, mencionó que, por tercera semana consecutiva, hay una reducción en los casos de chikunguña.

En la última semana se sumaron 11,067 casos al registro, 6,920 son nuevos, el resto son de semanas previas.

"No significa que no puede haber un repunte, por eso le decimos a la población que atienda la medida de la destrucción de los criaderos, que ponga mucha atención en todas las medidas contra el vector (zancudo)", comentó Menjívar.

La funcionaria indicó que la baja en el número de pacientes infectados se debe a las mega jornadas contra el mosquito.

En la última semana fueron hospitalizadas 167 personas, la mayor cantidad, proveniente de San Miguel, Zacatecoluca, Santa Ana, Usulután y La Unión.

Además, Masis aseguró que ya tienen aprobado el protocolo para hacer un estudio sobre los casos crónicos de la enfermedad, que se presentan 90 días después de la infección.

Agregó que tienen problemas para completar la muestra con el objetivo de indagar en el comportamiento de la enfermedad subaguda, porque las personas no quieren ser ingresadas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación