Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El ISSS contratará servicios privados para 100 cirugías

Un grupo de pacientes reclamó al director la tardanza en operaciones.

ISSS

Un grupo de pacientes reclamó al director por la tardanza en las operaciones. | Foto por Húber Rosales

El director del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Ricardo Cea, anunció que comprarán servicios para 100 operaciones de retina, las cuales se han retrasado desde que el equipo del servicio oftalmológico de la autónoma se niega a realizar cirugías en el Hospital Policlínico Zacamil alegando que hay riesgo para los pacientes.

Luego de preguntar en varias ocasiones el costo aproximado que tendría la contratación de las 100 cirugías de retina, el director respondió  que pagarían cerca de 50 mil dólares.

Sin embargo, al consultar a algunos especialistas sobre el costo para la compra de servicios de esa patología, opinaron  que el ISSS estaría gastando alrededor de 150 mil dólares porque cada una de ellas anda valiendo en un hospital privado 1,500 dólares.

El compromiso del director para atender a los derechohabientes, lo expuso después de que un grupo de pacientes le reclamara el retraso en las operaciones, no solo de retina, sino de patologías de glaucoma y cataratas.

Antes de hablar con el director Cea, el grupo de pacientes dio una conferencia de prensa afuera de las oficinas administrativas  del ISSS, en la que pidió al director que trasladara nuevamente los quirófanos del Policlínico Zacamil hacia el Hospital General.

Los afectados se hicieron acompañar de los miembros del Sindicato de Médicos Trabajadores del Seguro Social (Simetrisss). Posterior a la conferencia, el director les invitó para que subieran a las oficinas y le plantearan las preocupaciones y necesidades.

La reunión inició bastante tensa, incluso los pacientes no accedieron a la invitación de sentarse que les hizo Ricardo Cea. “Hay dos peticiones: Que los aparatos que tienen en el Policlínico Zacamil vuelvan al Hospital General. La otro es que ellos (los oftalmólogos) estén aquí (en la reunión), de no ser así creo que nos vamos a retirar”, le dijo Gilberto de Jesús Rodríguez al director. 

Añadió que necesita de urgencia una cirugía de retina, la cual aún no se ha reprogramado por el conflicto entre las autoridades y los médicos.

La reunión entre director y afectados transcurrió entre interrupciones. Rodríguez le expuso las dificultades que tenía por su problema de retina y le dijo a Cea que el especialista que lo atendían le informó que necesitaría un lente intraocular.

“Estamos por comprar 100 servicios de retina, usted será beneficiado; si usted necesita lente, se le va a comprar”, le dijo el director al paciente, para tranquilizarlo.

Los pacientes no confían en el director. Aristides Barrera, quien padece de  glaucoma, alegó  que ellos no quieren ser operados en el Policlínico Zacamil porque la cirugía que se le practicó Amalia Alfaro se hizo en ese nosocomio  y también ellos correrían riesgos. Alfaro perdió su ojo izquierdo, luego de la operación.

El director, también, le prometió que su problema sería atendido y le explicó que a partir de la próxima semana serán programadas de tres a cuatro cirugías. 

“Que no vaya a pasar como el Presidente (Salvador Sánchez Cerén) que se comprometió con el bono de los policías y no se les dio nada”, le dijo Aristides Barrera.

Lo que sí les dejó claro el director, es que no trasladará los quirófanos del Policlínico Zacamil hacia el Hospital General “porque no hay una razón técnica, valida porque el Policlínico llena los requisitos”, les insistió.

Al final de la reunión entre director y pacientes, los últimos se retiraron después que a cada uno de ellos se les tomó el número de su teléfono para llamarles cuando ya esté programada su cirugía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación