Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Isdem prohibió a Santa Tecla usar los fondos Fodes para concesión

Para usarlos en alumbrado público del municipio

La comuna teclaña sostiene que en la celebración del contrato se dieron muchas irregularidades. Ahora tendrá que pagar por un periodo de 20 años.

La comuna teclaña sostiene que en la celebración del contrato se dieron muchas irregularidades. Ahora tendrá que pagar por un periodo de 20 años. | Foto por Douglas Urquilla

La comuna teclaña sostiene que en la celebración del contrato se dieron muchas irregularidades. Ahora tendrá que pagar por un periodo de 20 años.

El Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (Isdem) consideró que no es procedente que la alcaldía de Santa Tecla utilice dinero del Fondo para el Desarrollo Económico y Social (Fodes) como garantía para la concesión del sistema de alumbrado eléctrico del municipio, tal como lo estableció la administración del exedil, Carlos Palma, en un contrato con la empresa AGM El Salvador S.A.

En una carta entregada a la comuna el 29 de abril, Isdem señaló que la Comisión de Asuntos Financieros del Consejo Directivo de dicho instituto “acordó que la solicitud del municipio de Santa Tecla no es procedente debido a que el descuento (del Fodes) solicitado es en concepto de concesión y no es préstamo como lo dispone el Artículo No. 11 del Reglamento del Fodes”.

Pero la comuna firmó, el 2 de diciembre de 2014, un contrato de concesión con la empresa de capital colombiano para suministrar el servicio de alumbrado eléctrico con sistema led, por $93 mil mensuales a un plazo de 20 años.

A juicio del edil Roberto d’Aubuisson, y técnicos de la comuna, tal como fue firmado el contrato es lesivo para la comuna, ya que le tocará pagar más por el servicio de alumbrado y por la instalación de 6,007 lámparas, cuando se supondría que es un ahorro para la municipalidad.

Según explicaron los técnicos, la comuna paga $75 mil de alumbrado eléctrico a la empresa Del Sur, pero al comprometer los fondos Fodes se pagarían $93 mil más por el contrato de concesión.

“Estamos pagando esto ($75 mil) de energía, y vienen ellos y ya nos traían la otra factura. ¿Cómo vamos a estar pagando dos veces? Es ilógico”, explicó el director general de la alcaldía, Leonidas Rivera.

Lo que preocupa a la nueva administración, quien ya solicitó a la Corte de Cuentas una auditoría para analizar el caso, es que si el contrato se declara legal estarán comprometidos durante 20 años con un pago que no refleja el ahorro que en teoría buscaba la comuna anterior al celebrar el contrato con AGM El Salvador S.A.

“Aquí hubo un procedimiento oscuro en todo. Esta empresa nos tendría colgados 20 años con $22 millones. Esta alcaldía va a quedar quebrada para toda su vida, venga quien venga”, señaló Rivera.

El Diario de Hoy buscó la versión de la empresa AGM El Salvador S.A., pero a pesar de pedir una entrevista a su representante legal, Walter Arévalo, no hubo respuesta.

Faltó análisis de calidad

Otro de los puntos en los que la comuna señala irregularidades en el contrato, es que las lámparas que la empresa está instalando no han sido sometidas a pruebas de laboratorio para analizar su rendimiento, tal como lo sostiene la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget).

La normativa de la Siget señala que se debe analizar una de cada cinco linternas, pero antes de que sean colocadas. Según el edil tecleño, se deben someter a revisión las lámparas que ya están en funcionamiento.

Es más, el director de Desarrollo Territorial, Gregorio Cordero, afirmó que ya hay un total de 109 lámparas que han tenido desperfectos y la empresa aún no las ha revisado ni reparado.

También señaló que la empresa ha abierto una oficina de atención a los habitantes del municipio, pero hasta la fecha no ha hecho promoción de la misma.

Adjudicación fuera de tiempo

Los técnicos de la comuna tecleña también señalan que otra de las irregularidades en la concesión se debió a que no se respetó el tiempo que estipula el Código Municipal para la celebración del contrato.

Según el jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucionales, José Tito Sigüenza, la ley prohibe firmar contratos seis meses antes de un evento electoral. No obstante, según los documentos que detallan la transacción (a los cuales tuvo acceso este periódico) el período de restricción no se respetó.

Pero el representante legal de  la  empresa AGM El Salvador S.A  rechazó días atrás las versiones de la comuna al argumentar, entre otros puntos, que los contratos de concesión no entran en esa restricción de no firmarse 180 días antes de elecciones.

También negó que se estén comprometiendo los fondos Fodes, pues señala que el artículo 5 del Reglamento del Fodes advierte que se puede utilizar para cancelar deudas contraídas por la comuna y para el pago de servicios prestados por empresas privadas o estatales.

Otro punto que alega la comuna es que la gestión anterior debió notificar la adjudicación a los pocos días de realizarla, es decir, después del 12 de noviembre. Pero la administración pasada lo hizo hasta el 27 de abril, más de un mes después de los comicios municipales y legislativos de este año. A esto se suma que la empresa fue la única que ofertó en la etapa de licitación.

“La adjudicación es previa al contrato, pero la ley le exige que tiene que notificar posterior a la adjudicación a todos los participantes y notificar por los mismos medios de comunicación que invitó a participar”, explicó Sigüenza.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación