Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Institutos siguen sin tener internet

La falta del servicio afecta a la mayoría de centros de enseñanza media públicos, sobre todo los de modalidad técnica

Los alumnos del Instituto Nacional Alberto Masferrer requieren el uso de Internet, para desarrollar tareas. FOTOS EDH / ARCHIVO

Los alumnos del Instituto Nacional Alberto Masferrer requieren el uso de Internet, para desarrollar tareas. FOTOS EDH / ARCHIVO

Los alumnos del Instituto Nacional Alberto Masferrer requieren el uso de Internet, para desarrollar tareas. FOTOS EDH / ARCHIVO

Los centros educativos del sector público que imparten educación media cerraron el primer trimestre del año sin contar con el servicio de internet pagado por el Ministerio de Educación. Esta es una herramienta que les permite cumplir las tareas administrativas asignadas por la misma cartera de Estado, así como atender la enseñanza.

El Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI) es de los que están muy complicados por esta situación. El director, Óscar Melara, insistió en que por el tamaño del instituto y modalidades de bachillerato que brindan es necesario contar con tres líneas conectadas todo el día, incluso el fin de semana.

Dos de las líneas de internet que utilizan son de banda ancha, de cinco megas, que las costea el instituto con presupuesto que dicho sea de paso aún no les entrega el ministerio. La tercera línea de dos megas es la que tendría que estar cubriendo directamente el ministerio, pero en este momento no lo hace.

"Hay una carrera que se llama Desarrollo de Software para la que se requiere que estén conectada al internet. También se ocupa para las áreas de tecnología y en el caso de Matemática, donde se trabaja con un aula virtual", indicó Melara, para quien el instituto urge de mayor cantidad de banda porque son 1,800 estudiantes los que utilizan el internet.

La institución atiende a los escolares de lunes a domingo, desde que la institución abre sus puertas a las 7:00 de la mañana hasta que las cierra a las 8:00 de la noche, puesto que cuenta con bachillerato nocturno y modalidad flexible.

Semanas atrás, cuando se consultó al ministro de Educación, Franzi Hato Hasbún, sobre la falta de conectividad a internet, éste afirmó que estaba en negociaciones con una de las compañías de telefonía, pero a la fecha, los centros, incluyendo algunas escuelas de educación básica, continúan esperando que se reactive el servicio.

En el INTI las autoridades se han visto forzadas a utilizar los ingresos que generan los cafetines para cancelar dos líneas de internet, pero este no es suficiente para paliar la demanda. A esto se suma que los fondos que toman de los cafetines normalmente son utilizados para solventar otras necesidades que no se alcanzan a cubrir con el presupuesto escolar.

Paz Zetino Gutiérrez, subdirector del Complejo Educativo Walter Soundy, confirmó que ese centro tampoco tiene activa la conexión al internet.

"Hay una buena cantidad de escuelas e institutos que siguen desconectados o en algunos casos comprando Internet prepago. Nosotros estamos comprando solo para las actividades administrativas. Tenemos una erogación de $30 mensuales solo para estar alimentando el Sistema de Información del Registro Académico de Educación (SIRAE)", dijo Zetino Gutiérrez. Allí se incorporan las notas de los estudiantes.

Mientras, el Centro de Recursos de Aprendizaje (CRA), donde hay una buena cantidad de máquinas para que los maestros y los jóvenes las utilicen para investigar , sigue desconectado.

"Es una lástima tener una gran cantidad de máquinas que deberían estar al servicio de los jóvenes para que accesen a información más reciente y no tengamos posibilidades de usarlas", agregó Zetino Gutiérrez, en cuya institución se brinda bachillerato técnico opción Contaduría.

Edgardo Guido, director del Instituto Nacional Alberto Masferrer (INAM), así como sus otros colegas, consideran que el Mined está recurriendo a no pagar el servicio del Internet y a reducir el presupuesto para que las instituciones absorban esos gastos sin importar como hacen para obtener los recursos para pagar.

"Lo que pasa es que van a ir recortando plata para ver hasta donde pueden funcionar con menos", precisó Guido, sobre una medida que los obliga a pedir ayuda a los padres de familia y ser objeto de sanciones por ello.

"Ellos (el Ministerio de Educación) hacen igual que el Ministerio de Salud con los hospitales donde dicen que no cobran cuotas voluntarias, pero a la hora de las horas no es cierto por la falta de recursos. Creo que es falta de previsión", agregó el educador.

Guido, como días atrás lo hiciera el especialista en educación, Felipe Rivas, indicó que esta línea del Ministerio pone en peligro los esfuerzos por lograr la gratuidad educativa plena y la ampliación de cobertura trazados de cara a compromisos internacionales Educación Para Todos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación