Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Insisten en que hay que esperarse para inducir parto

Beatriz y su marido viven junto a los abuelos de él, es un lugar sencillo pero acogedor. Foto EDH / Douglas urquilla

Beatriz y su marido viven junto a los abuelos de él, es un lugar sencillo pero acogedor. Foto EDH / Douglas urquilla

Beatriz y su marido viven junto a los abuelos de él, es un lugar sencillo pero acogedor. Foto EDH / Douglas urquilla

Los argumentos que exponen los especialistas del hospital de Maternidad de la necesidad de interrumpir el embarazo de Beatriz, la joven que interpuso una demanda de amparo para que le practiquen un aborto terapéutico, en parte son ciertos, pero no son absolutos, consideró Carlos Mayora, ginecólogo obstetra de la Asociación de Bioética de El Salvador.

El Comité Médico de Maternidad recomienda el aborto de la paciente por vía vaginal porque, conforme avance el embarazo, los doctores se verían obligados a practicar una cesárea, una condición que aumenta el riesgo de una hemorragia.

Mayora sostiene que lo que se exponen son posibilidades como si se estuviera planteando dejar evolucionar el embarazo hasta las 40 semanas, pero no se trata de eso, sino de que se evacue en un corto plazo, de una, dos o tres semanas.

En este caso no se considera un aborto porque el bebé tendrá más de 20 semanas, antes de este periodo se cataloga como aborto. "En una o dos semanas más no pasaba nada, además del estado de la paciente no es crítico porque el tratamiento que le están dando a ella era un tratamiento ambulatorio, si estuviera en estado crítico estuviera ingresada", comentó Mayora.

El representante de la asociación expresó que algunas veces no es posible sacar vía vaginal a un niño con pocas semanas de gestación porque entre menos tiempo tiene es más difícil que el útero responda.

Cuando se trata de un parto inducido se le suministra a la mujer sustancias que estimulan el útero para que este se contraiga y expulse al bebé o mediante una microcirugía.

El caso de la joven ha reabierto en el país el debate sobre el aborto. Por una parte, una serie de organizaciones de la sociedad civil pujan porque la CSJ dé el aval para que se le practique el aborto terapéutico aduciendo que su vida corre un grave peligro de muerte, por otra parte la Red de Familia sostiene que se está tratando de manipular el caso para abrir las puertas a la despenalización.

Beatriz es una joven de 22 años quien lleva en su vientre un niño al que no se le formó el cerebro. Ella padece de lupus una enfermedad sistemática que ataca no solo el riñón sino también el corazón, las articulaciones y otras partes, de enfermedad renal, preeclampsia grave.

La ministra de Salud, Isabel Rodríguez, respalda la petición de la paciente y ha declarado que están listos para el aborto. Sólo esperan el aval de la Corte para que los médicos no sean procesados penalmente.

En el país el aborto está penado. Pero Mayora indicó que no es necesario que la Corte autorice un procedimiento porque después de las 20 semanas no se considera un aborto, sino que se debe practicar un parto inducido.

De acuerdo con el informe clínico de la Beatriz, a esta fecha ella tendría ya las 20 semanas.

Por su parte, Sara García, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico, dijo "no nos importa el término, sino salvar la vida de Beatriz, lo que sucede es que cada día que pasa se pone el riesgo su vida".

Se ha tratado de conocer la opinión de la paciente, pero no ha sido posible tener acceso a ella. Personal del hospital dijo que Beatriz permanece ingresada en Maternidad. Familiares también lo comentaron. Se buscó la información oficial, pero el director, mediante el personal de comunicaciones, respondió que no podían hablar del tema por una orden de la Corte.

La anencefalia es de los defectos del tubo neural menos frecuentes y la segunda más grave. En 2009, en Maternidad se registraron tres defunciones de niños por anencefalia. Se calcula que un 75 por ciento de los fetos con este problema, no llegan a nacer, y el 25 por ciento muere pocos minutos u horas después de nacer.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación