Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inquifar pide a Salud equidad en las compras

Según la denuncia de la gremial, la cartera de Estado exige más calidad a los laboratorios nacionales que a los extranjeros. También los prioriza cuando hay empate técnico

Inquifar asegura que las medicinas que se producen a nivel local tienen altos niveles de calidad. Foto EDH / ARCHIVO

Inquifar asegura que las medicinas que se producen a nivel local tienen altos niveles de calidad. Foto EDH / ARCHIVO

Inquifar asegura que las medicinas que se producen a nivel local tienen altos niveles de calidad. Foto EDH / ARCHIVO

La Industria de Químicos Farmacéuticos (Inquifar) señaló ayer, a través de un comunicado público, que el Ministerio de Salud ha incurrido en actuaciones irregulares en los procesos de compra de productos farmacéuticos. Sin embargo, el viceministro del ramo, Francisco Espinoza, aseguró que "los argumentos que se plantean son falsos".

La gremial asegura que "el Ministerio de Salud ha venido sistemáticamente modificando los procesos de compra de medicamentos de manera deliberada, para favorecer la industria farmacéutica extranjera a costa de la reducción de empleos en la industria farmacéutica nacional".

Los industriales sostienen que la discriminación es evidente en el proceso de contratación directa No. 05/2013 que se realizará el 13 de junio bajo el nombre de Adquisición Complementaria de Medicamentos para Hospitales nacionales, establecimientos de Salud del Primer Nivel de Atención que conforman la Red del Ministerio de Salud para el año 2013.

Carmen Estela Pérez, presidente de la Inquifar, dijo que los requisitos técnicos que Salud va incorporando cada vez más los pone en desventaja frente a las farmacéuticas extranjeras. Esto a pesar de que los laboratorios locales sobrepasan a los extranjeros con respecto a los estándares de calidad.

"La calidad es muy delicada y los laboratorios que formamos parte de Inquifar tenemos un compromiso para restaurar la salud de la población", asegura.

Según dijo a los laboratorios salvadoreños les exige el 90 % en buenas prácticas de manufactura, mientras a los extranjeros sólo el 70 % de cumplimiento. "Queremos que se nos requiera a todos lo mismo", subrayó.

La situación, según indican, se complica más porque la cartera de Estado ha señalado que si hay un empate técnico entre una empresa local y una extranjera el contrato le será concedido a esta última.

De acuerdo con lo expuesto en el comunicado y reiterado por la presidenta de Inquifar con esta práctica se está violando la Constitución de la República y la misma LACAP.

"No es proteccionismo lo que pedimos. Lo que estamos pidiendo es participar en igualdad de condiciones bajo el cumplimiento de la ley", añadió la presidenta de Inquifar, sin dejar de advertir que este problema llevará a que haya menos ofertas nacionales en los procesos de licitación.

Ella advierte que el gobierno viene apartando cada vez más la producción nacional, cuando en otras naciones vecinas, como México y Costa Rica, a la hora de comprar dan prioridad a las compañías nacionales para fomentar el desarrollo del país.

Pérez explicó que los ministerios de salud de los países vecinos demandan más los productos farmacológicos salvadoreños por su calidad, que el Ministerio de Salud local.

Por su parte, el viceministro de Salud, Francisco Espinoza, dijo ayer por la tarde que en ningún momento quieren que ser reduzcan empleos, sino que están tratando que la industria nacional sea más competitiva, que se modernice de cara a exportar.

Espinoza afirmó que en caso de que existan tratos desiguales esto es a favor de los laboratorios del país, porque mientras a los locales se les exige buenas prácticas de manufactura, basadas en lo que establece el informe 22 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 1975, a los internacionales se les exigen respecto al informe 32 surgido en 1992.

La normativa de 1975 exige cumplir buenas prácticas de manufactura del 90 %, mientras la de 1992 que se aplica a las firmas extranjeras pide el 100 %. Según explicó, en la actualidad solo en El Salvador, Honduras y Guatemala no se aplican las regulaciones de 1992.

Detalla que como en el resto de países sí se cumple, cuando algunos laboratorios salvadoreños quieren incursionar en mercados extranjeros, tienen que solicitar que les vengan a revisar la planta instalada con el fin de que les certifiquen la capacidad de cumplir el cien por ciento con las buenas prácticas de manufactura.

El funcionario, quien no descartó que la denuncia tenga sesgo político, dijo que tampoco es cierto que cuando hay un empate técnico se priorice a los laboratorios extranjeros, como señala el comunicado de la Inquifar.

Además, explicó que algunos laboratorios han solicitado enmiendas en la base técnica de la licitación a la que se refiere Inquifar y debido a eso se bajó el porcentaje de exigencia del 90 al 85 % en el tema de manufactura. El proceso de solicitud de enmienda vence el 12 de junio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación