Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia vuelve a advertir no caer en Estado fallido

Arzobispo ratificó su alerta y pidió a todos los sectores del país trabajar para evitarlo

Ayer, el Arzobispo llamó a unirnos en oración porque Dios no quiere la muerte, la violencia, la injusticia o la destrucción. Foto EDH

Ayer, el Arzobispo llamó a unirnos en oración porque Dios no quiere la muerte, la violencia, la injusticia o la destrucción. Foto EDH

Ayer, el Arzobispo llamó a unirnos en oración porque Dios no quiere la muerte, la violencia, la injusticia o la destrucción. Foto EDH

El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, reiteró ayer su preocupación por la "gravísima" situación de delincuencia que vive el país y ratificó su llamado a todos los sectores del país para que eso no nos conduzca a un Estado fallido, tal como lo hizo el pasado 6 de agosto durante los actos religiosos en honor al Divino Salvador del Mundo.

"Yo no voy a negar mis palabras, sino al contrario, las ratifico", afirmó el Arzobispo en referencia a su mensaje y que provocó distintas reacciones, sobre todo de rechazo del Gobierno y FMLN.

Pero ayer dijo que su mensaje no tiene dedicatoria ni está tratando de favorecer o afectar a nadie, pues no lo motiva ningún afán político partidista, sino su deber como pastor.

"Estoy previniendo. Es mi deber como pastor para que no caigamos en esa situación (de Estado fallido)", insistió ayer, y agregó que como pastor él no se puede callar, pues un pastor sufre con las ovejas que están sufriendo y estas son las más pobres.

"La situación es gravísima y nos sentimos sumamente solidarios con tantas personas que ya no aguantan más esta situación de violencia. Escuchamos el clamor de tantas personas, sobre todo de las personas más pobres que no tienen seguridad, nadie la tiene en absoluto, pero me refiero a las personas desprovistas, de la periferia", dijo Escobar.

Ejemplificó el clamor, la tristeza, el llanto y lo que han sufrido en Apopa, según recogió en una visita reciente a Apopa. "Esta situación es grave, muy grave. Por supuesto que yo ratifico lo que he dicho porque es la voz de pastor que quiere prevenir... es hoy que hay que tomar medidas", abundó el líder católico.

El Arzobispo llamó a los ciudadanos y a las autoridades "en el sentido más amplio", pues son los que están al servicio de toda la sociedad, dijo, e instó a tomar acuerdos en los grandes temas y a trabajar unidos como en el de seguridad, economía y educación para que el país crezca.

Celebró que se diga que no hemos caído en un Estado fallido , pero dijo que se requiere un Gobierno fuerte y un Estado donde se administre la justicia y no haya impunidad ni inseguridad.

Por eso, dijo, como Conferencia Episcopal han aceptado colaborar con el Gobierno en el esfuerzo para construir un país libre de violencia pero manteniendo su identidad e independencia y motivados por "el clamor de nuestro pueblo, que ya no soporta tanta muerte violenta, el flagelo de la extorsión y tantas otras formas de delincuencia".

Goes vuelve a defenderse

Como en la vez anterior, el Gobierno salió al paso de las declaraciones de Monseñor Escobar Alas. El presidente Salvador Sánchez Cerén pidió, tras la misa, tener fe y confianza en el pueblo, además de llamar a trabajar "por evitar que el país se hunda". Pero días después negó que estemos en un Estado fallido, versión que respaldó su partido a través de Medardo González.

Ayer, el ministro de Seguridad, Benito Lara, volvió a reaccionar ante la insistencia del llamado del Arzobispo, del cual dijo interpretaba que era una preocupación como la tiene cualquier salvadoreño, y que comprende que al Gobierno le "toca sin lugar a dudas trabajar por llevar por llevar más paz a la gente".

Dijo tienen "una política completa" con cinco componentes: prevención, control y represión del delito, reinserción que tiene que ver con centros penales, atención a víctimas y testigos y el fortalecimiento institucional.

La clave en esto, dijo, es irla convirtiendo en una política de Estado, lo que implica todo un esfuerzo de acercamiento, de ponernos de acuerdo con distintos sectores políticos, sociales, empresariales de este país", afirmó el ministro.

Lara volvió a negar que estemos en Estado fallido y que lo dicho por el Arzobispo "nos quiere decir es que (...) tenemos una problemática que es seria, compleja, no es fácil y la cual estamos abordando de una manera integral", acotó.

Además, recordó estudios internacionales sobre los Estados fallidos, en los cuales dijo, El Salvador se ubica en la posición "cien o algo así" y que "no estamos ni cerca de eso".

Sin embargo, Escobar Alas declaró que "en el sentir de muchas personas no es ese, tristemente". Si bien reconoce esfuerzos en seguridad y avances en democracia, "eso no quita que nos confiemos y se nos hunda el barco ante una violencia que no se pueda controlar".

Asamblea y Padre Toño

Sobre los más de $140 mil que gastó en regalos, licores y fiesta navideña en 2012 la Asamblea Legislativa, el Arzobispo acotó que no era su campo pero sí alabó que gracias a una ley de acceso a la información pública se pueden conocer esas situaciones. "El pueblo es el soberano y hará la lectura que tenga que hacer", afirmó.

En el tema del Padre Toño, afirmó que siguen de cerca el caso, que lo han visitado y que esperan que se cumpla la ley y se le respeten sus derechos.

Sobre la exclusión de los medios de la Ley Anti-lavado, dijo espera sirva para respetar siempre el espacio a la prensa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación