Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia teme que El país se vuelva un Estado Fallido

Iglesia teme que El país se vuelva un Estado Fallido

Iglesia teme que El país se vuelva un Estado Fallido

Iglesia teme que El país se vuelva un Estado Fallido

En presencia de las máximas autoridades civiles y eclesiásticas del país, el Arzobispo de San Salvador y presidente de la Conferencia Episcopal, Luis Escobar Alas, encendió ayer las alarmas al manifestar que El Salvador está al borde de convertirse en un "Estado fallido", por los altos niveles de violencia y criminalidad que día a día está afrontando.

Acompañado de los obispos del país, el prelado formuló con vehemencia la advertencia ayer en la misa patronal del Divino Salvador del Mundo, en la cual estaba presente el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, quien dijo "coincidir" con la visión de la Iglesia.

"En este momento histórico que vivimos es urgente para nosotros escuchar a Cristo, porque el nivel de autodestrucción que vivimos tristemente que nos amenaza con el hundimiento nacional. Estamos a punto de ser lo que se llama un Estado fallido, nuestra situación es en verdad preocupante", declaró Escobar sin tapujos ante decenas de miles de feligreses y funcionarios de Estado, entre ellos el presidente de la Corte Suprema, Óscar Pineda, y el alcalde capitalino, Norman Quijano.

El Arzobispo comparó la situación del país al embate de los ejércitos islámicos en el siglo XV contra los países europeos cristianos, que finalmente obtuvieron la victoria.

Escobar Alas imploró la misericordia de Dios "para que se supere esta situación de violencia y podamos vivir verdaderamente en paz".

También llamó a los salvadoreños, entre ellos los gobernantes, funcionarios públicos y religiosos, a ser entes activos y buscar una solución a los problemas y a la violencia que afronta el país.

"Con la ayuda de Jesús los problemas se convierten en oportunidades para los que le claman con fe. Este es el momento de transformar nuestro país, esa es nuestra misión", acotó.

"Divino Salvador del Mundo, ¡sálvanos!", clamó.

Coinciden

El presidente Sánchez Cerén, el magistrado Pineda y el alcalde manifestaron sus opiniones sobre la preocupación del líder religioso.

"Coincido totalmente con la visión que la Iglesia, la Conferencia Episcopal ha planteado en este momento...", manifestó Sánchez Cerén al terminar la misa y tras las preguntas de los periodistas sobre los señalamientos del Arzobispo en materia de seguridad pública.

El gobernante llamó a todos los sectores a unirse en una cruzada contra la criminalidad (ver nota aparte).

Por su parte, el magistrado presidente Pineda Navas consideró necesario tomar en cuenta los señalamientos y el llamado que hizo Monseñor Escobar Alas.

"Creo yo que es una forma de decir las cosas de que debe de ponérsele mucha atención al aspecto de la delincuencia para ver cómo se puede contrarrestar", reflexionó.

Al respecto el edil capitalino, Norman Quijano, dijo sentirse preocupado con el fenómeno de la criminalidad. "Yo veo con mucha preocupación la situación que estamos atravesando. Cuando vemos asesinatos horrendos da la impresión que hemos perdido la batalla contra este flagelo de la criminalidad y ahí tenemos que unirnos todos", externó el político del partido ARENA.

Aseguró que ayer tuvo la oportunidad de conversar con el presidente Sánchez Cerén y que este le pidió que se reunieran para ver el tema de la seguridad pública.

"Me comentaba él que necesitaba urgentemente hablar conmigo y me imagino que así como me lo ha expresado a mí, lo hará con la mayoría de alcaldes, para una convocatoria me dijo, para hablar precisamente del tema de la criminalidad", aseveró Quijano.

En los últimos meses el promedio de homicidios diarios, ha sido de 12.

En los últimos días la delincuencia terminó con la vida de un joven deportista que había sobresalido en las Olimpiadas Especiales, de un karateca y de un hombre que estaba estudiando para ser sacerdote, y más recientemente, se cobró la vida de una enfermera en Cojutepeque. Esos son solo algunos de los salvadoreños que han perecido a manos de la criminalidad.

"Nosotros debemos hoy también clamar con fe al Salvador del Mundo, tengamos puesta en él nuestra esperanza, firme esperanza y ciertamente no seremos defraudados, acerquémonos a Él y escuchemos su voz, qué quiere de cada uno de nosotros, cuál tiene que ser nuestro aporte en esta situación que nos abate", instó monseñor Escobar.

El prelado extendió el llamado al gobierno, a los diputados, a los policías, a los jóvenes, adultos y a todos los salvadoreños, a poner cada uno de su parte para reducir los índices de violencia y construir la paz.

"Esa es nuestra súplica hoy ante el Transfigurado. Le pedimos nos asista y nos inspire a todos para ser mejores y poder así sacar adelante a nuestro país", enfatizó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación