Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia pide resolver crisis isla Conejo con diplomacia

Arzobispo Escobar Alas dice que "preocupa" situación

El islote tiene una superficie aproximada de 400 metros cuadrados. Honduras mantiene tropas militares allí. Foto edh / archivo

El islote tiene una superficie aproximada de 400 metros cuadrados. Honduras mantiene tropas militares allí. Foto edh / archivo

El islote tiene una superficie aproximada de 400 metros cuadrados. Honduras mantiene tropas militares allí. Foto edh / archivo

El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, manifestó su preocupación por el conflicto por la isla Conejo entre Honduras y El Salvador, pero recomendó que se defienda el territorio por la vía diplomática, sin "zozobra ni provocación".

"Nos preocupa esa situación, nos podría llevar a un conflicto, ya lo hemos vivido en 1969, yo esperaría que no, lo que he entendido es el momento de favorecer la diplomacia, la defensa firme del territorio, sobre todo la soberanía del país, pero sin caer en ambiente de zozobra o de provocación o de lucha, donde se pueda ver en peligro la paz de la región", reflexionó ayer en su tradicional conferencia de prensa después de la misa.

El conflicto entre Honduras y El Salvador por la isla se agudizó desde el pasado 22 de marzo que el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, inauguró un helipuerto asegurando que el islote les pertenece. El presidente saliente Mauricio Funes le ha pedido retirar las tropas militares de la isla, a lo que Honduras respondió que no.

Pero para Escobar Alas, el país está en otro momento de la historia. Dijo que no son las mismas condiciones que generaron la llamada guerra de "100 horas con Honduras" en la década de los 70. Sugirió que además de buscar una salida pacífica al conflicto entre El Salvador y Honduras por la posesión de la isla Conejo, el país debe acudir a tribunales internacionales.

"Estamos en otro siglo, en otro milenio y en otro escenario, lo importante sería en este momento defender la soberanía del país y la integridad del territorio salvadoreño en el plano diplomático, en los tribunales internacionales, en La Haya, por desdicha hemos perdido, ojalá que ahora no", reflexionó.

Lamentó que una porción pequeña de terreno (la isla Conejo tiene una extensión aproximada de 400 metros cuadrados), ponga en riesgo las relaciones con Honduras, país vecino al que consideró "hermano" con las mismas costumbres e idiosincrasia de El Salvador, abonó.

En 1992 la Corte Internacional de Justicia de La Haya repartió varias islas y aguas del Golfo de Fonseca. El fallo no mencionó a la isla Conejo y El Salvador la reclama como parte de su territorio. Honduras dice que la isla no fue considerada en la sentencia porque no está en disputa por su cercanía con la costa hondureña.

Escobar Alas instó a los países a ver al islote como un atractivo de inversión no sólo para Honduras y El Salvador, sino también para Nicaragua.

"No vale la pena, al contrario, es el momento de hacer valer los principios... para que todos pongan los ojos en ese lugar tan bello, el Golfo de Fonseca...", aseveró.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación