Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hoy llevan a tribunales al pastor Carlos Rivas

Amenazas, daños y violación son algunos delitos que le imputan Feministas condenan violencia contra mujer "venga de donde venga"

El pastor Carlos Rivas en su cuenta de Twitter, expresaba ayer mensajes como "perdónalos, Señor". Foto EDH/Archivo

El pastor Carlos Rivas en su cuenta de Twitter, expresaba ayer mensajes como "perdónalos, Señor". Foto EDH/Archivo

El pastor Carlos Rivas en su cuenta de Twitter, expresaba ayer mensajes como \"perdónalos, Señor\". Foto EDH/Archivo

El pastor evangélico Carlos Rivas será acusado formalmente hoy en el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán.

Rivas, pastor general del Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), será acusado hoy de los delitos de amenazas, daños, expresiones de violencia contra la mujer y violación, dijo la Fiscalía.

Trascendió ayer que el religioso había sido trasladado a la Subdirección de Tránsito de la Policía Nacional Civil, para que guardara en detención.

La reacción de las organizaciones de feministas no se hizo esperar, sobre todo ante la posibilidad de que estuviera en mejores condiciones que el resto de reos.

El Instituto de Estudios de la Mujer Norma Virginia Guirola de Herrera (Cemujer), en un comunicado difundido ayer, manifestó su rechazo al hecho que al parecer desencadenó en violencia entre el pastor Rivas y una mujer.

"La violencia contra las mujeres es violencia a derechos humanos", indica.

Las feministas afirmaron que Cemujer rechaza cualquier expresión de violencia en contra de las mujeres, niñez y adolescencia, "venga de donde venga".

Advierten además que la violencia es intolerable, no importa si el agresor es empresario, político, pastor, sacerdote, comunicador, juez, pandillero, sindicalista, personaje público, entre otros.

"La justicia debe ser una realidad. La impunidad sigue caminando sin problemas por las calles y los pasillos de las instituciones", afirmó.

"No podemos quedarnos en silencio, debemos denunciar la impunidad, corrupción y doble moral", indica la organización Cemujer.

Los hechos que se le imputan a Rivas habrían ocurrido la tarde y noche del viernes en el interior de un motel de Santa Elena, en Antiguo Cuscatlán, La Libertad.

Una mujer denunció al pastor al 911 de la Policía, tras haber, supuestamente, retenido por la fuerza a la víctima y agredirla físicamente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación