Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Hospital Bloom atendió 46 niños heridos de bala

Las cifras de niños baleados atendidos en el hospital Benjamín Bloom duplican las de 2013 y 2014.

Un niño de 6 años falleció en el Bloom tras recibir un disparo en la frente. En el mismo hecho fue asesinado su padre.

Un niño de 6 años falleció en el Bloom tras recibir un disparo en la frente. En el mismo hecho fue asesinado su padre.  | Foto por Archivo

Un niño de 6 años falleció en el Bloom tras recibir un disparo en la frente. En el mismo hecho fue asesinado su padre. 

Los niños siguen siendo las víctimas colaterales de la violencia que persigue al país. Durante el 2015 en el hospital Bloom se duplicaron los casos de menores de edad lesionados en fuegos cruzados o alcanzados por balas perdidas. 

“Se han duplicado los casos de herida por arma de fuego, quiere decir que la violencia ha aumentado para que los niños lleguen a ser afectados”, señaló el jefe de Epidemiología del Bloom, Carlos Mena. 

El año pasado, el Bloom recibió a 46 niños por heridas con armas de fuego, la cantidad superó a la atendida durante el 2014 y el 2013. 

En el 2014, los niños baleados atendidos fueron 26 y en 2013, 21. 

Además, en los años anteriores no se reportaron muertes por heridas con arma de fuego y en el 2015 hubo dos fallecidos, lamentó Mena. 

Los últimos casos en ser ingresados al hospital por dicha causa llegaron el 29 de diciembre. 

Una niña de tres años fue alcanzada por una bala perdida, que la lesionó en el lado parietal derecho del cráneo. 

El jefe de residentes de Cirugía Pediátrica, Ignacio Machuca, informó que la niña, originaria de Ilobasco, pasó de emergencia a la sala de operaciones. 

Tras su intervención fue trasladada a la Unidad de Cuidados Intermedios. 

Aunque aun sigue ingresada en la unidad especial, se encuentra estable, aseguró Machuca. 

Ese mismo día ingresó un niño de 11 años, que fue lesionado de bala en la mano izquierda y en el antebrazo derecho. 

Machuca indicó que el niño fue herido al quedar en medio de fuego cruzado en la colonia  Chintuc, de Apopa. 

Sus lesiones no implicaron un grave riesgo para su vida, pero sigue hospitalizado. 

El año 2016 inició con tres niños ingresados en el Bloom por heridas de bala. 

Además de ambos menores, hay una niña, de nueve años, que está hospitalizada desde noviembre. 

La pequeña también fue herida por una bala perdida que la lesionó en el área del cuello y tráquea. 

Los médicos dijeron que la paciente está estable, pero no pudieron precisar más sobre su pronóstico y posible recuperación debido a que es una lesión muy delicada por la zona que fue afectada. 

Muertes por heridas de bala 

Mena señaló con preocupación que además de un alza en las atenciones por heridas de bala también han tenido fallecidos, pérdidas que no habían registrado en años anteriores. 

Una de las víctimas fatales fue una niña de seis años, que fue lesionada en un ataque de pandillas en Apopa. 

La niña fue recibida en la sala de Emergencia del Bloom después de recibir un balazo en la cabeza. 

La bala entró por el lado parietal izquierdo del cráneo y salió por el derecho, provocando exposición de la masa encefálica. 

Debido a la gravedad de sus lesiones, la niña murió el 2 de noviembre en el hospital. 

“La cuestión de la violencia está afectando mucho a nuestros niños”, expuso Mena. 

El médico reiteró su preocupación por el alza de la violencia que cada día afecta más a los menores de edad. 

Mena añadió que anteriormente la mayoría de los casos se daban por balas perdidas, pero en los últimos años han visto más pacientes que resultaron lesionados en fuegos cruzados, ya sea entre agentes de seguridad y miembros de pandillas, o entre los mismos grupos delincuenciales. 

También han visto más casos en los que los padres de los niños eran el blanco de un ataque, y sus hijos también son lesionados. 

En muchos casos matan a los padres y se van también los niños, por eso preocupa que hoy estén duplicados los casos”, sostuvo Mena. 

Un bebé de ocho meses falleció el pasado 9 de diciembre tras recibir un balazo en la cabeza durante un ataque armado en el que fue asesinada su madre. 

Wendy Carolina Vázquez, de 19 años, cargaba a sus hijo cuando fue atacada a balazos por dos hombres. 

La joven falleció en el lugar y el bebé fue trasladado al Bloom, donde murió, informó la Policía. 

Un infante de tres años también ingresó en estado crítico al Bloom, a finales de noviembre. 

El niño y su padre fueron baleados al ser víctimas de un intento de asalto en San Miguel.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación