Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Honduras promueve la isla Conejo como destino turístico

La Iglesia Católica salvadoreña pidió hoy defender la soberanía de ese territorio por la vía diplomática

La isla Conejo, ubicada en el golfo de Fonseca. Foto/ Archivo

La isla Conejo, ubicada en el golfo de Fonseca. Foto/ Archivo

La isla Conejo, ubicada en el golfo de Fonseca. Foto/ Archivo

La isla Conejo ya está lista para recibir a turistas, dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, Fredy Díaz Zelaya, según publica este domingo el diario local El Heraldo.

La pequeña isla de aproximadamente 0.5 kilómetros cuadrados, ubicada en el golfo de Fonseca, ha sido motivo de disputa entre El Salvador y Honduras, pues ambos países reclaman ejercer soberanía sobre ese territorio.

De acuerdo con la información del periódico hondureño, Díaz Zelaya basó sus declaraciones en la "disposición del presidente Juan Orlando Hernández de promoverlo como destino para veranear", luego de inaugurar en la zona un helipuerto.

"Ya el presidente, cuando se inauguró el helipuerto, dijo que estaba listo para que los hondureños pudieran visitar la isla Conejo, incluso ya se están vendiendo paquetes turísticos para visitar todas las islas del Golfo de Fonseca", indicó el jefe castrense.

Tras ser inaugurado el helipuerto, el gobierno de El Salvador envío “su más enérgica protesta” a través de una misiva dirigida a las autoridades del país vecino. En la carta exigía además la inmediata desocupación de la isla Conejo.

La protesta de El Salvador fue inmediatamente respondida por Honduras, la cual fue calificada como “impertinente”.

En relación a la disputa sobre la isla Conejo la Iglesia católica de El Salvador se pronunció este domingo.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, pidió que se defienda la soberanía de ese territorio por la vía diplomática.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación