Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hermanos sin dinero para comprar fármaco

El efectivo que los hermanos de José habían ahorrado se les terminó en el pago de exámenes y la primera dosis de medicina.

José Hernández, junto a su hermana y madre, en la entrada del Servicio de Hematooncología. foto edh /Yamileth Cáceres

José Hernández, junto a su hermana y madre, en la entrada del Servicio de Hematooncología. foto edh /Yamileth Cáceres

José Hernández, junto a su hermana y madre, en la entrada del Servicio de Hematooncología. foto edh /Yamileth Cáceres

José Roberto Hernández esperaba su ingreso, ayer, junto a su hermana y madre, en la entrada del Servicio de Hematooncología del hospital Rosales.

Para iniciar su segunda quimioterapia necesita etopósido, uno de los antibióticos que se agotaron en el establecimiento sanitario.

Pero su familia no pudo conseguir los $200 para comprar los ocho frascos que necesita en este momento.

A inicios de año, a José le diagnosticaron cáncer en los testículos. En enero fue operado en el hospital de Sonsonate, pero ahí fue desahuciado.

Su familia buscó atención el Rosales donde recibe tratamiento, pero para recibir el primer ciclo de quimioterapia, ellos compraron el fármaco, también le hicieron varios exámenes clínicos fuera del hospital.

Maura Marcelina Hernández, hermana de José, expresó que ellos son 11 hermanos, pero de escasos recursos económicos, la mayoría trabaja en labores domésticas.

"Pensábamos que podíamos ayudarle a él económicamente con los medicamentos, pero esto no es tan fácil como nosotros nos imaginábamos y ahora ya llegamos al momento en que no podemos comprarlos", comentó la hermana, visiblemente preocupada.

Maura dijo que tenían un dinero guardado, con el que pensaban adquirir los fármacos, pero debieron pagar en lo privado tres Tomografías Axial Computarizadas (TAC) porque el aparato del Rosales estaba dañado.

"Estas enfermedades no son para esperar, él no podía esperar un mes a que arreglaran el aparato y venir a sacar otra cita para que la dejaran dentro de dos meses, yo le dije a mis hermanos: 'No podemos dejar que esto esté pasando' y le hicimos los exámenes, pero nos quedamos sin dinero para el medicamento", añadió la joven.

José es carpintero y albañil, pero debido al cáncer no puede laboral. Recostado en una pared y mientras se toca la frente, el paciente dijo sentirse impotente ante la situación que atraviesan.

"Saber que no hay medicamentos cuando uno lo necesita lo que hace es deprimirlo a uno ", manifestó José.

A ellos no les queda otra opción que solicitar el apoyo de personas altruistas para continuar con el tratamiento.

Para ayudarle a José puede comunicarse con su hermana Maura al número de celular 7666-0986.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación