Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hay fracaso en el combate del mosquito

El doctor Rolando Cedillos señala que el Gobierno debe aceptar que el problema le rebasó y dedicar más recursos para frenarlo

Dr. Rolando Cedillos Médico de gran trayectoria especializado en infectología. Foto EDH / marlon hernández

Dr. Rolando Cedillos Médico de gran trayectoria especializado en infectología. Foto EDH / marlon hernández

Dr. Rolando Cedillos Médico de gran trayectoria especializado en infectología. Foto EDH / marlon hernández

Sin ningún preámbulo, el doctor Rolando Cedillos asegura que es un hecho que el país ha fracasado en el combate del vector que transmite los virus causantes del dengue y chikunguña.

"Hemos fracasado en la erradicación del Aedes Aegypti. Antes que se confirmaran los casos de chikunguña en junio, este ya era uno de los peores años en registro para el dengue en El Salvador", aseguró el galeno, especializado en el campo de las enfermedades infectocontagiosas.

Según Cedillos, ese desacierto está vinculado al hecho de que en el país ningún gobierno destina los recursos suficientes para el rubro de Salud y a partir de ello, tienden a evitar o retardar las declaratorias de emergencia.

El galeno destaca que el propio Ministerio de Salud ha admitido que no cuentan con los recursos para responder a una alerta, a una emergencia que ellos mismos se impongan. También subraya que, en el pasado, otros gobiernos han evitado decretar alertas, al sentirse acosados por los medios y por el temor a reflejar la admisión de un fracaso.

De cara a esta situación, Cedillos es del criterio que el Gobierno debe admitir el fracaso en el combate del mosquito y a partir de allí, plantear respuestas innovadoras que impliquen el involucramiento de todas las instituciones estatales y otros sectores.

A estas alturas, para el galeno no es aceptable que la cartera de Salud argumente que no se pudo detener la chikunguña porque la población es susceptible.

"Ese mensaje es de desaliento, de resignación, que no es lo que necesitamos", aseveró el epidemiólogo, al valorar el hecho de que la población de Uruguay es, de igual forma , susceptible al dengue y chikunguña, pero no tienen la enfermedad porque no tienen el mosquito.

Sin embargo, el profesional advierte que para lograrlo es necesario que se ataquen otros problemas que afectan a la población y que, al mismo tiempo, generan las condiciones para que haya criaderos.

Con ello se refiere al problema de la falta de acceso de agua potable domiciliar. "Mientras no se resuelva el problema del agua en El Salvador, la gente va a seguir guardando y por tanto (estará) criando mosquitos", señaló el infectólogo.

En este punto, considera que también se debe hacer lo propio por superar los problemas de disposición de desechos, como las bolsas de agua que la gente lanza a la calle y se convierten en criaderos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación