Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala, Honduras y El Salvador con nuevos bríos para la integración

Presidentes de estos países suscribirán en EE. UU. un plan para mejorar la economía y reducir la migración

Cada vez son más salvadoreños, hondureños y guatemaltecos que a pesar del riesgo y costo económico deciden emigrar a EE. UU. para mejorar sus condiciones de vida. Fotos EDH / archivo

Cada vez son más salvadoreños, hondureños y guatemaltecos que a pesar del riesgo y costo económico deciden emigrar a EE. UU. para mejorar sus condiciones de vida. Fotos...

Cada vez son más salvadoreños, hondureños y guatemaltecos que a pesar del riesgo y costo económico deciden emigrar a EE. UU. para mejorar sus condiciones de vida. Fotos EDH / archivo

Los vecinos más inmediatos de El Salvador, los principales socios comerciales Honduras y Guatemala, los que forman el llamado "triángulo del Norte" en Centro América, una vez más en la larga historia común han visto que no solo tienen una misma idiosincrasia sino que poseen los mismos problemas estructurales que no les permite alcanzar el desarrollo. Además padecen una sangría de su población que ve en Estados Unidos el "paraíso", lo que requiere una acción conjunta que les permita nuevamente retomar el camino de la integración para atraer más inversión, más trabajo, más seguridad.

En este contexto los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Guatemala, Otto Pérez Molina y Honduras, Juan Orlando Hernández, se reunirán en Washington el próximo viernes para analizar el documento "Lineamientos del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte"; en la cita los tres presidentes centroamericanos también contarán con la presencia del vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, bajo la coordinación del presidente del BID, Luis Alberto Moreno, y retomarán una vez más las viejas ideas de encarar los problemas de manera conjunta.

El Diario de Hoy tuvo acceso al documento base que se discutirá, que entre otras cuestiones plantea no solamente una valoración de la situación de los tres países centroamericanos, abatidos por la inseguridad, la inmigración ilegal entre otros, sino también medidas estratégicas para buscar salir del atolladero.

Se plantea con claridad que las líneas estratégicas de acción de ese plan tendrán como objetivo: dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas; desarrollar oportunidades para nuestro capital humano; mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia; y fortalecer las instituciones para aumentar la confianza de la población en el Estado.

Sin duda alguna, y así lo plantea con claridad el documento que discutirán los presidentes, que 9 por ciento de la población ha decidido dejar la región y buscar nuevos horizontes en Estados Unidos, lo que provoca un "desangramiento" en nuestros países mientras que también genera problemas de inmigración en México y Estados Unidos.

Esto último ha tenido su culmen dramático cuando miles de niños, muchos de ellos sin sus padres, se arriesgan a viajar al "norte", y han sido detenidos por las autoridades y puestos en centro de detención provisional mientras esperan su deportación.

¿Cómo lograr que las inversiones lleguen a nuestro países?.....¿cómo enfrentar la inseguridad y la desconfianza ciudadana ante las débiles instituciones del Estado, a veces penetradas por el crimen organizado, por la corrupción o simplemente por la ineficiente inercia de la incapacidad?...estas son algunas de las interrogantes que busca dar respuesta el documento base que los presidentes centroamericanos analizarán el viernes en la capital estadounidense y que sin duda alguna marcará un cambio de rumbo, que en el caso del gobierno salvadoreño será notable, luego de la gestión del anterior presidente Mauricio Funes que poco o nada se hizo para acercarse a Guatemala y Honduras, como tampoco se hizo lo suficiente para trabajar con mayor cercanía con Estados Unidos, además de tener un enfrentamiento casi a diario con el sector productivo, clave para la búsqueda de la generación de trabajo.

"Un mayor crecimiento de nuestras economías requiere atraer la inversión privada, promoviendo sectores y la concentración de actividades en áreas geográficas estratégicas" reza uno de los puntos del documento base.

En otro lugar se plantea la necesidad de un financiamiento a mediano plazo que permita enfrentar problemas de educación, de salud, de inclusión social.

Cuatro elementos son claves para la implementación del Plan, estos son: focalización territorial de los programas y coordinación regional; financiamiento bien definido del programa; un esquema de ejecución ágil y un sólido mecanismo de evaluación y seguimiento.

En julio pasado, recién tomada la presidencia Salvador Sánchez Cerén, tuvo un acercamiento con los presidentes de Honduras y Guatemala con el presidente Barack Obama en Estados Unidos; el marco de la reunión fue la crisis provocada por la inmigración masiva de niños inmigrantes en Estados Unidos, ahora la cita no solo busca tener como horizonte la inmigración sino buscar y caminar para que la región centroamericana tenga más y mejores oportunidades para que los ciudadanos puedan crecer y desarrollarse y no buscar su futuro en el "norte".

Al encuentro irán como observadores otros actores sociales (ver siguiente nota).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación