Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala con sistemas de transporte a medias

La tarifa no es "rentable" tanto para el Transmetro como para el Transurbano

La estación central sur o de transferencia, está ubicada en la zona 12. A este corredor llegan a diario cerca de 210 mil usuarios. foto edh / ericka chávez

La estación central sur o de transferencia, está ubicada en la zona 12. A este corredor llegan a diario cerca de 210 mil usuarios. foto edh / ericka...

La estación central sur o de transferencia, está ubicada en la zona 12. A este corredor llegan a diario cerca de 210 mil usuarios. foto edh / ericka chávez

De una flota de 3,150 buses que originalmente necesitaría el sistema de transporte público-privado Transurbano, de Guatemala, solo 455 unidades prestan el servicio actualmente.

El resto de la flota no ha sido adquirida por los transportistas debido al impago del subsidio por parte del gobierno, explicó a El Diario de Hoy Sergio Vázquez, vocero de Transurbano.

Este problema no les ha permitido implementar totalmente el sistema, el cual contaba con cuatro zonas o fases y 500 paradas de buses, de las cuales solo utilizan el 40 %, ubicadas en las zonas norte y sur de la capital chapina.

"La idea era que cuando se terminara de cubrir todo el sistema de Transurbano, ya estuvieran instaladas (las paradas) pero el mismo se quedó a la mitad. Otras están en un sector donde todavía no hemos llegado, pero ya no se continuó", explicó Vásquez.

Falta más de la mitad de la flota y de paradas para que el sistema se implemente en su totalidad.

El otro sistema que funciona en la ciudad de Guatemala, el Transmetro, sigue operando con pérdidas desde que fue implementado por la alcaldía hace ocho años.

La principal causa es que el costo del pasaje es muy bajo y no es representativo del servicio que prestan los 200 buses con los que cuenta.

Pese a los problemas que enfrentan ambos sistemas, siguen proporcionando el servicio a millones de usuarios, quienes pagan un quetzal ($0.13) a dondequiera que se dirijan.

En un promedio de 45 minutos los usuarios del Transmetro pueden movilizarse desde la central de transferencia, ubicada en la zona 12, hasta la zona uno, en el Centro Histórico de Guatemala. Las unidades utilizan el carril exclusivo y recorren un total de 11 kilómetros por un quetzal.

El Transurbano, un servicio que echaron a andar los empresarios de transporte y el gobierno en 2012, hace recorridos desde las zonas sur y norte de Guatemala hacia el Centro Histórico; solo que ahí los usuarios están obligados a hacerlo de forma electrónica.

El tiempo de recorrido no sobrepasa los 30 minutos cuando el tráfico no es pesado, ya que este no transita en carriles exclusivos.

En ambos casos, la tarifa no ha sido suficiente para cubrir los gastos de operación de las unidades; es por ello que tienen que recurrir a grandes subvenciones e inversiones para no trasladar el costo del sistema a los pasajeros.

Para Carlos Sandoval, vocero de la municipalidad de Guatemala, que administra Transmetro, el costo del pasaje tendría que ser más elevado para compensar el tipo de servicio que prestan.

Sandoval añadió que la alcaldía busca cómo financiar el proyecto para sostener la operación, ya sea con fondos propios o con la ayuda de la empresa privada. Él estimó que destinan cerca de 40 millones de quetzales anuales (más de $5 millones).

¿El Transmetro les genera pérdidas?, se le preguntó. "Sí, porque un pasaje estaría costando alrededor de 3.75 quetzales ($0.51), y hoy por hoy pagan uno ($0.13), entonces la diferencia de 2.75 quetzales que hace falta los absorbe la administración por usuario", explicó Sandoval.

Sergio Vásquez, por su parte, acotó que los retrasos en el pago del subsidio no les ha permitido tener capacidad para cubrir los compromisos financieros, los costos de operación y el mantenimiento de la flota.

"El gobierno debe más de ocho o nueve meses de subsidio y eso hace que ya no pueda responder ante las necesidades que tiene, ni cumplir con las necesidades preparativas ni con los compromisos", afirmó.

El Transurbano recibe un subsidio de 7 millones de quetzales mensuales para las 455 unidades ($958,904). Vásquez estimó que si el gobierno tuviera la capacidad de pagar el subsidio, pudieran ir "cubriendo (gastos) hasta donde sea posible".

"La tarifa no es rentable, operativamente. Lo que se ha buscado en un momento dado es que haya una mesa técnica que pudiera analizar la posibilidad de liberar la tarifa", expresó. Pero esto conllevaría a aumentar el costo del pasaje.

El mal estado de algunas paradas de buses también es otro problema que aún no solucionan los transportistas de Transurbano.

"El gobierno asumió ese compromiso (las paradas), que en su momento las instalaron, pero una vez terminó el gobierno, el actual ya no le dio seguimiento a eso y las paradas se quedaron así, ya no hay mantenimiento, algunas se han dañado", explicó Vásquez.

También dijo que la cantidad de unidades no son suficientes para transportar a más de 125 mil personas diariamente. Pero el adquirir nuevas unidades pasa por tener más recursos, de los cuales carecen.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación