Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno vuelve a subir el saldo de su "tarjeta de crédito"

En 2010 el saldo total se redujo a $190 millones, con un acuerdo de "mesa limpia" acordado por la Asamblea Legislativa

Gobierno vuelve a subir el saldo de su "tarjeta de crédito"

Gobierno vuelve a subir el saldo de su "tarjeta de crédito"

Gobierno vuelve a subir el saldo de su \"tarjeta de crédito\"

El Gobierno "topó" nuevamente su tarjeta de crédito, al elevar por segunda vez en su administración el saldo de las Letras del Tesoro (Letes) con las que financia la mayoría de sus gastos corrientes.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Hacienda a marzo de este año el Gobierno estaba a tan solo $17 millones de alcanzar un saldo de $800 millones, una cifra similar con la que cerraron las Letes en mayo de 2009, cuando comenzó la gestión de Mauricio Funes.

A esta fecha el Gobierno ya sobrepasó los $800 millones pues en promedio Hacienda hace cada semana una emisión de $20 millones de Letras en el mercado bursátil.

En mayo de 2009, cuando se conformó una comisión de transición para la llegada del presidente Funes, esta deuda de corto plazo se reestructuró a través de un acuerdo de "mesa limpia" pues como reseña el economista Luis Membreño en sus artículos, el Gobierno tenía deudas con proveedores por más de $240 millones y no tenía dinero líquido para pagarles ni para arrancar con la nueva administración.

La Asamblea Legislativa avaló el acuerdo y en diciembre de 2010 el saldo de las Letes se redujo a un mínimo de $190.9 millones, mientras que el Gobierno asumió el compromiso de mantener esa deuda controlada.

Sin embargo en 2011 las colocaciones comenzaron a subir. Cifras de $147, $129 y $97 millones comenzaron a disparar de nuevo el saldo hasta que al final de ese año el saldo total alcanzó una cifra de $569.7 millones.

Pero fue, sin duda, 2012 el año en el que Hacienda más recurrió a esta fuente de financiamiento pues sus emisiones de Letes por mes fueron de $179, $131, $100 , $128 y $111 millones, lo que evidenció la urgencia de dinero que tuvo el Gobierno en ese año.

Como era de esperarse, las constantes colocaciones de Letes dispararon el saldo, alcanzando una cifra récord de $866.7 millones, mucho más que el saldo que la Administración Funes recibió de su antecesor Antonio Saca, quien de acuerdo con Luis Membreño, no transparentó cifras del anterior gobierno.

Otra negociación

En noviembre de 2012 otra negociación de la deuda logró reducir a la mitad el saldo de $866 millones que Hacienda había disparado ese año.

El Gobierno emitió nuevamente una deuda de $800 millones en eurobonos, aduciendo que necesitaban dinero disponible para pagar a inversionistas a quienes se les vencía su deuda ese año.

Pero como los inversionistas no cobraron ese dinero, el Gobierno decidió tomar la mitad para el pago de Letes y la otra, para pagar a proveedores y subsidio al gas propano que debía desde hace meses.

De esos $800 millones en eurobonos, $404 millones se fueron directamente al pago de Letes, con lo cual el saldo total a inicios de 2013 se redujo a $560.5 millones, que el Gobierno ha ido aumentando mes a mes, hasta llegar, de nuevo a una cifra cercana a los $800 millones.

La diputada de ARENA, Mariela Peña Pinto, recordó que junto a la aprobación de los $800 millones, el Gobierno se comprometió a reducir sus gastos y administrar con austeridad, a través de un "Acuerdo de Sostenibilidad Fiscal" que según la legisladora, el Gobierno no cumplió. "No tienen palabra. Nada de lo que firmaron han cumplido", dijo la legisladora.

¿Una nueva reestructuración?

Tras llegar a un nuevo límite en la deuda de corto plazo, los políticos y economistas ya hablan de una nueva reestructuración de la deuda como opción para que el gobierno de Salvador Sánchez Cerén tenga dinero líquido.

El equipo de transición del nuevo gobierno, en el que están el diputado Roberto Lorenzana, la diputada Lorena Peña y el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ya se reunió con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington, EE. UU. y con representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para gestionar nuevos préstamos que puedan darle liquidez financiera al Gobierno.

Lorena Peña dijo hace unas semanas que el equipo de transición está revisando cómo están las cuentas del Gobierno: cuánto tiene de deuda, cuánto de déficit fiscal y el dinero disponible para comenzar con su gestión.

Sin embargo, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) ha manifestado que el Gobierno tendrá que hacer una reestructuración de su deuda si quiere tener dinero para afrontar sus gastos corrientes además de apretarse el cinturón para no heredar más problemas a los futuros gobernantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación