Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno salvadoreño toma distancia en la ONU respecto al aborto y diversidad sexual

Un diplomático salvadoreño aseguró que no apoyarán incluir la despenalización del aborto en las recomendaciones del SCW58

La sede de la ONU, en Nueva York, se realizó el 58º período de sesiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

La sede de la ONU, en Nueva York, se realizó el 58º período de sesiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

La sede de la ONU, en Nueva York, se realizó el 58º período de sesiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

El Salvador se distanció de la agenda del aborto y la diversidad sexual durante el 58o. período de sesiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW58) en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York.

Las tres grandes discusiones -política, ambiente y social- han sido tan complejas y polémicas que al cierre de esta edición no se había llegado a un consenso que permitiera emitir una Declaración final.

Los Estados negociaban sobre temas tan diversos como ocupaciones extranjeras, soberanía y cambio climático hasta la promoción de la abstinencia como freno a la pandemia del VIH/sida, confirmó el Embajador de El Salvador ante el organismo multilateral, Carlos García.

Pero el diplomático descartó que el Estado salvadoreño haya respaldado la cruzada de diversas organizaciones feministas por la despenalización del aborto.

"El Salvador no puede proponer, apoyar, aceptar el aborto. Una cosa es el aborto y otra es la salud sexual y reproductiva", declaró y razonó que "el Estado apoya la salud sexual bajo los parámetros establecidos en la legislación" salvadoreña.

La Constitución de El Salvador garantiza el derecho a la vida "desde el momento de la concepción".

La delegación oficial del país estuvo formada por García, quien además funge como vicepresidente de la Comisión; delegadas del Instituto para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu) y del área de desarrollo social de la Cancillería.

Representantes de organismos feministas presionan para que la ONU adopte el Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo, emanado de la Primera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe en agosto de 2013 (ver nota aparte).

Este documento, entre otras cosas, aboga por "la implementación de programas de salud sexual y salud reproductiva con perspectiva de género y derechos humanos". Además compromete a los países a garantizar el acceso a métodos anticonceptivos modernos, dar asesoría y atención integral frente al "embarazo no deseado y no aceptado" y, asimismo, la atención integral después del aborto, cuando se requiera, sobre la base de la estrategia de reducción de riesgo y daños, entre otros.

El funcionario aclaró que ese documento no está en discusión, ya que se ha trabaja con otros emitidos por las ministras latinoamericanas de asuntos de la mujer, en reuniones sostenidas en México y Santo Domingo.

"La percepción sobre una negociación sobre aborto (en el contexto de la CSW58) es infundada", precisó.

Los grupos feministas cerraron filas ante el cabildeo de posturas conservadoras, pro vida y en defensa de la familia.

"Sabemos que quienes usualmente hacen este lobby es el Vaticano..., quien no tiene solvencia moral para meterse en los temas de derechos humanos desde que ha sido pública toda la pederastia", dijo Sara García, al frente de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, la Colectiva Feminista para el Desarrollo Local y la Red salvadoreña de defensoras de los Derechos Humanos.

De acuerdo con un comunicado emitido por la Asociación para los derechos de la mujer y el desarrollo (AWID), las organizaciones feministas denunciaron que "los derechos humanos de las mujeres están siendo cuestionados en la Comisión por gobiernos con posturas conservadoras que impiden la negociación del documento y pretenden retroceder respecto a los derechos sexuales y los derechos reproductivos, el reconocimiento de diversas formas de violencia contra las mujeres, entre otros temas".

El Embajador García destacó que el cabildeo ha sido más complejo porque hubo "mucha ansiedad por negociar las posiciones respecto al género, para que sea incorporado como un eje transversal en la Agenda de Desarrollo posterior a 2015 (Post2015). Esta discusión no deberá ocurrir sino en septiembre.

En caso de no lograrse un consenso para las conclusiones a las 10:00 de la noche hora de Nueva York, no se prevé una extensión del proceso; sería declarado sin acuerdo como ocurrió hace dos años, explicó.

En ese caso sólo podrían someterse a votación otras declaraciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación