Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno pagó $6,086 Mlls. en salarios en quinquenio Funes

El problema está en que el Gobierno gasta más de lo que recibe en ingresos y donaciones

Gobierno pagó $6,086 Mlls. en salarios en quinquenio Funes

Gobierno pagó $6,086 Mlls. en salarios en quinquenio Funes

Gobierno pagó $6,086 Mlls. en salarios en quinquenio Funes

El pago de remuneraciones del Gobierno, hasta marzo de este año, ha sido de $6,086 millones, superando lo que se desembolsa en pensiones y programas sociales; con lo cual se ha ampliado el déficit de las finanzas públicas, según se desprende de las cifras del Ministerio de Hacienda y del Banco Central de Reserva (BCR).

Al enfocarse en las remuneraciones observamos que durante el quinquenio de la administración Funes (58 meses), el gasto en salarios se incrementó en $1,924 millones con respecto a la administración anterior.

Lo anterior significa un aumento del 46.2 % en remuneraciones, con lo que se puede concluir que este mayor porcentaje de empleados absorbió el 51.8 % del aumento de los ingresos tributarios (impuestos).

Esto significa que por cada dólar adicional que el Gobierno recaudó en impuestos, 52 centavos se usaron para pagar salarios; lo que se vuelve aún más preocupante ahora, ya que se está buscando implementar más impuestos.

El incremento en el monto de salarios se debe a que se aumentaron más de 27,000 plazas en el sector público.

Para el caso, en mayo de 2009 habían 128,667 trabajadores públicos y para marzo de 2014 habían aumentado a 156,129 colaboradores, lo que representó un aumento del 21.3 % en el tamaño del sector público (ver nota aparte).

Asimismo, al analizar las cifras brindadas por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), podemos ver que solo entre enero y marzo de 2014 el gasto público en concepto de remuneraciones fue de $499 millones, comparando este dato con el gasto en pensiones vemos una diferencia significativa, ya que hasta el mismo mes de este año se gastaron $109.3 millones.

Mayor déficit

Por otra parte, el déficit del Sector Público No Financiero, SPNF (gobierno, instituciones descentralizadas y empresas públicas no financieras) se mantuvo en un promedio del 4 % del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos cuatro años, hasta 2013.

Con lo cual el déficit acumulado sumó $3,618 millones, mostrando falta de disciplina fiscal.

Rigoberto Monge, analista económico, expresó que adicional al incremento del gasto público en remuneraciones también se ha visto un incremento en el número de empleos generados en el sector.

"No tendría ninguna objeción a que se incrementen las plazas, si las plazas significa una mayor eficiencia en los servicios al público, pero al no ver esa eficiencia lo que uno concluye es que la burocracia del estado ha incrementado en desmedro de una mayor eficiencia de servicio", concluyó.

Expone que más problemático que el aumento de planilla del sector público es el incremento en la remuneración promedio mensual que se aproxima a los $500 mensuales por empleado.

Esto significa que no solo creció el número de empleados, sino también el salario que se les paga.

Según el Informe de Coyuntura Económica al primer trimestre de 2014 de Fusades, en 2013 hubo otros factores que también afectaron las finanzas públicas, entre los cuales se incluye la desaceleración de los ingresos totales del Sector Público No Financiero debido a la caída de $55.5 millones en el superávit de las empresas públicas no financieras y $108.2 millones en donaciones.

El informe explica que, sobre todo, "la ampliación del déficit estuvo relacionada con un aumento de $337.4 millones en el gasto".

Pero el año pasado también sobresalió el incremento "anormalmente alto" del gasto en bienes y servicios, que fue de $157.7 millones, asociado también con el hecho de haber sido un año preelectoral y con el cumplimiento de compromisos cuyos pagos habían sido demorados en 2012. Además, hubo un incremento de $124.4 millones en remuneraciones el año anterior.

El exministro de Hacienda, Manuel Enrique Hinds, considera que el discurso del Gobierno saliente sobre mejorar la situación social a través de programas discrepa con las acciones del mismo. "Lo que ha hecho es aumentar la paga a la gente que trabaja en el gobierno y entonces, realmente, al pueblo no le llega nada", añadió. Durante la gestión Funes, se puede ver que, aunque el gobierno habla de programas sociales, esto es lo que menos se ha incrementado.

Adicionalmente, la reforma de pensiones ha sido acusada de ser la mayor causante del deterioro fiscal y del mayor endeudamiento del país; sin embargo, es el exceso de gasto en remuneraciones y gasto social lo que más ha golpeado las finanzas públicas.

Más impuestos

De acuerdo con cifras del BCR, en 58 meses de gestión del Gobierno saliente, los ingresos han sido $16,979 millones, esto representa $3,900 millones más que en la administración anterior, lo que equivale a un aumento del 30.1 %.

En cuanto a los ingresos tributarios, el gobierno recaudó $15,553 millones de dólares en 58 meses, esto muestra un aumento de $3,711 millones en impuestos (reflejo de las dos reformas tributarias anteriores). Y es aquí en donde empiezan los problemas, ya que el gasto corriente total aumentó $4,687 millones durante la administración actual, o sea que es 975 millones de dólares mayor que el incremento experimentado por los impuestos.

Continuará déficit alto

Fusades indicó que entre enero y marzo del presente año el déficit se redujo pero las señales apuntan a que se mantendrá alto en 2014. Al analizar el comportamiento de las variables fiscales durante el primer trimestre del año, se observa un comportamiento diferente a la trayectoria reciente.

A esto se refiere a que los ingresos del Sector Público no financiero se aceleraron, aumentando $58.5 millones, pero al mismo tiempo, se registró una caída de $61.9 millones en los gastos, resultando en una disminución de $120.4 millones en el déficit.

Pero, el impacto de la reforma fiscal de 2011 se está agotando y persisten problemas de liquidez, alto endeudamiento y pagos atrasados; por tanto, dice Fusades, el Gobierno deberá crear refuerzos presupuestarios por $1,700 millones, en el transcurso del año, para salir del atolladero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación