Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno dialogante y respeto a ideas diversas

El nuevo mandatario prometió gobernar para todos y dijo estar consciente de que la sociedad salvadoreña es plural, por lo que ofreció diálogo y la negociación.

Óscar Ortiz, con su mano sobre la Biblia que sostiene su esposa Elda, es juramentado como Vicepresidente del país por el titular del Congreso, Sigfrido Reyes. Foto EDH / Marvin Recinos

Óscar Ortiz, con su mano sobre la Biblia que sostiene su esposa Elda, es juramentado como Vicepresidente del país por el titular del Congreso, Sigfrido Reyes. Foto EDH...

Óscar Ortiz, con su mano sobre la Biblia que sostiene su esposa Elda, es juramentado como Vicepresidente del país por el titular del Congreso, Sigfrido Reyes. Foto EDH / Marvin Recinos

El presidente Salvador Sánchez Cerén dijo ayer que su estilo de gobernar será el diálogo con todos los sectores para resolver todos los problemas sobre la base de los acuerdos, pero también prometió respetar los "pensamientos diversos" y gobernar para todos.

"Aunque tengamos pensamientos diversos pero somos salvadoreños y queremos a nuestra patria El Salvador. No olvidemos que somos un solo pueblo, una sola patria donde cada uno se merece oportunidad de vivir en progreso y en paz", dijo en su discurso de toma de posesión de jefe de Estado.

Su promesa llega en momentos en que aún se viven rescoldos de la confrontación que mantuvo su antecesor Mauricio Funes con sectores empresariales como los aglutinados en la Asociación Nacional de la Empresa Privada, con el partido ARENA y con aquellos que cuestionaran su gestión.

En ese clima asume Sánchez Cerén, de quien sus más cercanos le reconocen su capacidad de dialogar y concertar. "La realidad que vivimos nos exige consensuar, buscar acuerdos y soluciones porque, insisto, solamente porque unidos crecemos todos", afirmó ayer.

Y para reafirmar su ofrecimiento de diálogo y entendimiento con todos lanzó esta reflexión: "Es tiempo de entendernos, de avanzar, de dialogar, de concertar para el bien de todos".

El también dirigente farabundista asumió ayer la Presidencia de la República tras ganar una apretada contienda el pasado 9 de marzo con el partido ARENA, en la que la diferencia de votos a su favor fue del 0.22 %.

Tras la elección, quedó claro que El Salvador era un país dividido, un hecho que ha permitido acercamientos entre el FMLN como partido gobernante y ARENA, su principal opositor.

Ayer, Sánchez Cerén dijo que como firmante de los Acuerdos de Paz tiene el compromiso de construir una "sociedad abierta al diálogo, respetuoso de las ideas" en búsqueda de un objetivo común.

"No importa de dónde venimos, dónde vivimos, si somos jóvenes o adultos, en este país todos tenemos un lugar. El Salvador es de todos y para todos", lanzó en tono conciliador.

En ese sentido insistió en que la participación de todos será fundamental en su gobierno, pues consideró que el derecho y la responsabilidad de construir este país es de todos.

"Estoy consciente que los problemas y los enfoques son diversos y que tenemos una sociedad plural. Yo, como firmante de los Acuerdos de paz, sé que su eje transversal es promover una sociedad abierta a la negociación, al diálogo y al debate permanente y respetuoso de las ideas", cerró su discurso de ayer.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación