Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Giuliani pide voluntad política contra la criminalidad

Durante su periodo como alcalde de la ciudad de Nueva York, Giuliani logró reducir la delincuencia en casi un 70 % y, tal como él cuenta, los asesinatos pasaron de 2,000 a 500 al año

Giuliani pide voluntad política contra la criminalidad

Giuliani pide voluntad política contra la criminalidad

Giuliani pide voluntad política contra la criminalidad

Desde su oficina en el piso 49 de un imponente edificio situado en la Avenida de las Américas, en pleno corazón de Manhattan, el exalcalde de Nueva York y actual consultor de seguridad, Rudolph Giuliani, ha conversado con periodistas salvadoreños sobre su nuevo gran reto: colaborar para lograr vencer la delincuencia en El Salvador y poder devolver la esperanza al país. Durante su periodo como alcalde de la ciudad de Nueva York, Giuliani logró reducir la delincuencia en casi un 70 % y, tal como él cuenta, los asesinatos pasaron de 2,000 a 500 al año. Nueva York dejó de ser una de las ciudades más violentas del país y sus habitantes, unos ocho millones, recuperaron la confianza para volver a salir a caminar a las calles.

Es indudable que el éxito en el combate al crimen le otorgó fama a Giuliani, pero lo que lo convirtió en una figura mundial fue el liderazgo ejemplar que mostró tras los atentados terroristas del 9/11, lo que le valió para ser bautizado por el New York Times como "Winston Churchill con una gorra de béisbol" y ser nombrado "Personaje del Año" en 2001 por la revista Time.

Giuliani es un hombre que sabe de crimen. Antes de ser alcalde, fue el fiscal que derrotó a la mafia en Nueva York, y lo ha visto casi todo, pero se sorprendió cuando le comenté que 5 policías habían sido asesinados desde el inicio del año hasta el día de la entrevista (ahora son 7) y contestó que le rompía el corazón saber esa noticia. "Perdimos en Nueva York a 2 policías en diciembre y esto arruinó las Navidades para la ciudad. Amamos a nuestras policías, a pesar de las protestas tontas ocasionales, el 99 % de la ciudad ama a sus policías", subrayó.

¿Hay esperanza?

El hombre que quebró el poder de la mafia en Nueva York y que ha trabajado en diversos países latinoamericanos cree que la inseguridad sí se puede resolver en El Salvador, pero se necesita voluntad política para llevar a cabo los planes. "Mi equipo y yo podemos ayudar poniendo en marcha un programa que reduzca el crimen, pero es inútil si no existe voluntad política en El Salvador para llevarlo a cabo", explica Giuliani.

El exalcalde de Nueva York considera que la principal prioridad de los líderes políticos debe ser mantener a las personas a salvo, porque no hay ningún derecho civil que valga si no estás vivo. "No proteges los derechos civiles si a alguien le disparan en la cabeza", añade.

¿Cómo trabajará Giuliani?

La prioridad de la asesoría será reducir el crimen. Giuliani envía un equipo liderado por un experimentado combatiente del crimen, John P. Huvane, el cual estará en el país una semana, de manera discreta, obteniendo la información necesaria para hacer un reporte preliminar y posteriormente hacer un reporte final con una serie de recomendaciones. Giuliani tiene claro que la información no se puede obtener a través de medios de comunicación y reportes, el equipo debe estar en el país para ver cómo sucede el crimen, las reacciones de la policía y la relación de cooperación entre las distintas autoridades.

John P. Huvane liderará un grupo de personas expertas en un sistema informático llamado CompStat, el cual es utilizado por la policía de Nueva York y reproducido en muchos otros departamentos de policía, que sirve para medir el crimen y para evaluar el desempeño de los policías. Giuliani considera que antes de combatir el crimen, tienes que ser capaz de localizarlo y verlo. CompStat permite ver el crimen en un mapa en tu computadora, te muestra el tipo de crimen y la frecuencia con la que se comete en esa zona; de esta forma la respuesta de las autoridades puede ser más efectiva y se puede prever con mayor facilidad los sitios donde se cometerán crímenes.

El staff de Giuliani es bilingüe, está familiarizado con la situación del país y con experiencia en otros países de la región. En su mayoría son antiguos policías y exmiembros del FBI. Una de sus especialidades es el combate de la corrupción, clave para reducir los índices de criminalidad. Su equipo ha tenido éxito en países como México, Colombia y Brasil, y Giuliani no duda de que lo tendrán en El Salvador. Su forma de trabajar es clara: investigación, reporte preliminar, vuelven en un par de meses a presentar las recomendaciones y están disponibles para ayudar a implementarlas en los próximos años.

Tregua entre pandillas

La regla general que se sigue es que no se negocia con terroristas o criminales. Porque al negociar, los incitas a continuar con sus operaciones criminales. Hay excepciones, por ejemplo, cuando hay vidas en juego. Pero la regla general debe ser que la negociación terminará otorgándoles más poder a estos grupo criminales y llevándolos a acorralar al gobierno exigiéndole más negociaciones para obtener más beneficios.

No puedes tener una tregua permanente, es dañino para el país, porque los criminales saben que tienen el control e intentarán negociar otra vez con la amenaza de que si no cumples sus demandas, volverán a lo mismo. La mejor respuesta ante los grupos terroristas y las pandillas es enfrentarlos. Haces lo que hizo Colombia: combates a las FARC y los narcotraficantes para poder tener un país verdaderamente pacífico.

¿Es la política de Tolerancia Cero una especie de Mano Dura?

Giuliani explica que el nombre de Tolerancia Cero fue inventado en Francia y es un error que se debe corregir en todas partes del mundo. Sus políticas de seguridad se inspiran más en la teoría de la Ventana Rota que en la Tolerancia Cero. La Teoría de la Ventana rota lo ha llevado a entender que se deben recuperar las calles o el crimen se irá extendiendo de una calle a otra.

En Nueva York significó que la policía volvió a controlar las calles, no los narcotraficantes. Esto no significó que los erradicaron, pero recuperaron el control de las calles. Giuliani sabía que en Nueva York había tantos vendedores de droga que no los podía remover a todos, pero sí podía sacarlos de la calle y obligar a que la gente que quisiera drogas fuera a casas, luego atraparía a los narcotraficantes en casas. La idea del exalcalde era recuperar la calle para gente honrada.

"Cero Tolerancia no significa ir detrás de cada crimen y acosar a las personas, sino recuperar el control de las calles para que las personas se sientan seguras", explica Giuliani. Las personas no deben preocuparse de que irán a prisión por una multa de trafico o por tirar basura. Las penas de cárcel se aplican a gente mala, no a buenas personas. "Si una persona decente comete un error, no será arrestada", especifica Giuliani. La idea fundamental de las políticas implementadas por Giuliani es sacar a los delincuentes de las calles y empujarlos a lugares donde puedan ser capturados.

El caso mexicano

México fue uno de los primeros países en los que trabajó Giuliani en 2003 y él considera que fue exitoso, a pesar de que hay algunos sectores críticos con él. Sin embargo, especifica que tuvo éxito en México, D.F., en el resto del país no quisieron seguir sus recomendaciones y el crimen de la capital huyó a distintas ciudades, en las cuales ahora el presidente Enrique Peña Nieto está teniendo muchos problemas. Diez años después de la asesoría, el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del D.F. afirmó que los índices delictivos se habían reducido en un 20 % en la ciudad.

Marcelo Ebrard, Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal durante la asesoría de Giuliani y luego Jefe de Gobierno del Distrito Federal, implementó muchas de las recomendaciones de Giuliani y fue exitoso en reducir el crimen en la capital, pero el resto del gobierno no lo hizo. El exalcalde de Nueva York aclara tajantemente: "Nosotros nunca somos exitosos, ustedes son exitosos".

No obstante, el célebre asesor de seguridad aclara que nunca se resuelve el crimen en todo un país. Por ejemplo, Nueva York puede tener bajos índices de homicidios y Detroit altos, pero El Salvador tiene la ventaja de ser un país pequeño en el que si se resuelve la criminalidad en San Salvador, este efecto puede expandirse al resto de la nación como una bola de nieve.

Te puede interesar leer: Los conceptos de giuliani

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación