Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

General John F. Kelly: "Tenemos la obligación moral de ayudar al Triángulo Norte a erradicar la violencia"

General John F. Kelly: "Tenemos la obligación moral de ayudar al Triángulo Norte a erradicar la violencia"

General John F. Kelly: "Tenemos la obligación moral de ayudar al Triángulo Norte a erradicar la violencia"

General John F. Kelly: \"Tenemos la obligación moral de ayudar al Triángulo Norte a erradicar la violencia\"

El general John F. Kelly lleva casi tres años al frente del Comando Sur de los Estados Unidos. A partir de su conocimiento de la región, considera que Latinoamérica ha progresado mucho en los últimos años en aspectos económicos y sociales, pero señala aún existen "corporaciones criminales" en la región que exportan drogas, armas y personas, las cuales representan un peligro para la seguridad nacional de EE. UU.

En su discurso en el prestigioso Atlantic Council, Kelly puso mucho énfasis en una de las regiones del Continente que más le preocupa: el Triángulo Norte de Centroamérica. Y lamentó que muchas personas en Estados Unidos solo ponen atención a ciertas partes del mundo cuando sus problemas llegan a las portadas de los periódicos.

El comandante Kelly se refirió a la reciente crisis humanitaria del verano pasado en la que miles de niños centroamericanos entraron a Estados Unidos sin compañía de adultos por el "infierno" de violencia que viven en sus países.

El militar recordó que muchas personas le preguntaban: "¿No aman los padres a sus hijos (migrantes)?". Y él respondía: "Sí, los aman tanto como nosotros amamos a nuestros hijos, es por eso que los mandan en un viaje que saben que es peligroso, para intentar salvarles la vida".

Kelly no puso reparos en reconocer que una de las principales causas de la violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras es el excesivo consumo de drogas en Estados Unidos. "No existe narcotráfico libre de violencia", afirmó Kelly, porque miles de personas mueren en el proceso, aunque esto no se perciba así en Estados Unidos.

El general Kelly se mostró optimista con la iniciativa de Alianza para la Prosperidad, en la que los tres países de la región están trabajando juntos y "eso es poderoso".

Kelly urgió al Congreso de los Estados Unidos a aprobar los $1,000 millones que el Presidente Barack Obama ha pedido para ejecutar el plan y se mostró convencido de que si Estados Unidos no colabora a mejorar las condiciones de vida de los tres países, entonces habrá otra ola de inmigración masiva.

"El Triángulo Norte de Centroamérica no es nuestro patio trasero, son nuestros vecinos", afirmó Kelly con mucho respeto.

El jefe militar consideró a Colombia como un ejemplo a seguir para Honduras, Guatemala y El Salvador.

Kelly explicó que hace años todos creían que rescatar a Colombia de la violencia era imposible, tal como muchos creen ahora con respecto al caso del Triángulo Norte, pero la misión imposible fue posible. Estados Unidos colaboró con Plan Colombia, no tanto con fondos (la mayoría fueron puestos por los colombianos), sino con inteligencia e información, y ahora, según Kelly, Colombia es un país milagro.

Durante el foro, el embajador de Colombia en Washington, Luis Carlos Villegas, pidió al general Kelly más ayuda para el Triángulo Norte de Centroamérica y ofreció la ayuda de su país para que "Alianza para la Prosperidad" tenga éxito. La oferta fue recibida con sonrisas por parte de los embajadores de Guatemala, El Salvador y Honduras, también presentes en el encuentro.

Con respecto al uso de militares para combatir a las pandillas, Kelly se mostró comprensivo con los gobiernos del Triángulo Norte y afirmó que "todo gobierno tiene una responsabilidad absoluta de proveer seguridad a su gente y si están sobrepasados con el crimen y tienen un ejército capaz, entonces no veo ningún problema".

Kelly recordó a los presentes que en Latinoamérica frecuentemente los militares son los actores estatales más respetados y admirados, y a muchas personas les gusta ver a su ejército y no a la policía porque desconfían de esta. "Como estadounidenses creemos que los policías son para asuntos internos y el ejército para externos, pero no es así en todo el mundo", explicó Kelly.

En esa misma linea, el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos afirmó: "Si la única opción que tienes es usar el ejército, entonces eso es lo que tienes que hacer". Y mencionó que el hecho de que en Estados Unidos eso no guste, no significa que no se haga.

El comandante se mostró convencido de que el rol de Estados Unidos en la región es apoyar con inteligencia e información para ayudar a desmantelar a estas "corporaciones criminales" que corrompen a las autoridades de los países latinoamericanos y que son muy eficientes para exportar productos ilícitos. Añade que estas organizaciones son un peligro para Estados Unidos porque "cualquiera que pague el precio se puede mover en esta red" y eso significa que son capaces de mover terroristas y armas químicas.

El general Kelly también detalló que está intentando conseguir más fondos para incrementar los entrenamientos para las fuerzas de seguridad locales de los distintos países y que ningún país de la región le ha pedido que ponga soldados en tierra, pero que todos le han pedido ayuda con tareas de inteligencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación