Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gasto excesivo e ineficiente es el problema fiscal, no las pensiones

El analista de Fusades, Álvaro Trigueros, criticó que el Gobierno tiene recursos para pagar pensiones, pero ha preferido no hacerlo.

alvaro trigueros

Álvaro Trigueros explicó que la falta de liquides se debe a los gastos ineficientes del Gobierno, no al pago de pensiones. | Foto por elsalv

El gasto excesivo e ineficiente que ha tenido el Gobierno es lo que ha deteriorado las finanzas públicas. El pago de las pensiones es apenas una fracción de lo que han crecido otros gastos.

Esta fue la reflexión que compartió el director de estudios económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), Álvaro Trigueros, durante un foro realizado el miércoles por la noche.

Trigueros dijo que el Gobierno enfrenta una constante falta de dinero en efectivo. A la fecha sus ahorros en el sistema bancario y el Banco Central de Reserva suman $445 millones, mientras que sus gastos mensuales son $500 millones, estimó.

Ese déficit es lo que lleva al Gobierno al alto endeudamiento a través de las Letras del Tesoro (Letes). Estos instrumentos financieros acumulan una deuda de $929.5 millones que deben pagarse este año.

Sin embargo el economista aclaró que, contrario a lo que dicen los funcionarios de Gobierno, el pago de pensiones no es la causa de este creciente endeudamiento de las finanzas públicas.

En primer lugar porque desde 2001 a la fecha, tiempo en que el Gobierno lleva pagando las pensiones públicas, este gasto ha crecido hasta unos $500 millones anuales. Por contraparte los ingresos por impuestos han crecido en $2,574.8 millones en ese período.

El problema es que el Gobierno ha dado prioridad a otros gastos, según indicó el analista. Entre 2007 y 2015 el gasto destinado para pensiones solo ha crecido 0.3 % en relación al Producto Interno Bruto (PIB).

Mientras tanto la partida de transferencias corrientes, dentro de la que se incluyen los subsidios, ha aumentado un 0.5 % y el pago de remuneraciones incrementó a un 1.9% en relación al PIB.

Además Trigueros insistió en que el Gobierno tiene una crisis de liquidez porque en el presupuesto omite algunos gastos y prevé más ingresos que los reales.

Por ejemplo en 2015 se estima que el Gobierno recibió $313.7 millones menos de lo que esperaba.

Al mismo tiempo, el presupuesto indica que al año la devolución de impuestos (como renta e IVA exportador) es de solo $4 millones, cuando en la realidad son $200 millones.

Los gastos en subsidios, además, mantienen siempre una diferencia de $50 millones entre lo presupuestado y la realidad.

Todas estas diferencias entre ingresos y gastos terminan agregando más presión y endeudamiento a las finanzas públicas.

Ante esto Álvaro Trigueros consideró que la propuesta del sistema mixto no resuelve ni el problema fiscal ni las necesidades de los trabajadores.

Primero porque situaciones como la baja cobertura y la limitada rentabilidad de los ahorros son abordados de manera superficial en la versión preliminar del decreto.

También porque, aunque la reforma pasaría más de $4,000 millones al Estado, las fallas del presupuesto y el gasto ineficiente continuarán.

“La propuesta no se ha hecho para una política de pensiones se ha hecho para resolver un problema fiscal, pero no lo va a resolver”, concluyó Trigueros. Para el analista los problemas fiscales y de pensiones deben resolverse con políticas independientes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación