Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gamarra: La ayuda de Petrocaribe es insostenible

Especialista de la Universidad de La Florida dice que sus países miembros tendrán fuertes crisis si no generan esquemas productivos que erradiquen la dependencia

Eduardo Gamarra se graduó como doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Pittsburgh en 1987. Foto EDH

Eduardo Gamarra se graduó como doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Pittsburgh en 1987. Foto EDH

Eduardo Gamarra se graduó como doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Pittsburgh en 1987. Foto EDH

Los países que ingresan a Petrocaribe, que se acostumbran a vivir del subsidio al combustible que les provee el gobierno de Venezuela, a cambio de abrazar el socialismo del Siglo XXI, sufrirán fuertes crisis económicas en el futuro próximo, dice Eduardo Gamarra, director del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de la Universidad de La Florida.

Petrocaribe es una alianza en materia petrolera, creada en junio de 2005 por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, con la integración de algunos países del Caribe, y cuyo objetivo es venderles el petróleo en condiciones de pago preferencial, pero a cambio de dar su respaldo internacional al sistema político de Venezuela y adherirse a su movimiento del Socialismo del Siglo XXI.

"Yo creo que hay un compromiso político muy fuerte, no van a votar en contra de Venezuela ninguno de los países de Petrocaribe, incluyendo Haití, no van a hablar mal del presidente Maduro, no van a hablar mal de las elecciones, no van a ir a un foro, ni siquiera a una entrevista de televisión para hablar mal de (Venezuela) porque es un compromiso económico muy fuerte que les garantiza estabilidad temporal", dijo Gamarra ayer en la entrevista Frente a Frente.

"Es un modelo que ha funcionado durante la última década, pero basta ver la crisis venezolana en términos económicos. Esto es insostenible en el tiempo. ¿Cuánto más va a durar esto, 5 años, 10 años?", se preguntó Gamarra, quien prevé consecuencias muy graves para el futuro cercano de los países que forman parte de esa alianza.

"Imaginémonos que el proyecto político de Venezuela va a durar 10 años más. Si estos países como República Dominicana, Haití, Centroamérica y el Caribe no empiezan a generar alternativas a esa dependencia vamos a tener serios problemas", analizó Gamarra.

El especialista en estudios latinoamericanos anticipó que la crisis económica a la que se enfrentarán estos países será alimentada por el crecimiento demográfico que ya está generando un estrato de población muy joven y acostumbrada a unas expectativas enormes.

"Y lo que está pasando, y que es extremadamente peligroso, es que tenemos un déficit de la democracia, que se da cuando la población tiene demasiadas expectativas y hay incapacidad de los gobiernos de responder a estas expectativas", agregó.

Gamarra también criticó fuertemente los regímenes que implementan toda clase de subsidios, supuestamente para solucionar los problemas sociales, por considerar que "con estos subsidios no se responden a esas expectativas, sino que son simples paliativos temporales en el tiempo, que ayudan a ganar elecciones pero no a resolver el problema estructural que tienen todas estas economías".

No obstante aceptó que han tenido algún impacto interesante en la reducción de la pobreza como en algunas zonas de Brasil, pero que "uno no puede basar un modelo de crecimiento y de reducción de la pobreza en subsidios permanentes".

En tal sentido comentó que los gobiernos están en la obligación de propiciar las condiciones necesarias para la generación de riqueza entre sus habitantes, para irle ganando poco a poco la batalla a la pobreza.

"Se tiene que generar riqueza, y creo que la única fórmula de crecimiento (económico) ha sido una combinación adecuada entre el mercado y una buena regulación por parte del Estado", afirmó.

Inversión es prioridad

El estudioso de asuntos latinoamericanos advirtió que no se debe caer en la trampa de creer que alejándose de la lógica del mercado y adhiriéndose a una relación con Petrocaribe de Venezuela es mejor que darle prioridad a la atracción de inversión.

"Eso en mi opinión hay que verlo con mucho cuidado, porque a la larga yo creo que Petrocaribe ha funcionado, pero no es sostenible en el tiempo y ese es uno de los grandes temas que yo e discutido en Dominicana y en Haití. ¿Qué hacemos después de Petrocaribe?", cuestionó.

En ambos países su adhesión a Petrocaribe les ha dado resultado, pero eso no será para siempre, según Gamarra, quien habló también de El Salvador como un modelo regional que fue muy exitoso en el pasado reciente.

"Yo creo que El Salvador tuvo 20 años de un movimiento muy interesante de consolidación democrática, de democracia en torno a partidos básicamente de derecha, con un proceso de modernización profunda. La imagen que tenía en el exterior en términos de modernización económica, era de un país donde había una buena cantidad de inversión extranjera, en parte por la confianza que se tenía en esos gobiernos", dijo.

"Esa imagen muy positiva de El Salvador se ha perdido por las acciones de los dos últimos gobiernos, donde se empiezan a cambiar un poco las reglas del juego y el capital internacional empieza a desconfiar un poco y ya no viene con la frecuencia y la cantidad que venía antes", añadió.

Gamarra es analista boliviano de la política latinoamericana muy reconocido en Estados Unidos, además de ser profesor de la Universidad Internacional de La Florida y experto de la consultora internacional Newlink Research.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación