Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fundasida: "Prácticamente es una lucha que ya perdimos"

Organizaciones creen que Salud debió dejar fondos para el día de la prueba del VIH

Personal de Salud y de diferentes organizaciones tomaron la prueba de VIH en la capitalina Plaza Cívica el año pasado. Foto EDH

Personal de Salud y de diferentes organizaciones tomaron la prueba de VIH en la capitalina Plaza Cívica el año pasado. Foto EDH

Personal de Salud y de diferentes organizaciones tomaron la prueba de VIH en la capitalina Plaza Cívica el año pasado. Foto EDH

Desde hace siete años, cada último viernes de junio, miles de personas en los 14 departamentos se tomaban la prueba de VIH. Hoy es la excepción, pues esta estrategia ha quedado suspendida por falta de recursos.

Francisco Ortiz, director de Fudasida y miembro del Foro (de las) ONG en la Lucha contra el VIH/Sida, dijo ayer: "Prácticamente es una lucha que ya perdimos por el tema del presupuesto".

El 20 de mayo, el Foro denunció públicamente la suspensión del Día Nacional de la Prueba de VIH, que se desarrollaba en el país desde 2007 por un decreto ministerial y calificaron la medida como "un retroceso". El foro advirtió que el riesgo es que se incrementen los casos confirmados de la infección. Ortiz considera que el Ministerio de Salud (Minsal) debería buscar recursos para suplir esa demanda.

"La ministra decía que todos los días hay pruebas, y eso es cierto, el problema es que el 'día de la prueba' no necesariamente se tiene que ir a un centro de salud, sino que se acercaba la prueba. Era una atención expresa, ese mismo día le daban los resultados", acotó el director de Fundasida.

En 2007, solo en el Día Nacional de la Prueba de VIH se tomaron 54 mil 619 exámenes y el año pasado 117 mil 381. En cada jornada se detectaron entre 200 y 300 nuevos casos.

El 21 de mayo, la entonces ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, reconoció que no tenían dinero para la jornada, ella y la jefa del programa Nacional de ITS/VIH/Sida, Isabel Nieto, argumentaron que la estrategia fue subvencionada por el Fondo Global.

"Nosotros como Ministerio no estamos en condiciones de financiar el día de la prueba; hemos estado financiando gracias a los aportes que hemos tenido, pero por otra parte, si fuera necesario, si fuera indispensable, buscaríamos recursos", declaró Rodríguez.

Rodrigo Simán Siri, uno de los exdirectores del Programa Nacional de ITS/VIH/Sida, considera que hubo una mala planificación del gobierno anterior y que esta medida puede traer consecuencias.

Simán Siri dijo lamenta que la estrategia se haya suspendido porque era un día en el que los salvadoreños se tomaba el tiempo para hacerse el examen y en el que se hacían cientos de diagnósticos y, sobre todo, había prevención.

"Lamento que no haya habido una planificación y lamento la incapacidad de las personas en no planear esto, cuando ha habido fondos, cuando es una estrategia que era admirada. En ningún país de Centroamérica se hacía a nivel nacional, se hacía nada más en algunos municipios, en algunas zonas...", afirmó Simán Siri.

Odir Miranda, presidente de la Asociación Atlacatl Vivo Positivo, indicó que está en contra de la suspensión del Día Nacional de la Prueba de VIH. Sin embargo, considera que desde hace tiempo debía haberse cambiado la estrategia.

Agregó que en muchos casos se violentaba el derecho a la confidencialidad de las personas al no haber un espacio cerrado para brindar la consejería.

"El día se debería mantener, ya no de la manera como se ha venido haciendo en los últimos años, nosotros cuestionamos muchas veces la calidad de la preconsejería", añadió Miranda.

El presidente de la asociación Atlacatl manifestó que este es un día que la gente espera. Considera que el suspenderlo significa un retroceso en la sensibilización y concienciación que ya se había hecho en la población y, aseguró, que muchos han llamado a la fundación preguntando sobre la jornada.

"El Ministerio de Salud debió haber previsto que los fondos externos que se tenían para este tipo de acciones no iban a ser todo el tiempo, deberían haber creado un presupuesto para esto", acotó Miranda.

En mayo pasado, Nieto expresó que el país está asumiendo nuevas estrategias para la detección de los casos de VIH, dado que la epidemia en el país está concentrada en hombres que tienen sexo con hombres (HCH), mujeres transgénero y trabajadores del sexo.

"Se planteó para estas poblaciones el acceso a pruebas en horas no tradicionales, en los lugares donde se reúnen o sitios de trabajo llámese night club, la calle o donde sea", comentó Nieto. Según ella la prevalencia de VIH en la población en general es de 0.7 por ciento. En cambio en los hombres que tienen sexo con hombres es del 11 por ciento, en las trabajadoras del sexo del 4.5 por ciento y en las transgénero casi es del 24 por ciento. Las autoridades se ampararon en que todos los días en la red de establecimientos públicos está disponible el examen y es gratis.

El director de Fundasida explicó: "Ese día se detectaban casos en la tercera edad, amas de casa, adolescentes, que no son de las comunidades clave que está apoyando el Fondo Global. Esa parte tendría que asumirla el Ministerio, pero nos dice que no tiene presupuesto".

Simán Siri cree que quizá las autoridades tuvieron que priorizar los grupos de alto riesgo; algo que está bien, según él, pero advierte que en el país toda la población es vulnerable; por eso la estrategia del Día Nacional de la Prueba de VIH era admirada por otros países.

Agrega que la población a la que se volcará la atención pertenece a grupos que están escondidos en medio de la población general, como las trabajadoras del sexo: "Oficialmente, solo quienes están en los centros de prostitución son catalogados como trabajadores del sexo; pero hay miles de señoritas que se prostituyen y que no van a llegar a una unidad de salud a decir 'soy trabajadora del sexo', igual como no va a llegar una persona y decir 'soy homosexual' y a tomarse una prueba".

Por su parte, Guillermo Galván, especialista en el tema de VIH, dijo que esta medida surgió para hacer accesible la prueba; para que no hay barrera, para que la población pierda el miedo y de esa manera se puedan hacer diagnósticos tempranos. "Aquí estamos hablando no solo de implementar una política de salud pública, sino de modificar patrones sociales, normas sociales de convivencia. Si empezamos a ver que hacerse la prueba de VIH es algo normal en mi comunidad, será más fácil que una persona trans, una HCH se acerque a hacerse la prueba", acotó Galván.

El especialista comentó que, si la estrategia se suspende por falta de recursos, es lamentable; porque ya se estaba normando un patrón social.

Añade que el gran problema es que el 65 % de las nuevas infecciones es provocado por gente que no sabe que tiene el virus, pues "los que conocen su diagnóstico se cuidan".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación