Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fundación Clinton entrega premio Hult Prize a salvadoreño

Exmandatario estadounidense, Bill Clinton dio el reconocimiento y premio de $1 millón. Hult Prize es una competencia mundial en la que participan emprendedores sociales. El salvadoreño Andrés Escobar integró el equipo

Es la primera vez que un salvadoreño gana en la competencia mundial de emprendedores sociales.

Es la primera vez que un salvadoreño gana en la competencia mundial de emprendedores sociales Hult Prize. | Foto por CA

Es la primera vez que un salvadoreño gana en la competencia mundial de emprendedores sociales.

El deseo de ser parte de un cambio para mejorar el país, impulsó por más de un año a Andrés Escobar, de 29 años, a superar jornadas y pruebas fatigantes, e incluso la derrota en una ocasión, para lograr triunfar en la competencia mundial de negocios Hult Prize y obtener $1 millón para su proyecto.

El Hult Prize es una competencia anual de emprendedores sociales patrocinada por The Clinton Global Initiative, fundada por el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton.

La prueba final se llevó a cabo el pasado 26 de septiembre en Nueva York, donde seis equipos conformados por estudiantes de prestigiosas universidades alrededor del mundo presentaron sus proyectos ante un jurado.

Entre los jueces estaban el ganador del premio Nobel de la Paz,  Muhammad Yunus; y la exprimer ministro de Australia, Julia Gillard.
Para llegar a la final, el equipo de Escobar tuvo que superar a más de 27, 000 equipos de  diversas universidades.

A través de una beca, Escobar estudió una Maestría Internacional en Administración de Negocios (IMBA) en la Universidad Nacional de Chengchi, de Taiwán.

Fue ahí donde conoció a quienes se convertirían en sus compañeros de equipo:  Juan Diego Prudot, originario de Honduras; An-nung Chen, una estudiante de Taiwán; y Taylor Scobbie, de Canadá.

Cada uno brindó habilidades y cualidades esenciales para el equipo. Su diversidad también les permitió soñar en grande y enfocarse en las problemáticas de los sectores más desprotegidos de las sociedades.

Por ello, la empresa social que desarrollaron está enfocada en la educación inicial de los niños menores de seis años que viven en zonas marginales.

“Pienso que es una solución a largo plazo para reducir la violencia de nuestro país, todo comienza por la educación”, dijo Escobar a El Diario de Hoy, vía telefónica.

El proyecto implica el desarrollo de Centros Comunitario Infantiles para familias de escasos recursos.

El equipo de Escobar propuso crear una plataforma virtual que permita conocer a comunidades que necesitan los centros y a emprendedoras locales entregadas al proyecto para que personas altruistas de alrededor del mundo apadrinen la historia con la que más se identificaron y aporten al desarrollo de la comunidad.

Escobar explicó que la idea se centra en dos oportunidades de negocio: mejorar la educación inicial de los niños y permitir que las madres que no pueden trabajar, porque deben cuidar a sus hijos, tengan la oportunidad de dejarlos en un centro que estimule el desarrollo de los menores.

“No están haciendo nada en El Salvador, la mamá lo deja con la abuelita, solo los están viendo y es una época esencial para el desarrollo del cerebro”, dijo Escobar.

Los jóvenes trabajaron en el proyecto por más de un año, e incluso enfrentaron la amargura de la derrota en una etapa realizada en Dubai, donde no lograron clasificar. Afortunadamente, después lograron superarlo al realizar una exitosa campaña que logró fondos para su proyecto.

Justo antes de la final, el equipo construyó la primera guardería en la comunidad La Cuchilla, de Antiguo Cuscatlán.

“Yo me convencí a mis compañeros que son de Canadá, de Honduras y Taiwán, que lo hiciéramos en mi país porque la necesidad es enorme”, dijo Escobar.

Para el joven, el logro será dedicado para generar un cambio en el país.

Expandirán proyecto con premio

El millón de dólares obtenidos en el Hult Prize será utilizado para expandir el proyecto a otras comunidades marginales de El Salvador, Honduras, Guatemala y probablemente en México. Andrés Escobar dice que buscan atender la necesidad de Latinoamérica. 

Apoyo Mundial 

Andrés Escobar, dijo que lograron desarrollar el proyecto piloto  con el apoyo de organizaciones como Techo, Fepade, Fusal. Pero también obtuvieron el impulso de  organizaciones de Taiwán como Taipei Angels, e incluso el Ministerio de Educación de dicho país. 

“Estamos muy orgullosos de  ser parte del cambio que es tan necesario en nuestro país”.       Andrés Escobar, salvadoreño ganador del Hult Prize
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación