Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fracasa el pago con tarjeta para buses

Las recargas de tarjeta y su uso han reducido significativamente, según motoristas y comerciantes

Los aparatos funcionan en la mayoría de unidades de la Ruta 79, de Lourdes Colón, pero los usuarios pagan en efectivo. FOTO EDH/MARVIN RECINOS

Los aparatos funcionan en la mayoría de unidades de la Ruta 79, de Lourdes Colón, pero los usuarios pagan en efectivo. FOTO EDH/MARVIN RECINOS

Los aparatos funcionan en la mayoría de unidades de la Ruta 79, de Lourdes Colón, pero los usuarios pagan en efectivo. FOTO EDH/MARVIN RECINOS

A casi un año de haberse anunciado el inicio del cobro electrónico del pasaje en algunas rutas del transporte público del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), este sigue teniendo tropiezos y no logra despegar.

Hay silencio y hermetismo entorno al tema. Ni las autoridades del Viceministerio de Transporte (VMT) ni la empresa Sistema Único de Boletos Electrónicos (Subes) han querido informar la nueva fecha para hacer obligatorio el pago del pasaje con la tarjeta. Tampoco hay datos recientes sobre el número de validadores instalados o cuántas unidades ya cuentan con el sistema en el AMSS.

En junio de 2013 el viceministro de Transporte, Nelson García, anunció la primera "prueba piloto". Dos meses después comunicó que sería obligatorio. Desde ese entonces, los plazos para hacer el pago por medio de tarjeta, ha sido pospuesto una y otra vez.

Pero el 7 de noviembre de 2013, con 45 votos y en una segunda votación, la Asamblea Legislativa aprobó que el cobro del pasaje se haga con tarjeta electrónica y con dinero. Los diputados del FMLN no votaron, lo que faculta a las personas a pagar como quieran.

La prueba piloto inició del 1 de julio en las rutas: 42, de Acostes; 102 de Astrall, en la Libertad; 42AB, 101A, 101D y 101B.

Actualmente, en esa zona, solo el 15 % de los usuarios utiliza el plástico, estimaron los motoristas; pese a que el sistema fue lanzado hace 10 meses.

En noviembre del año pasado el presidente Mauricio Funes vetó una iniciativa de reforma a la Ley de Transporte Terrestre, obligando a los usuarios a usar la tarjeta, pero estos siguen externado que prefieren pagar en efectivo.

Para el presidente de Acostes, Ruta 42 microbús, Catalino Miranda, uno de los problemas que no ha permitido que el cobro electrónico sea un éxito es el poco poder adquisitivo de los usuarios. "La gente resiente gastar más de un dólar en tarjeta, que andar los $0.20, y juntando las monedas para completar un pasaje", explicó.

El periodo electoral fue otro motivo que retrasó la obligatoriedad del cobro electrónico, dijo Miranda; también aseguró que ha fallado la estrategia de marketing de Subes, la cual no ha logrado convencer a los usuarios de que utilicen la tarjeta.

Sin superar fallas

Pese a los tropiezos en la implementación del cobro electrónico en Santa Tecla y Ciudad Merliot, Subes inició la instalación de los aparatos en los buses de la zona sur y norponiente del AMSS.

En la Ruta 11C microbús, que hace su recorrido desde San Marcos hasta Metrosur, el operador aún no supera las fallas tecnológicas en los validadores.

Los motoristas aseguraron que algunos aparatos no funcionan. Y otros, aunque estén encendidos, el usuario no los utiliza.

"Desde hace un mes lo activaron (validadores), pero no les dan mantenimiento", explicó Óscar Martínez, motorista de la Ruta 11C. Ese es el principal motivo por el que los aparatos se arruinan, según él. Martínez añadió que diariamente traslada un promedio de 400 personas, de las cuales solo cinco utilizan la tarjeta .

Los usuarios de la Ruta 79, que viene de Nuevo Lourdes, Villa Lourdes y Campos Verdes, hacia el centro de San Salvador, tienen el mismo comportamiento, según los choferes.

Emerson Huezo explicó que el validador de su unidad no funciona desde hace una semana. "Lo hemos reportado, pero no hay respuesta ", comentó. En esta ruta, entre una y tres personas utilizan la prepago diariamente.

Otra de las quejas de los motoristas es el mal funcionamiento del botón de pánico. Dijeron que hay fallas en el sistema.

Un motorista, que no quiso decir su nombre por temor a represalias, aseguró que en la Ruta 101D se han incrementado los asaltos; pero al ser activado el botón la policía no llega.

En noviembre de 2013, el VMT, la empresa Subes y la Policía Nacional Civil (PNC) prometieron que con el botón de pánico el transporte nacional sería el más seguro de Centroamérica, ya que el tiempo de respuesta sería de cinco minutos. En una primera fase el botón funcionaría en las 33 rutas de Santa Tecla, Ciudad Merliot y La Libertad.

Mal negocio

La venta de recargas en los establecimientos con la publicidad de la empresa Subes también está en números rojos.

Es el caso de la cafetería Doris, ubicada en el punto de buses de la Ruta 101D. Pese a ser un lugar estratégico para comercializar la prepago, las recargas durante la semana se pueden contar con las manos.

La propietaria de la cafetería Doris se lo atribuye a la mala publicidad de la empresa. Durante un recorrido que El Diario de Hoy hizo la semana pasada, era evidente la ausencia de unidades móviles de Subes en los puntos de buses y microbuses de diferentes zonas.

La comerciante estimó que debido a la gratuidad del plástico, desde hace unos meses, ha tenido pérdidas.

"Tengo 30 tarjetas que las compré hace cuatro meses. Después que anunciaron que serían gratuitas y ya nadie las buscó. Me quedaron las tarjetas y no han dicho nada de reintegro de dinero", expuso.

En noviembre de 2013, Subes informó que durante ese mes la tarjeta sería gratuita al realizarle una recarga inicial de $1. Actualmente es gratis pero desde recargas de $0.20.

En un establecimiento de la Farmacia Camila, en Ciudad Merliot, aseguraron que la compra de saldo "ha bajado bastante". Los establecimientos reciben el 1 % por cada venta que realizan. Un porcentaje muy bajo, que no hace rentable el negocio, según los comerciantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación