Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Físico salvadoreño crea método no invasivo para revisar glucosa a diabéticos

El arreglo experimental desarrollado por el doctor Miguel Pleitez está basado en una técnica llamada espectroscopía fotoacústica en la que profundizará

Físico salvadoreño crea método no invasivo para revisar glucosa a diabéticos

Físico salvadoreño crea método no invasivo para revisar glucosa a diabéticos

Físico salvadoreño crea método no invasivo para revisar glucosa a diabéticos

Miguel Ángel Pleitez, un físico salvadoreño que nació en 1982, en el seno de una familia del municipio de San Martín, San Salvador, ha trascendido las fronteras de la investigación. Él ha desarrollado un método científico no invasivo que permite medir la glucosa (azúcar) en pacientes con diabetes. Con este no sería necesario que se pinchen los dedos.

Los dispositivos que se utilizan hoy en día para hacer el monitoreo de la glucosa requieren de la extracción de sangre para poder determinar la concentración de glucosa por medio de técnicas enzimáticas.

Pleitez, quien el 9 de septiembre se gradúo como Doctor en Física del Instituto de Biofísica de la Universidad Johann Wolfgang Goethe, de Frankfurt del Meno, en Alemania, ha desarrollado un arreglo experimental que permite estudiar la relación que hay entre la concentración de azúcar en la sangre y la concentración de esta en el líquido intersticial de la piel, que es el que se acumula en las llagas cuando una persona se quema.

Este salvadoreño logró llevar adelante su postgrado a través de una beca que le otorgó el Servicio de Intercambio Alemán (DAAD) y lo culminó con nota de 1, la máxima en el sistema educativo Alemán. Debido a su alto rendimiento académico obtuvo el doctorado con mérito magna cum laude.

"El arreglo experimental que desarrollé está basado en una técnica llamada "espectroscopía fotoacústica al infrarrojo (utilizando un láser sintonizante de cascada cuántica) ", la cual permite extraer información de la composición química del material medido, en este caso la piel", expresó al dar, vía correo electrónico, detalles sobre la investigación que llevó a cabo durante tres años y medio, como parte de sus estudios de doctorado.

La espectroscopía óptica estudia la interacción de la luz con la materia, y según lo externado por el científico, es gracias a que cada material interactúa de manera diferente con la luz que se hace posible identificar materiales al estudiar cómo la luz es reflejada, transmitida o absorbida por el material en cuestión.

El físico trató de explicar al lector común, a través de algunos ejemplos, la forma en que funciona la espectroscopia fotoacústica.

Un espectro es, por ejemplo, el arco iris. Si se hace pasar la luz de un arcoiris a través del papel celofán rojo de una canasta navideña verá que el único color que atraviesa será el rojo, el papel celofán absorbió el resto de colores. En esta comparación, el azúcar en la piel sería como el papel celofán, que absorbe una combinación de colores de la luz con la que se ilumine.

Por otro lado, el efecto fotoacústico es la generación de sonido debido a la absorción de luz. La luz es energía y al ser absorbida por un material, este se calienta y aumenta su tamaño. Si ilumina este material con luz intermitente, la zona iluminada se expande y se contrae siguiendo el ritmo de la luz intermitente, con lo cual se genera sonido, como ocurre en un parlante común y corriente.

Entonces, solo basta medir con un micrófono la intensidad del sonido producido para medir la combinación de colores absorbida por el azúcar.

El doctor Miguel Ángel Pleitez aclaró que ya en el estudio la situación es un poco más complicada de lo que ilustra con sus ejemplos, ya que en la piel no solo hay azúcar.

"No existen actualmente en el mercado métodos no invasivos para la medición de glucosa. Es decir, actualmente es necesario ya sea la extracción de un poco de sangre, u otro líquido corporal, o la inserción de algún dispositivo en la piel. Si el método que se pretende desarrollar funciona, esto no será necesario y un paciente diabético podría medir sin dolor su nivel de azúcar", subrayó el científico local.

Destaca que con eso mejoraría notablemente la calidad de vida de los pacientes con diabetes, considerando que las personas que tienen esta enfermedad, en muchos casos, tienen que controlar sus niveles de glucosa varias veces al día y a la larga también significa un riesgo.

El doctor en Física comentó que estudió la educación básica en la Escuela Rural Mixta Unificada Cantón San Bartolo Número 2, y la educación media en el Instituto Nacional Francisco Menéndez (Inframen). Obtuvo su grado de licenciatura en Física de la Universidad de El Salvador (UES).

Su gusto por el campo de la Física se definió más en el año 2000 cuando ingresó al Programa Talentos Matemáticos del alma máter, y del cual también fue instructor durante un par de años.

Si bien este nuevo logro perfila al doctor Miguel Ángel Pleitez como un investigador destacado y con mucho potencial, sus aspiraciones no quedan allí.

Según expresó, tiene previsto continuar otros estudios y buscar nuevas aplicaciones de la técnica espectroscopía para analizar otro tipo de muestras. "Considero que un doctorado en ciencias solo es el inicio de una carrera académica (...) Me gustaría ganar experiencia como investigador por unos años más en Alemania, con un post - doctorado", afirmó el compatriota quien está casado y tiene una hija.

No es extraño que su madre, esa ama de casa que lo cuidó por muchos años, esté muy orgullosa. Al igual que lo está su hermano y como lo estaría su fallecido padre.

Contrario a lo que muchos podrían pensar, Miguel Ángel Pleitez no solo llena su vida con los números y fórmulas.

También tiene gusto por actividades deportivas y culturales. Acostumbra practicar el ciclismo de montaña y la lectura, sobre todo textos de historia. Los juegos de video, especialmente los de estrategia, forman también parte de sus intereses.

¿Qué lección le ha dejado estudiar en el extranjero?, se le preguntó. Él afirma: "La más importante, aparte de lo meramente académico, fue el conocer de primera mano cómo el conocimiento, en general; y en particular, el desarrollo de la ciencia y de la tecnología, puede derivar en mejorar la calidad de vida de toda una sociedad", aseveró.

El tiempo que ha estado en Alemania le ha permitido tener otra visión sobre el desarrollo de las sociedades. De allí que no deja pasar de lado su admiración por esa nación: "El hecho de que a pesar de ser un país altamente industrializado, posee extensos y bien conservados recursos naturales: bosques, ríos, lagos, etcétera, que están abiertos para que la población los visite. Por otro lado, me gusta mucho el ambiente de paz social que se vive día con día, en comparación con la situación actual en nuestro país".

La embajada de El Salvador en Alemania dio a conocer en su página en línea, que el desempeño del compatriota fue reconocido por el jurado calificador de científicos alemanes frente al que defendió su trabajo, y el cual decidió otorgarle el doctorado con el mérito "magna cum laude".

En una nota publicada por la sede consular, se destaca que el profesor Dr. Werner Mäntele, director del Instituto de Biofísica de la Universidad Goethe, señaló que "el señor Pleitez es uno de nuestros doctores en Física con mayor capacidad. Trabajó muy exitosamente en su promoción en las áreas de Física, Química, Biología y Medicina. Muestra un gran potencial como investigador y catedrático".

El representante del Instituto manifestó que quieren continuar apoyándolo para que continúe el post- doctorado en esa misma institución y que coseche los frutos de su investigación.

De igual forma la embajadora de El Salvador en Alemania, Anita Cristina Escher, destacó que el país se congratula por el éxito alcanzado por Miguel Ángel Pleitez. La funcionaria calificó al académico como "un salvadoreño entusiasta, que con su trabajo científico se vuelve un orgullo para las nuevas generaciones".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación