Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Feligresía de Ciudad Barrios presente en la beatificación

Siete buses con fieles salieron ayer a las 8:30 p.m. desde la cuna de Romero rumbo a la capital, para asistir a la ceremonia de hoy

Los fieles de Ciudad Barrios empiezan a abordar los buses que los llevarían a la capital. EDH / René Estrada

Los fieles de Ciudad Barrios empiezan a abordar los buses que los llevarían a la capital. EDH / René Estrada

Los fieles de Ciudad Barrios empiezan a abordar los buses que los llevarían a la capital. EDH / René Estrada

Los fieles católicos de Ciudad Barrios, la cuna de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, trataron de no fallarle a quien será el primer beato de la iglesia salvadoreña.

A las 8:15 de anoche, un grupo de cerca de 250 feligreses, la mayoría jóvenes, de las parroquias San Pedro Apóstol y de la iglesia Roma, de esa localidad salieron con rumbo a San Salvador.

Partieron muy dispuestos a sumarse a las actividades religiosas con motivo de la beatificación del obispo mártir. Un grupo de 100 peregrinos más, la mayoría adultos, iban a salir en horas de esta madrugada debido a su condición.

El padre Marlon Nicolás Alfaro, de la parroquia San Pedro Apóstol y el alcalde de la localidad hicieron las coordinaciones necesarias y lograron poner a disposición de los peregrinos siete autobuses.

La feligresía había comenzado a congregarse en la parroquia San Pedro Apóstol, la misma que está a unas cuadras de la casa donde Monseñor Romero vivió sus primeros años de infancia, pasado el mediodía de ayer dispuestos a partir.

Sin embargo, fue hasta eso de las 7:30 p.m. que el primer grupo empezó a abordar las unidades. Entonces, los comerciantes aprovecharon para vender incluso tamales a quienes estaban por partir.

Cuando el reloj marcó las 8:25 de la noche, un sacerdote hizo una oración previa a la partida. "Monseñor Romero ruega por nosotros", fue la frase que expresaron los feligreses antes de que las unidades se pusieran en marcha hacia la capital.

Por recomendaciones de su párroco, todos venían preparados con agua, comida, ropa y calzado cómodo. Esto con el fin de resistir el clima durante la vigilia que empezó anoche y la ceremonia especial de beatificación de esta mañana.

Doña Flor Yesenia Aparicio Rivera, una de las peregrinas, afirmó que ella había decidido asistir a la celebración como un sacrificio y para poner en manos del beato sus padecimientos físicos.

Aparicio Rivera explicó que sufre de tres enfermedades crónicas y de acuerdo con sus palabras en los últimos días no se ha sentido muy bien.

Las voces de los peregrinos entonando alabanzas resonaban dentro de las unidades en la medida que se alejaban de Ciudad Barrios.

Los jóvenes se mostraron muy alegres. Uno de ellos expresó que ahora la juventud tiene varios caminos que tomar en la vida; cree que, en el caso de quienes decidieron peregrinar desde Ciudad Barrios hasta San Salvador, habían tomado la mejor decisión.

El grupo de jóvenes estaba bien preparado. Llevaban sombreros para distribuir entre la gente, también un botiquín, lámpara, megáfonos y sobre todo mucha disposición de ayudar a los demás compañeros de viaje.

Pero los niños no se quedaron atrás. Douglas Moya, un pequeño de 11 años, explicó que en estos últimos días en la iglesia les han estado hablando sobre Monseñor Romero. También en los centros escolares públicos de la localidad les han estado recibiendo charlas sobre el obispo mártir.

Moya y otros pequeños estaban muy entusiasmados. Expresó que a pesar de que no lo conocieron en persona se sentían muy identificados por todo lo que les han contado sobre él y las obras que realizó.

El pequeño comentó que en el pueblo la fiesta de beatificación trasciende la ceremonia de este sábado. Y es que según detalló en las próximas semanas tienen previsto realizar en el pueblo otras actividades relacionadas con Monseñor Romero.

Al cierre de esta nota, 10:15 de la noche, los peregrinos ya habían pasado el municipio de Cojutepeque, Cuscatlán.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación