Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias amenazadas pueden cambiar casa en el FSV

El Fondo Social para la Vivienda cuenta con un listado de casas recuperadas de las que pueden optar las familias que se sientan bajo amenazas

Algunas casas abandonadas son saqueadas

Algunas casas abandonadas son saqueadas

Algunas casas abandonadas son saqueadas

El presidente del Fondo Social para la Vivienda (FSV), Tomás Chévez, dijo hoy en una entrevista de televisión, que las familias que se sientan amenazadas por la situación delincuencial en sus lugares de residencia pueden optar por un cambio de casa.

Muchas familias abandonan sus casas por temor a las pandillas perdiendo lo invertido en ellas. Para evitar esa pérdida, las familias pueden optar por otra antes de abandonarlas.

Chévez dijo que el cambio puede hacerse por medio de una permuta; es decir que el FSV puede darle otra vivienda a cambio de la residencia en la que se siente bajo amenaza.

El funcionario explicó que el propietario de la casa debe de acercarse a la PNC y presentar una denuncia sobre la amenaza latente. Para evitar represalias, el dueño de la casa puede hacer la denuncia bajo el anonimato.

Añadió que esa denuncia debe de presentarse al FSV junto con el DUI y NIT para iniciar los trámites de la permuta.

Chévez explicó que a los clientes del FSV se les muestra un listado de casas recuperadas de las que pueden optar para hacer el cambio. Se indicó que la vivienda debe de ser del mismo valor para que la cuota mensual sea la misma.

Sin embargo, Chévez dijo que si la persona opta por una casa diferente a la que ofrece el FSV puede hacerlo, pero si es de más valor la cuota aumentaría.

También, el dueño de la casa puede llevar un comprador de la casa que quiere regresar al FSV y de esta manera lo pagado al momento por la vivienda se abonaría a la cuenta.

Chévez dijo que este año se han devuelto 1018 casas de clientes del FSV por diversos motivos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación