Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Expertos chilenos: Falta voluntad política para aplicar la LAIP

Aseveran que El Salvador cuenta con herramientas para el combate contra la corrupción y el fomento de la transparencia

José Luis Santa María (consejero chileno), Renato Sepúlveda (embajador Chile), Claudia Umaña (fundación DTJ) y Alberto Pretch (secretario chileno) al inicio del evento. foto edh / lissette lemus

José Luis Santa María (consejero chileno), Renato Sepúlveda (embajador Chile), Claudia Umaña (fundación DTJ) y Alberto Pretch (secretario chileno) al inicio del evento. foto edh / lissette lemus

José Luis Santa María (consejero chileno), Renato Sepúlveda (embajador Chile), Claudia Umaña (fundación DTJ) y Alberto Pretch (secretario chileno) al inicio del evento. foto edh / lissette lemus

Voluntad política es lo que necesita El Salvador para dar un completo cumplimiento a la ley de acceso a la información pública, según indicaron dos funcionarios chilenos especialistas en el tema.

Alberto Pretch, secretario ejecutivo de la Comisión de Probidad y Transparencia de Chile, expresó que el gran desafío, una vez que se cuenta con las herramientas necesarias, es evitar la resistencia de los funcionarios.

"Por mucho que los funcionarios sepan la ley si no hay voluntad política, mucho no va a pasar. Por eso que la voluntad política es tan importante para implementar esta normativa", manifestó.

Aseveró que el gran desafío de los funcionarios que cuentan con estas normativas es dar el siguiente paso porque una cosa es aprobar una ley, pero lo siguiente es implementarla.

El funcionario chileno agregó que muchas veces estas políticas llegan a cambiar el sentido de cómo los funcionarios públicos entienden por información pública.

Aseveró que en El Salvador contamos con una ley muy completa, que también es basada en la normativa de la Organización de Estados Americanos y que por tal motivo es catalogada como la quinta mejor ley del mundo en el acceso a la información.

Por su parte, José Luis Santa María, titular del Consejo para la Transparencia de Chile, organismo equivalente al Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), respaldó lo dicho por Pretch y agregó que El Salvador cuenta con un Instituto y una Ley de Acceso a la Información para poder facilitar los datos a la población, la cual necesita el respaldo de las autoridades, no su bloqueo.

"Ustedes tienen los medios para poder sacar esto adelante, pero necesitan la voluntad política que es en lo que en Chile tuvimos porque la Presidencia ha apoyado la aplicación de la ley y la actuación del Consejo y aquí me han informado de que han tenido problemas, que la propia Presidencia de la República ha objetado acceder a otorgar lo que se le ha requerido conforme a viajes, remuneraciones y ha creado una causal separada de las mismas que da la propia ley para decir que no entrega la información. Eso en Chile no ha pasado porque no hemos tenido conflicto y hay total apoyo institucional y político", señaló el consejero chileno.

La experiencia chilena

Los funcionarios chilenos participaron ayer en un seminario organizado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) sobre transparencia y lucha contra la corrupción, específicamente la experiencia chilena sobre dicho tema.

Explicaron que el recorrido para contar con una ley de acceso no fue fácil y que finalmente en 2009 implementaron la normativa.

Entre una de las bondades de dicha ley se encuentra el anonimato, que permite al peticionario que conoce de actos de corrupción solicitar la información sin necesidad de presentar un documento de identificación, puede hacerla a través de internet y se le responde de la misma manera que al resto de peticionarios.

La normativa chilena también permite que menores de edad, así como los extranjeros pueden solicitar la información.

José Luis Santa María señaló, por ejemplo, que información de asesores son públicos y más detallados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación